Asuntos Públicos – Matar otro periodista

Eduardo Coronel Chiu

Matar otro periodista

El rebrote de violencia contra periodistas y la persistente impunidad de los atacantes es una clara muestra de que no hay a quien encomendarse ni confiar para la protección de la integridad personal y la vida en el ejercicio del periodismo en México –incluido Veracruz–; espacios sin ley considerados entre los más peligrosos del mundo para la comunicación pública.
De modo primitivo y salvaje, ejercer la libertad de expresión en México y Veracruz para opinar, informar y criticar, contribuir al debate público y promover la rendición de cuentas de autoridades, es causa de muerte o agresiones, sin que las instituciones del Estado garanticen a las personas este derecho fundamental de una sociedad democrática.
Están cayendo al lado de uno; como dicen algunos de los carteles alusivos a la más reciente protesta por el asesinato del periodista Javier Valdez, reportero y autor de libros sobre el narcotráfico, ejecutado a tiros el pasado lunes en Culiacán, Sinaloa: “Nos están matando”. En la oleada más reciente se anotan nuevos nombres y referencias de los medios de comunicación en que participaban; al menos siete asesinados en lo que va del año. En Veracruz, Ricardo Monlui Cabrera, asesinado en Yanga, región de Córdoba, y Armando Arrieta herido de gravedad en Poza Rica. Ambos casos en marzo pasado, aparte de los 17 crímenes de comunicadores cometidos durante sexenio de Javier Duarte.
El rito de la protesta y exigencia de justicia que acompaña cada ocasión en que hay víctimas produce la visibilidad de los hechos, exhibe la condición vulnerable y compromete a actuar a las autoridades.
Indefensión
La acumulación de casos, en el país se documentan más de 100 del 2000 a la fecha, en su mayoría sin esclarecimiento ni castigo a los responsables, atribuidos unos a la delincuencia organizada, a intereses políticos, de una u otra manera con los poderes de hecho o derecho, son un signo evidente de la impunidad. Y mientras exista incompetencia, complicidad o indolencia de las autoridades, los asesinos podrán actuar a sus anchas.
Se exponen las estadísticas, se crean Fiscalías o misterios públicos especializados en delitos contra periodistas o la libertad de expresión, mecanismos de supuesta protección que devienen en burocracias inútiles. Los nombres de los caídos se suman y repiten en ceremonias como letanías, sus imágenes se vuelven de culto a los muertos. El “Ya basta” o “Ni uno más”, mientras sigue la cuenta de víctimas, sólo refleja la indefensión en el estado de guerra, sin Estado.
Del Congreso local
En esta coyuntura inmersa en las elecciones municipales, dentro de un periodo ordinario, se observa a cada grupo legislativo con su juego, lo mismo en sus movimientos internos que hacia el Poder Ejecutivo, al que le hacen coro o contrapeso; en algunos temas se adhieren, en otros se dividen; andan volátiles en este momento. Al gobernador Yunes le queda incondicional sólo el PAN; el PRD sigue marcando su distancia. Morena obviamente está en contra y el PRI y Juntos por Veracruz juegan a conveniencia, pero no están dados al gobernador.
Que se ajuste
La bancada de Morena y el PRD, casuales compañeros de ese viaje, están presionando a Yunes para que haga el ajuste al gasto público al que se comprometió cuando el Congreso aprobó el Decreto del Presupuesto de Egresos para 2017. Yunes, con desdén, no hizo el ajuste y les mandó a decir que sólo les avisaría de las modificaciones que hiciera, por lo que hay un foco de probable conflicto. Para los de Morena, el plazo que le dieron ya se venció, mientras que del PRD dicen que se vence en estos días pues le dieron un plazo de “gracia”.
Carpetazo
Por otro lado, la ofensiva contra el fiscal de Yunes, la petición de entrada al juicio político para destituir a Jorge Winckler, tema lanzado por el PRD al que se sumaron el resto –con excepción del PAN–, el cual sobresalió en la sesión de la semana pasada, ahora lo pusieron frío. En la junta de coordinación política que controla el PAN le dieron carpetazo.
Eva sin paraíso
En cambio, sí le van echar montón al desafuero de Eva, la recaudadora. Ayer turnaron la solicitud del fiscal del estado a la Comisión Instructora (coincidente con otro desafuero en la Cámara federal pedido por la FEPADE). Todos, en sus baños de pureza, la quieren fuera. Dice el refrán cínico, lo malo no es robar sino que te cachen. Aunque va a llevar su tiempo desaforarla, esto por el debido proceso con garantía de audiencia que debe respetarse, así que no es tan inmediato. Será hasta después de las elecciones, pero desde ahora todos se deslindan de ella, especialmente los de Morena. Eva era de los suyos.
Anticorrupción (de dientes para afuera)
Como es políticamente correcto impulsar la Anticorrupción, todos los grupos legislativos se unieron para presentar una iniciativa para crear el Sistema Estatal Anticorrupción. También Miguel Ángel Yunes, en su juego de doble cara, envío su iniciativa ¡Anticorrupción! Tendrán que dictaminar las dos iniciativas, sobre todo armonizarlas con el esquema federal en la materia que marca la pauta. Deben apurarse, porque hay plazo. Antes de julio debe instalarse el sistema anticorrupción.