Asuntos Públicos – Gasoducto de Xalapa: legal pero obscuro

Eduardo Coronel Chiu

Gasoducto de Xalapa: legal pero obscuro

Por sorpresa, como descontón o madruguete, sin aviso para evitar las resistencias, ayer el ayuntamiento de Xalapa que preside Américo Zúñiga se aventó el tiro de otorgar la autorización para que una empresa privada, Gas Natural del Noroeste, construya y opere el temido gasoducto que cruzará la ciudad de Xalapa.
Cierra la pinza Américo de la cadena del negocio del gasoducto que comenzó con la intervención de su hermano Guillermo Zúñiga Martínez, quien como  integrante de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) otorgó en enero de 2014 el permiso para la distribución de gas en la zona geográfica de Veracruz a la empresa Gas Natural del Noroeste, misma a la que ahora su Cabildo concedió el permiso para construir un gasoducto en Xalapa. ¿Coincidencia?
Aunque desde hace algunos años se supo del proyecto para construir en Xalapa ese sistema subterráneo de transporte de gas natural para abastecer a empresas y a particulares, nunca fue aceptado por la población. Cada vez que sus promotores lo retomaron se encontraron con oposición.
Y es que el temor por los riesgos de accidentes, como han ocurrido en otros sitios, no es para menos, Todavía hay memoria de tragedias como las de San Juanico, en 1984, el estallido de ductos y depósitos de gas de Pemex que destruyeron ese poblado del Estado de México, o las de Guadalajara, en 1992, en ductos de gasolina. Asimismo, las recurrentes en ductos en áreas no urbanas. Nadie quiere vivir debajo del polvorín y menos a causa del negocio de otros.
Con todo y ese precedente de oposición en Xalapa, el Ayuntamiento saliente de Américo Zúñiga decidió otorgar el permiso de construcción del gasoducto. En principio serán 12 kilómetros; cruzará la avenida Lázaro Cárdenas, 20 de Noviembre y Circuito Presidentes hasta entroncar con la carretera Xalapa-Coatepec (este municipio enfrentará su gasoducto, si lo aprueba Su cabildo).
Todo, menos informar a la población
Ahora se supo, lo reveló el alcalde Zúñiga que la empresa Gas Natural del Noroeste ya tenía todo arreglado, sólo le faltaba el permiso municipal de construcción. A partir de 2014 y hasta el año pasado, esa empresa obtuvo todos los permisos del Gobierno Federal y del estado, empezando por el permiso para la distribución del gas en el que participó, como citamos, su hermano Guillermo desde la Comisión Reguladora de Energía. Pero también la Semarnat le aprobó el estudio de impacto ambiental, la SCT el permiso para las instalaciones subterráneas Xalapa-Tamarindo y carretera Xalapa-Veracruz; Pemex certificó que no afectará sus ductos; lo mismo el gobierno de Duarte le concedió dictamen de protección civil y licencia de uso de suelo industrial. Sólo faltaba un brindis, el de Américo y su Cabildo, y cómo no que le entra.
Lo que faltó parece no importarles. Nunca hubo información abierta del proyecto, avances e implicaciones. Refiere el alcalde una visita de Francisco Xavier Salazar Díez de Sollano, presidente de la Comisión Reguladora de Energía, misma de la que forma parte su hermano Guillermo, en junio de hace dos años –a la que asistieron algunos funcionarios del gobierno de Duarte y un grupo de empresarios, como una evento cumbre de difusión para el convencimiento de las ventajas del gas natural (y de las bondades de los amigos de Gas Natural del Noroeste).
Nunca sesiones abiertas de voces plurales, menos una consulta pública. La polémica y resistencia que había generado el tema exigía mayor transparencia e información a la sociedad xalapeña, no decidirlo unos cuantos, como si los ciudadanos que afrontaremos eventuales riesgos o probables beneficios fuésemos retardados o menores de edad. No hay aparente ilegalidad pero sí evidente obscuridad.
Protestas
Al enterarse de que el Cabildo de Xalapa sesionaría para aprobar el gasoducto o posterior al madruguete, algunos de los candidatos a la presidencia municipal de Xalapa se pronunciaron en contra. Cuestionaron al alcalde Américo Zúñiga, el candidato de Morena, Hipólito Rodríguez; del PAN-PRD, Miriam Ferráez, y del PANAL, Nicanor Moreira. Por un lado, criticaron que a seis meses de dejar el cargo tomen decisiones que repercutirán mucho después, y por el otro, la ausencia de información, la falta de una consulta popular sobre el delicado asunto. También protestó la diputada local por Xalapa de Morena, Tania Carola Viveros, quien adelantó que llevará el tema a tribuna del Congreso del Estado para requerir de información al Ayuntamiento.
Además, el cuerpo de seguridad del Ayuntamiento mantuvo a raya a los manifestantes de colonias que se arremolinaron en el Palacio Municipal mientras se desarrollaba la brevísima sesión de Cabildo.
El hilo se rompe por lo más delgado
Ahora que se ha consumado la aprobación del gasoducto, se recuerda que el ex presidente municipal de Xalapa Ricardo Ahued Bardahuil fue consistente en criticar ese proyecto, que juzgaba era un atentado para Xalapa. Esa posición la expuso públicamente como diputado local del PRI en la pasada Legislatura; incluso condenó las amenazas que había recibido de supuestos representantes de la empresa Gas Natural del Noroeste. Ahued denunció en medios que le dejaron el mensaje de que tuviera cuidado, pues “el hilo se rompe por lo más delgado”.