Asuntos Públicos – Hacia la mega elección

Eduardo Coronel Chiu

Hacia la mega elección

Aunque las votaciones ciudadanas para renovar los cargos de elección popular se llevarán a cabo el 1 de julio del año próximo, desde ahora hay actividad hacia los preparativos, tanto de los árbitros como de los partidos contendientes y los aspirantes a las postulaciones.
La característica de los procesos que vienen es que se trata de una mega elección. Las elecciones concurrentes en el país alcanzan esta vez una dimensión sin precedentes, ni en tamaño ni en costo; exorbitante para una sociedad de pobres y desigualdad extrema.
El proceso federal para elegir al Presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados federales, se realizará simultáneamente a 30 elecciones locales, de estas 8 son de gobernadores (incluido Veracruz) y una de jefe de gobierno de la Ciudad de México. Además de diputados locales y alcaldes, lo que en la numeralia resulta un total de 3 mil 406 cargos de elección popular.
La complejidad también se advierte en que todas las votaciones se recogerán en urnas diferenciadas por tipo de elección, pero en la misma casilla electoral.
El modelo centralista de reforma electoral diseñado por el Pacto del Gobierno Federal y los partidos tiene sus implicaciones, que pondrán a prueba las capacidades institucionales de organización. Coordina y rige la organización global el gigantesco Instituto Nacional Electoral (INE), jefe de los 30 Órganos locales, OPLEs, que ha pedido sólo para sus funciones operativas (sin incluir a los OPLEs) un presupuesto de 18 mil millones de pesos, aparte de 6 mil 776 millones de pesos destinado a los partidos políticos como financiamiento público. Es decir, 25 mil millones del presupuesto federal del año próximo serán para el INE y los partidos políticos nacionales. ¡Qué felices son en la democracia!
Otra cuenta y fuente de financiamiento es el costo que absorben los gobiernos de los estados. Para Veracruz, que elegirá gobernador del estado y 50 diputados locales, ahora sí para 6 y tres años respectivamente, el OPLE solicitará cerca de 1 mil 200 millones de pesos, de los cuales 465 millones de pesos –130 millones más que este año– son para los partidos políticos, extras a lo que reciban del presupuesto federal. No, que sí deja.
Este viernes, con la instalación del Consejo General del INE inicia el proceso electoral federal, mientras que en el estado empezará el 1 de noviembre.
Sin voto no hay dinero
Por cierto que los legisladores locales deberían tomar como referente la resolución de la Corte sobre la facultad de los estados de ajustar sus fórmulas de financiamiento a partidos políticos, seguir el modelo del proyecto Kumamoto, por el autor de la iniciativa, el diputado independiente de Jalisco cuya iniciativa modifica uno de los elementos del cálculo y reparto, utilizar la votación recibida en vez del padrón electoral que siempre es mayor. Adicionalmente hay que considerar recortar el financiamiento o suprimirlo cuando no hay elecciones. Pero al hacerlo se les va el negocio.
Batean a diputados
Con diplomacia, pero firmeza, el Consejero Presidente del OPLEVer, Alejandro Bonilla, respondió a la intromisión de la Diputación Permanente del Congreso del Estado, que preside la diputada del PAN, Elisa Manterola, sobre el criterio para la asignación de regidurías del pasado proceso electoral.
Contaminados por los intereses de los partidos políticos que impugnaron el acuerdo del OPLE para aplicar cierta regla a partir del proceso próximo y no el anterior como quisieran, los diputados los acusaron con su jefe, el INE, de “extralimitarse”. Bonilla recordó que el Congreso no es la autoridad para observar un acuerdo del OPLE, que no puede sustituir al Tribunal Electoral, eso sí, les capoteó de que “es muy respetable su exhorto”, mas defendió su competencia, haber actuado apegado a una jurisprudencia y pidió esperar la resolución del tribunal para ver quién tiene la razón jurídica. Parece otra pifia de Man-tarolas.
Saltan los chapulines
La reforma a los estatutos del PRI para prohibir que los plurinominales brinquen de un cargo a otro, de diputados a senadores y viceversa sin competir nunca por el principio de mayoría, con la que dieron atole con el dedo a cierta fracción disidente en su reciente convención, se perfila para ser rechazada.
La comisión de prerrogativas y partidos políticos del INE adelantó ayer su dictamen que la declara improcedente. Los plurinominales de carrera, se ve, tienen sus piezas en el INE.