Dale Dale – Lucha Campal de los Yunes para la Gubernatura

Lucha Campal de los Yunes para la Gubernatura
Peor que el año pasado están los golpes entre los Yunes del PRI y del PAN, como antesala para las campañas para gobernador del año que entra.
Dentro del PRI, son los senadores Héctor y Pepe Yunes los que se disputan la candidatura, sin parentesco entre ellos, aunque Pepe siempre le ha dicho “tío” a Héctor.
La competencia entre ellos viene desde la elección del año pasado, en la que como todos recordamos, fue Héctor el contendiente en contra de su primo hermano Miguel Ángel Yunes, quien lo derrotó, entonces Pepe se alineó con Héctor y pactaron que la próxima elección, la del 2018, sería el turno de Pepe para representar al el PRI por el Gobierno estatal. Héctor no acepta cumplir lo pactado y está decidido a competir en la elección interna para tratar de ser candidato del PRI de nuevo. Pero ahora el peroteño está decidido a ser candidato a cualquier costo, así que estará muy difícil que Héctor logre otra vez ir por el PRI en contra esta vez de su sobrino, también Miguel Ángel, el junior del primer gobernador panista.
Por lo pronto el gobernador Yunes Linares, cada vez es más beligerante y rudo con el senador Yunes Zorrilla, quien aunque tampoco tiene ningún parentesco con él, existe o existía una estrecha amistad entre los Yunes Suárez-Zorrilla de Perote y los Yunes Linares-Márquez de Soledad de Doblado. Era tanta la cercanía que Pepe Yunes Suárez, padre del Senador, es compadre del gobernador Yunes Linares. Pocos saben que el actual Secretario de Salud del estado, el doctor Hiram Suárez Villa, es un primo hermano de Pepe Yunes Suárez, por lo tanto tío del Senador Pepe.
Como hasta ahora ha fracasado Yunes Linares en cumplir con sus principales promesas de campaña, se ha convertido en gobernador precandidato de su partido el PAN y le dedica frecuentes ataques a los dos senadores priistas que pueden ser los rivales de su hijo.
Trata de que el tema de la corrupción de Javier Duarte, que le ayudó a ganar el año pasado, le siga sirviendo para ganar con su hijo el próximo, por ello siempre despotrica en contra de los Yunes del PRI, acusándolos de corrompidos del duartismo. De este zipe zape se ocupa más el gobernador que de resolver los problemas del estado.
Anilú vs Elizabeth, la batalla de las perdedoras
Dos delegadas federales del PRI compiten en una batalla anticipada por ser la candidata de su partido a la senaduría, las dos pretendieron ser diputadas federales en la elección del 2015 y ambas perdieron, Anilú Ingram, delegada de SEDESOL, compitió por el Puerto de Veracruz y Elizabeth Morales, delegada del ISSSTE, por Xalapa.
Ambas eran las favoritas, además de favorecidas, Anilú era diputada local y presidenta de la mesa directiva de la Legislatura, mientras que Elizabeth era presidenta estatal de su partido, las dos fueron derrotadas por dos candidatos con menos recursos, experiencia electoral y poco conocidos.
Claramente, no obstante del patrocinio del ex gobernador Duarte, quien en ese tiempo todavía ejercía el poder con muchos billetes del presupuesto estatal, metiéndole la millonada a las campañas de sus candidatos y candidatas.
Sin embargo no pudieron contra sus entonces “débiles” contrincantes. A Anilú le ganó la panista Gabriela Ramírez, alias “La Chocoreta”, quien antes sólo había sido candidata a agente municipal y perdió, no gastó la del PAN ni el 5 por ciento en la campaña para ganarle a Anilú.
Elizabeth ya había sido diputada federal y presidenta municipal por Xalapa, de ahí le dieron el liderazgo del PRI estatal y ella forzó que la hicieran candidata, un maestro universitario de poca presencia política representando a Morena le ganó ampliamente, Cuitláhuac García, el mismo que perdió el año pasado por la gubernatura.
Tanto Anilú como Elizabeth han sido dos políticas trepadoras, han buscado en los cargos públicos el poder y la riqueza, ambas lo han logrado, cada quien a su escala.
Coinciden las priistas en que ambas tienen antecedentes en trabajos en medios comunicación en el sector privado, las dos estudiaron administración de empresas y en cuanto probaron las ventajas de trabajar en el sector público, en donde los sueldos que han cobrado son bajos, pero las prestaciones que han conseguido son millonarias, ya no han querido dedicarse a otra cosa, prefieren “sacrificarse” por su estado y su país que trabajar de verdad.
El “Azafrán” puede convertirse en una fundación altruista
Luego de que la comidilla ‎en algunos chats ha sido el cierre del restaurante Azafrán, la esposa del dueño hace como que no pasa nada, anda queriéndosele pegar a la actriz Ana de la Reguera, presidenta de la fundación no lucrativa VeracruzANA, para ver si aprende algo de la operación de recursos en estas instituciones, de paso estar cerca de la hermana del fiscal Winckler, quien trabaja de gerente en esa fundación. Por ahora sigue cerrado el restaurante-lavandería El Azafrán y el dueño Víctor López Gachuz escondido.