Crece el rechazo al gasoducto