DETIENE A HUELGISTAS DEL iCATVER

REDACCIÓN AZ
Cuatro ex empleados del Instituto de Capacitación para el Trabajo de Veracruz (Icatver) y un acompañante más que realizaban una huelga de hambre en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada, en protesta del despido injustificado por el director Alfredo Valente Grajales Jiménez, fueron detenidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) durante la madrugada del jueves, por supuestas “faltas administrativas”.
Los familiares de los ex empleados solicitaron al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que los liberen, porque “no son delincuentes” son gente de trabajo y lo único que hacían era manifestarse para que les devolvieran el trabajo en el Icatver.
El área jurídica de la SSP les informó que no tienen derecho a pagar una multa o fianza para poder salir en libertad, pero si deben cumplir 24 horas de arresto en base a que cometieron “Faltas administrativas” por supuestamente hacer necesidades fisiológicas en la vía pública.
Los detenidos argumentaron a sus familiares que no estaban cometiendo falta alguna, sino que se resguardaban bajo la carpa colocada desde el martes, porque en la madrugada de este jueves bajó la temperatura y tenían frío. En eso estaban cuando llegó una patrulla de la SSP y se los llevó a encerrar al cuartel San José.
“Ya los vimos, tienen miedo porque están encerrados y no los dejaban hablar con nadie. Nosotros teníamos miedo de que los hubieran desaparecido. Gracias a Dios están vivos, no sabemos si están golpeados, no nos pueden decir mucho, porque no los quieren liberar hasta las 03:00 de la madrugada del viernes”, expusieron los declarantes.
Los familiares de los ex empleados llegaron desde las 08:00 horas a la Plaza Lerdo a buscarlos y al no encontrarlos pidieron información en palacio de gobierno, sin obtener respuesta, pero de manera extraoficial les informaron que se los habían llevado en una patrulla de la secretaría de Seguridad Pública (SSP) durante la madrugada.
Ante este panorama, los familiares acudieron  a la Fiscalía General del Estado (FGE) para interponer la denuncia por la desaparición y que les dieran informes.
Los cuatro ex empleados desaparecidos son: Luis Alfredo Marín Cano, Ricardo López,  María Elena Alonso Guerrero, y “una jovencita de nombre Vianney” y  el acompañante Emilio Azamar, que es el esposo de la señora María Elena.
Fue hasta las 16:30 horas cuando las autoridades del Cuartel San José les permitieron ingresar a ver a los familiares detenidos.