Presionaron a Bermúdez: Héctor Yunes Landa

Xalapa, Veracruz
El senador Héctor Yunes Landa manifestó que seguramente el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, recluido en el penal de Pacho Viejo, esta haciendo todo lo que está a su alcance para salir del penal.
El legislador federal reiteró que no recibió dinero alguno del Gobierno de Javier Duarte para su campaña por la gubernatura.
Yunes Landa recalcó que el audio difundido en días pasados donde presuntamente se escucha a Bermúdez Zurita no contiene en lo absoluto mención alguna de que le hayan entregado a él dinero en efectivo.
Dijo que la voz del audio corresponde presumiblemente a alguien que está preso y que seguramente esta haciendo todo lo que esté a su alcance para recuperar su libertad.
Incluso, no duda que si fuese necesario que Bermudez tuviera que reconocer que fue quien mató a John F. Kennedy, lo haría.
Aseguró que esta “guerra de lodo” tiene que ver con su oposición al Gobierno del Estado.
Desde Colombia, donde acude al Parlatino, sostuvo que el ataque en su contra tiene que ver con el reconocimiento público a su decisión de competir el próximo año por la Gubernatura de Veracruz.
Además, afirmó, tiene que ver con los dos cortes de caja que le ha hecho a la administración de Miguel Ángel Yunes Linares, el de los primeros 100 días y el de sus primeros seis meses.
“Pero ni con esto ni con nada más me van a callar. Seguiré señalando pifias e incumplimientos. No me importa el costo”, afirmó.
En otro tema y sobre la atracción de la investigación contra Yunes Linares por parte de la PGR, reconoció la solvencia moral y profesional del procurador Raúl Cervantes.
Reconoció la imparcialidad del Procurador y su invariable apego al Derecho, no obstante, estará atento a la manera en cómo atienda la PGR este caso.
Afirmó que el antecedente de que durante el gobierno de Javier Duarte un funcionario de la PGR se declaró incompetente sobre denuncias presentadas por la Auditoría Superior de la Federación, sobre presuntos malos manejos de recursos federales y remitidos después a la Fiscalía de Veracruz, lo obliga a no dejar de observar el manejo que se dé de este caso.