La fama deprimió a Angelina

TORONTO, Canadá
Pocas veces se tiene la oportunidad de escuchar a las estrellas hablar de su vida con la naturalidad con la que lo hacen en el In Conversations with… (En conversaciones con…) que se realiza en el TIFF Festival Internacional de Cine de Toronto.
En esta ocasión a Angelina Jolie le tocó el turno de recordar su pasado y cómo fue que llegó a los sets.
“Crecí en una familia llena de actores en la que siempre se hablaba de lo genial que sería que fuera actriz y lo maravilloso que era hacer películas, así que nunca me planteé hacer algo diferente. Pero quizá si hubiera podido pensar en otra cosa hubiera querido ser escritora”, contó la actriz.
Respecto a su preparación, bromeó: “Hay algo gracioso en el método de Stanislavsky que dice que cuando actúas tienes que traer experiencias que has tenido hace siete años pero cuando yo empecé a actuar tenía sólo 13 años, así que hacerlo era algo complicado (risas).
“Lo más importante es saber escuchar a los otros actores, las personas que te rodean, las historias de los demás, de las experiencias es que nos nutrimos los actores”.
Fama y locura. Angelina aseguró que no fue fácil para ella lidiar con la fama.
“Me deprimí mucho porque después de seis meses de estar en la escuela de actuación comencé a hacerme famosa y me di cuenta de que no tenía nada que decir, que no me merecía el micrófono, eso me hacía sentir muy mal. Me di cuenta también de que había cambiado mi relación con el metro, el autobús, la forma en la que la gente se relacionaba conmigo. Fue muy difícil, un sentimiento muy extraño al que tardé mucho tiempo en acostumbrarme”, explicó.
La estrella aseguró que si algo disfruta es la compañía de las personas y de llevar una vida sencilla.
“Cuando hice Girl Interrumped mi personaje era de una adolescente con una enfermedad mental pero no quise leer todo el guión, sólo hacía lo que iba sintiendo y recuerdo que alguien me dijo ‘la única razón por la que podrías no ganar el Oscar es porque la gente puede pensar que es un rol fácil para ti porque tú ya estás loca’ (risas). En esos momentos no supe si eso era un halago o motivo para preocuparme”, comentó Jolie tras proyectarse una escena de la cinta en la que compartió créditos con Winona Ryder.
Respecto a “First They Killed my Father: A Daughter of Cambodia Remembers”, la última película que dirigió y que habla del genocidio en Cambodia, Angelina contó que la hizo para su hijo Maddox.
“Quería que supiera cómo fue que sus padres sufrieron y lo que ha sido la historia de su país. Él había ido muchas veces de vacaciones pero este fue otro tipo de viaje”, comentó la estrella que dice tomarse en serio el ser un modelo a seguir para muchas mujeres.
“Es una gran responsabilidad y me estoy esforzando mucho por hacer algo bueno. A mí también me gustaría tener un modelo a seguir y muchas veces no sé cómo hacerlo”.