Asuntos Públicos – “El presupuesto del estado más alto de la historia”

Eduardo Coronel Chiu

“El presupuesto del estado más alto de la historia”

La grandilocuencia cotidiana del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares se expresó ayer en otra de sus frases desmesuradas, como si fuese un gran mago de las finanzas anunció que para 2018 el presupuesto de egresos será el más alto de la historia de Veracruz, sin incremento de impuestos ni contratación de deuda pública.
¿En qué se basa para prever que podrá financiar ese gasto, que dijo representa un incremento de 11 mil 666 millones de pesos, con los ingresos del estado? Según él, en la proyección de un aumento en la recaudación estatal, componente que enfatiza, soslayando que apenas alcanza 7.5% de los ingresos totales; el resto, el 92.5%, procede de las transferencias de recursos del Gobierno Federal a través de las participaciones y aportaciones. ¿Dónde está pues el mérito de gestión local? cuando está atenido a los fondos federales para alcanzar su proyección.
Monto equivalente al ejercicio de 2017
Si se analizan los datos públicos de las finanzas del estado, encontramos que la cifra histórica del presupuesto de Yunes para 2018 en realidad corresponde a los ingresos que probablemente tenga el estado este año, cuya aplicación no se ha percibido en obras públicas, mejoras en seguridad, educación o salud.
El año en curso el gobierno de Yunes, según su Secretaría de Finanzas en el informe trimestral del gasto público (enero-septiembre) ha recibido del Gobierno Federal casi 80 mil millones de pesos, el 92.5% del total de ingresos; un monto superior en 11 mil 769 millones de pesos a lo recibido el año anterior; ahí está la cantidad que incrementará en el presupuesto 2018 y no en la recaudación propia, que ha sido en el periodo de 6 mil 426.4 millones, el 7.5% de los ingresos, como pretende hacer creer. Los ingresos locales aumentaron 1,504 millones de pesos sobre el año anterior, obviamente que esta fuente no alcanza para financiar el incremento que anunció Yunes. Depende del Gobierno Federal, de que las participaciones y aportaciones se comporten en 2018 igual que en 2017.
El monto recibido de ingresos del estado hasta septiembre –85 mil 607 millones de pesos– proyectados al cierre de este año, tres meses más, sumarían 114 mil 143 millones de pesos, un monto superior al “presupuesto más alto de la historia de Veracruz”.
Pero la premisa del presupuesto “histórico” de Yunes se basa en la apuesta de que los ingresos procedentes de la Federación mantengan el año próximo la misma tendencia que en el actual. Aunque el Presupuesto de la Federación no lo considera así. Los presupuestos de ingreso-gasto, ya se sabe, no suelen corresponder al ejercicio real, las variaciones pueden ser a la alza o baja, con mayores ingresos, un mayor gasto o el subejercicio.
El Presupuesto de Egresos de la Federación considera un monto para Veracruz de 97 mil millones de pesos para 2018. Conforme al Centro de Estudios sobre Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, recibiría 46 mil 394 millones por participaciones (ramo 28) y 50 mil 728.9 millones por aportaciones federales (ramo 33), un total de 97 mil 123 millones de pesos. Aunque son más de 8 mil millones sobre el presupuesto federal, sería inferior a lo que recibiría el gobierno de Yunes efectivamente el año actual, alrededor de 105 mil millones de pesos.
Yunes ha optado por proyectar con fines efectistas el comportamiento de los ingresos federales en 2017, en vez del presupuesto federal para 2018.
Es incierto cómo se van a comportar los ingresos federales el año próximo y cuál será la política hacia los estados rivales en la competencia electoral, por lo pronto Yunes, en campaña por su partido y para entronizar a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez como sucesor, buscó ayer otra vez embaucar a la opinión pública con su “presupuesto más alto de la historia de Veracruz”. Le sigue quedando a deber a los veracruzanos, sobre todo en seguridad y obra pública, aunque haya recibido más dinero del Gobierno Federal.
Automemes del primer Informe de Gobierno
El ex gobernador Javier Duarte, instalado en el imaginario social como un ícono de la corrupción política, es indefendible; pero la publicidad del Primer Informe de gobierno de Miguel Ángel Yunes es grotesca, falsa y carente de institucionalidad, partidista y de culto a la personalidad del gobernante.
Las inserciones pagadas en los medios de comunicación como publicidad institucional del primer informe de Yunes muestran la composición maniquea de imágenes, el mal y el bien, el ladrón y el “justiciero”; al recuadro izquierdo la fotografía de Duarte, con un montaje de antifaz, como del llanero solitario, con alusión a uno de los chicos malos del comic del pato Donald, y a la derecha la pose del súper héroe de historieta, Yunesman en su toma de protesta y otra con fondo del rancho de Valle de Bravo, con mensajes manipuladores que falsean la información: “Gracias al cambio, los ladrones ya están en la cárcel”. En el caso de Duarte, es sabido, su extradición, encarcelamiento y juicio penal por lavado de dinero y delincuencia organizada es obra y decisión del Gobierno Federal, no del gobierno de Yunes.
A falta de resultados propios y ante la insatisfacción social por la violencia delictiva, superior a la de gobiernos previos, y otras muchas carencias que marcan el incumplimiento de promesas de campaña, Yunesman. El comic se cuelga méritos ajenos para engañar en tiempos electorales a ingenuos e ignorantes.
Aparte de violentar la presunción de inocencia de Duarte (en términos estrictamente jurídicos y procesales, no en el juicio de la opinión pública), Yunes paga esa propaganda para tontos con dinero público.
Pareciera que sus publicistas (y su ego) se confundieron de medio, el mensaje de guerra sucia, propio para lanzarlo en redes o youtube, anónimo como acostumbran, lo pasaron abierto como comunicación institucional del Gobierno del Estado. En vez de un mensaje institucional de resultados (a falta de) diseñaron una caricatura, un cómic o un meme, que más bien se comenta, es un mame ¡No Mame!