Dale Dale – Sólo cosquillas a Karime

Sólo cosquillas a Karime
Sólo cosquillas le han de haber hecho a Karime Macías Tubilla, esposa de Javier Duarte luego de que presumieran que le fueron congeladas algunas cuentas bancarias por sospechar que fueron para esconder dinero público, con lo que habría cometido los delitos de enriquecimiento ilícito y defraudación de impuestos. Cuando es notorio que mientras se fueron por poquito con la querida, a la esposa la dejaron huir, a ciencia cierta no saben ni en dónde se encuentra ella, sus hijos y su familia cercana con la que se fue, ni siquiera se sabe si están todos juntos, sus tres hijos, su mamá, su hermana, cuñado y su sobrina se fueron a refugiar al mismo destino, que aunque muchos han hecho suposiciones nadie ha visto en donde están establecidos.
Huyeron juntos pero ya no había confianza
Después de la huida en pareja de Javier y Karime, quienes sólo pudieron llegar a Guatemala, cuando el plan era conseguir esconderse en algún país europeo o en Canadá, pero el plan B de Duarte resultó peor que el A. Buscó contactos el ex gobernador con el Gobierno Federal de su ex amigo el presidente Peña Nieto, de esto resultó un arreglo para dejar fuera de la persecución de la justicia a Karime y a toda la familia de ambos: padres, hermanos y primos, a cambio el ex gobernador deberá callar sobre cuánto y a quiénes de los políticos federales les dio una tajada de lo saqueado, como se trató, lo recordamos, según la Auditoria Superior de la Federación, de hasta más de treinta mil de millones de pesos, pues es probable que lo distribuido por Duarte a su banda y los cómplices anónimos sean cantidades también de miles de millones. ¿Algún día se sabrá?
Se sabe, según filtraciones, que la mayor parte del dinero que se llevó la ex primera dama lo tiene guardado en el extranjero, que es del que están viviendo y que habrá seguro una buena parte guardada, que para poder retirarla tiene que ir el mismo Javier Duarte, ya que al final ya ninguno de los dos confiaban plenamente en el otro, así que no iba a dejar Duarte todo el dinero a Karime, para que cuando salga de la cárcel en unos años y ya ni dinero tenga y ni la pena habrá válido el encierro.
Eso sí, a sus parientes que enriqueció, hasta el momento ni la PGR ni la Fiscalía de Veracruz les han puesto un solo “cuatro”; hasta ahora sólo le han llegado a la Tress.
Pero partiendo de que a los parientes que están viviendo en el país, que incluso visitan la zona conurbada como algunos de los hermanos de Javier Duarte de Ochoa, que sí estuvieron muy metidos en negocios con dinero robado del gobierno, lo lógico sería que comenzaran por ellos para ir agarrando a algunos, sobre todo que es más fácil corroborar las propiedades que tienen aquí en Veracruz y las que adquirieron al igual que Xóchitl Tress, usando empresas “fantasmas”.
Sin sanción para los que más se llevaron
Además de los integrantes de la banda de colaboradores y prestanombres, algunos ya encarcelados y en proceso, son los familiares los otros grandes beneficiarios del mayor latrocinio contra el erario estatal.
Pensar que a Jorge Ramírez Tubilla hasta de Nuevo México lo trajo Duarte por ser primo de Karime, se hizo millonario y anda disfrutando los millones fuera del país, así como su hermana y sus papás, los mismos hermanos Cécil y Eugenio Duarte de Ochoa siguen en el país y sí transitan por el estado, siguen viendo sus negocios de manera normal y la cereza del pastel son sus primos Luis Iván y Héctor Duarte Dehesa, quienes quedaron millonarios con muchas propiedades y dinero, no trabajan y literal viven de sus rentas, a poco no los han detectado, si todos saben hasta dónde viven, es más, en uno de los departamentos donde vivió el primo Héctor Duarte era vecino en la avenida Martí, en Boca del Río, de Fernando Yunes, antes de que ambos se mudaran a sus caserones nuevos de casados.