Dale Dale – Duro golpe a la banda del Bule

Duro golpe a la banda del Bule
Por fin Seguridad Pública estatal, apoyada por fuerzas federales, se anotó un importante golpe a la delincuencia desorganizada, al detener a la peligrosa banda de reporteros cerveceros y taqueros.
La noche del viernes pasado en el bulevar Ávila Camacho, el paseo que bordea el mar en el Puerto de Veracruz, se encontraba un grupo de presuntos infractores de la ley, que departía comiendo tacos al pastor, acompañados de cervezas enlatadas, delito muy grave de acuerdo al criterio de las fuerzas de seguridad estatales y federales.
Se trataba de siete individuos del sexo masculino, quienes para agravar su sospechosa peligrosidad se identificaron como periodistas de medios de comunicación locales. Gracias a una operación altamente profesional de las fuerzas policiacas se les detuvo sin derramar sangre, aunque sí se derramó una importante cantidad de cerveza, la cual ya no pudo ser recuperada, de los tacos no quedó huella gracias a la alta velocidad de ingestión que caracteriza a estos profesionales de la comunicación, por lo que no se pudo asegurar el “ cuerpo del delito” en esta ocasión.
De cualquier modo, aunque se liberaron a los detenidos solo unas horas más tarde, las autoridades confían que con este escarmiento la banda de reporteros cerveceros y taqueros no volverá a asolar el bulevar del puerto jarocho en mucho tiempo.
Hasta aquí la mofa sobre un tema que debemos tomar muy en serio, la seguridad pública o mejor dicho la altísima inseguridad que padecemos en Veracruz, afortunadamente la detención de los reporteros, por estar departiendo y cenando pacíficamente en el bulevar no derivó en nada que lamentar, solo unas horas de maltrato e incómoda privación de su libertad, nada comparado con los graves delitos que han sufrido otros de sus colegas en esta trágica y violenta época que estamos viviendo y sin solución a la vista.
Boca entre los municipios más peligrosos
Ayer domingo en la mañana, ante docenas de testigos, asaltaron una joyería en el centro comercial más lujoso del estado, Andamar, el botín se calcula en millones, pues se llevaron los asaltantes relojes Rolex, Cartier, Hublot, y otras joyas muy caras.
Sin cubrirse los rostros, armados de pistolas y marros golpearon y balacearon la vitrina principal de la joyería, después de someter al guardia de seguridad del negocio, afortunadamente no hubo víctimas que lamentar.
La Plaza Andamar Lifestyle Center, así es el nombre oficial, para que suene que es preferentemente para ricachones, se encuentra a no más de quinientos metros de la base de operaciones de la Fuerza Civil, Policía estatal, que se sitúa en la que fue la casa de campaña del gobernador Yunes Linares, en la avenida más comercial y cara del municipio que preside su hijo, Miguel Yunes Márquez. Con todo y la cercanía al lugar del asalto, ninguna de las patrullas estacionadas en la cercana base llegó a tiempo para detener a los delincuentes.
Lo repetimos, porque es muy ilustrativo de la situación de peligrosa inseguridad que se vive en el municipio de Boca, totalmente bajo el “control” de los Yunes panistas. El general de división retirado Cordero Luqueño, quien se desempeñó como secretario de Seguridad Pública del municipio, también fue levantado por delincuentes y afortunadamente liberado sin daño horas después en el muy transitado bulevar Miguel Alemán del mismo municipio. El general tocó retirada días después de su breve secuestro, se fue sin despedirse y sin querer explicar nada de lo qué pasó, no se detuvo a nadie.
Esta es la situación del municipio más vigilado por la policía estatal.
Boca es el claro y lamentable ejemplo del fracaso del gobierno panista, que presumía ser experto en seguridad.
Y así quieren el gobernador y su junior repetir en el gobierno estatal el próximo año.
Dirán los Yunes que no hay diferencia de Boca con otros municipios, pues sigue la epidemia de homicidios y secuestros en todo el estado.