Lilia Downs admite autocensura

Ciudad de México
Tras clamar justicia por los 43 normalistas desaparecidos en su álbum de 2015, en su nueva producción “Salón, lágrimas y deseos” (2017), Lila Downs optó por bajarle a su activismo, porque, confesó, quiere sobrevivir, no quiere que la maten también a ella.
“Vivimos en un peligro tan grande que sí, me atrevo a decir que es una especie de autocensura”, admitió la cantautora méxico-estadunidense.
En el corte “La patria madrina”, contenida en el álbum “Balas y chocolate” (2015), Down grita “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, mientras que en el video aparece la frase “Ya me cansé”, que usó el exprocurador Jesús Murillo Karam en una conferencia de prensa sobre el estridente caso de los estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014, en Guerrero.
La ganadora de cuatro Latin Grammy y un Grammy, y quien ha fungido como embajadora de Amnistía Internacional, confesó que en varias ocasiones ha sentido mucho miedo, principalmente por su labor a favor de los derechos humanos.
En su nuevo disco, Downs le dedica la canción “Son de Juárez” a Benito Juárez, porque, dijo, quiere recordarle a la sociedad la importancia del respeto, que el primer presidente indígena de México incluyó en su inmortal frase: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.
“Compusimos para el Benemérito de las Américas, en esta ocasión, porque creo que nos hace falta recordar el respeto. Benito Juárez nos los recordó, pero creo que esto pasa en todos los tiempos, en toda la humanidad”, expresó.