Dale Dale – Ya nada más faltaba la policía militar

Ya nada más faltaba la policía militar
Con gran anuncio trajeron a la Policía Militar, pero hablaron de apenas 400 elementos que para cuidar un estado como Veracruz no alcanzan ni siquiera para las regiones más importantes, al parecer sólo se concentrarán en la conurbación Veracruz-Boca.
Antes, desde el gobierno de Felipe Calderón, ya auxiliaban en las labores de seguridad pública el Ejército y la Marina Armada, hace unas semanas con el mismo ceremonial mediático y burocrático, se recibieron a los destacamentos de la Gendarmería y la Policía Federal, el jefe de estos cuerpos policiacos, el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, presidió junto con el gobernador Yunes Linares el acto de arribo de los destacamentos que enviaron. Aquí como fuerzas de seguridad locales tenemos a la Fuerza Civil, a la Policía Estatal, a las policías intermunicipales y municipales, a la policía ministerial y hasta la policía auxiliar. Pero la inseguridad extrema sigue igual o peor.
Así pues por corporaciones policiacas no paramos, cuéntenlas, son cuando menos nueve. Claro, para organizar y coordinar a tantos grupos de seguridad se requiere capacidad e inteligencia, también para dirigirlos con eficacia, ¿será eso lo que nos falta?
A Flavino no le han suministrado “amparonil”, pero ya casi
Escondido y por la puerta de atrás salió del Hospital Ángeles de Xalapa el ex gobernador interino del estado, Flavino Ríos Alvarado, quien para haber sido operado de corazón este domingo tuvo una recuperación meteórica, casi inmediata, algo sorprendente pues este martes abandonó el Hospital Ángeles para no pagar más días de estancia y poder estar en su casa reposando cómodamente,  esperando desde ahí seguir litigando sus autos de formal prisión, con la deferencia que le concedieron de arraigo domiciliario, una excepción favorable que ni la maestra Elba Ester Gordillo ha conseguido después de casi 5 años de prisión.
Lo que sí es una realidad es que Flavino Ríos es de los políticos más ricos del estado, pero se ve que quiere cuidar su dinero, pues negoció antes que seguir pagando el cuentón del costoso hospital en la que pasó los últimos días, desde que lo sacaron del reclusorio Pacho Viejo a la fecha.
Sólo la voz y los chicharrones del gobernador truenan
Ante los cuestionamientos de la prensa al gobernador del estado, de por qué ninguno de sus colaboradores de su gabinete hablan cuando se les pregunta por los medios algo relacionado con su desempeño o su encargo, contestó que porque “aquí habla el gobernador”, en una inusual prepotencia de un político de esta época, en la que la tecnología de las comunicaciones, que en segundos propagan información y que permite subir cualquier tipo de contenido, crítica, foto o video, resultó muy poco educada y menos política su salida, como si creyera que el presumir que ahí manda él, le fuera a dar algún tipo de reconocimiento.
Volviendo al Yunes Linares autoritario que había tratado de mantener al margen, el lado de su personalidad característico que trataba de disimular, pero que debió haber pensado que es tan breve el gobierno que le tocó, que si se sigue mesurando de nada va a valer, así que para los menos ya de 20 meses que le quedan al mini gobierno es una muy mala señal el ya responder así y el enojarse cuando alguien de los que cubren la fuente le pregunta algo, más allá siquiera de lo que él quiere responder o que quiere decir en “ese evento”.
Pero sin duda los que quedan más en ridículo son sus colaboradores, que más bien son tratados como incapaces verbales, aunque en realidad sean servidores públicos, andan con la cola entre las patas, enroscando la cola claro está, para no ser los primeros corridos de este corto gobierno, en el que en cambio a quienes son sus amigos y que no dan el ancho en el cargo como el secretario de Seguridad Pública, Téllez Marié, no los corre simplemente porque son de su equipo cercano, cada vez más pequeño, pero por lo que dijo seguro que las estrategias en materia de seguridad que NO han funcionado no se las imputa a sus consentidos.