Pepillo Origel se queda sin exclusividad

Ciudad de México
Cuando llamaron a Pepillo Origel a la oficina, él ya sabía lo que le iban a decir: que su contrato de exclusividad con Televisa había terminado. Todavía hoy, unos días después de saber la noticia, el comunicador tiene sentimientos encontrados, pues si bien eso le abre puertas para colaborar con otras televisoras, no deja de ser algo triste.
“Es que es triste para todos los que hemos estado tantos años, que de la noche a la mañana te digan que hasta aquí llegaste, cuando ha sido una cosa que trabajaste todo el tiempo”, dijo.
“Yo llevo más de 20 años trabajando en Televisa y con un ‘ya se te acabó el contrato, adiós’ te avisan entonces te preguntas qué pasa, qué sucede en una empresa a la que tú le tienes tanto cariño, de tanto tiempo y de tantos años, la verdad es que yo no tengo ninguna queja porque a mí me han tratado muy bien y bendito sea Dios lo que tengo lo tengo gracias a Televisa, la verdad, no estoy en contra ni dolido ni nada, pero sí me genera sentimiento la verdad porque sí se siente muy feo”.
Su contrato de exclusividad terminará este mes y, pese a que le han llegado algunas propuestas de otras televisoras, Pepillo dice que aún no es tiempo de pensar en ellas.
Tampoco es que esté tan interesado, para él el escenario ideal sería continuar con el programa que tiene con Martha Figueroa en Unicable, “Hacen y deshacen”.
“Me gustaría irme a León a mi casa a descansar, pero si me ofrecen algo que valga la pena por ahí me animo aunque de preferencia quisiera irme a León, venir los jueves a grabar el programa y estar fuera ya de todo esto porque te duele, ahorita ando como sacado de onda y más cuando sientes que le dan preferencia a otra gente que ni siquiera…”.
Su relación con Unicable es muy estable, comentó Pepillo, quien aplaudió el trabajo que realiza ahí con Martha Figueroa, ya que, dice, hay muy pocas personas que logran ofrecer los espectáculos como ella. Lo que no se explica es que no exista actualmente en Televisa un programa de espectáculos.
“No sé si a los altos mandos no les interesen”, apuntó.