Dale Dale – Ha pasado un año y estamos peor

Ha pasado un año y estamos peor
A un año de distancia de la llegada del gobierno panista y su comparsa perredista, encabezado por Miguel Ángel Yunes Linares, Veracruz está peor, principalmente en seguridad pública, es alarmante y muy grave, pero este gobierno de dos años en su primer año no tiene nada bueno que reportar.
Qué le informará Yunes Linares a los veracruzanos, porque lo que le presente al Congreso local, dominado por la banda del panismo y sus aliados carecerá de veracidad y de interés público, simplemente porque no informará con honestidad sobre el fracaso de su gobierno en el combate a la delincuencia.
Veracruz se pone a la cabeza de la inseguridad en el país
En todos los registros de instituciones dedicadas a medir los índices y datos de los delitos que se cometen en México.
Tan malo ha sido el año que en los delitos de alto impacto, como son homicidios, secuestros y asaltos, que nos fuimos a la cabeza, el territorio veracruzano es de las zonas más peligrosas del país.
Como lo hemos venido comentando, la nota roja domina en los medios informativos locales, no es de vez en cuando, es de todos los días y sin descanso, que se presentan ejecuciones y asaltos violentos a mano armada. Todas las ciudades veracruzanas son territorio ensangrentado y los ejecutados se cuentan por docenas semanalmente.
Mujeres y niños han sido víctimas mortales de la delincuencia, no se respeta a nadie.
Pero el gobernador afirma que “es una guerra entre mafiosos”, “solo se matan entre delincuentes”.
Un gobierno carente de resultados
Paradójicamente, el gobernador Yunes Linares sólo exhibe como su logro político mayor la detención de su antecesor Javier Duarte y de algunos ex miembros de su gabinete.
Como es de sobra conocido, a Duarte lo detiene la Policía de Guatemala y lo extraditó para enjuiciamiento la PGR, la fiscalía estatal ha tratado sin éxito de procesarlo por delitos del fuero común.
A los duartistas detenidos selectivamente se les juzga con más consigna que con legalidad.
Se nota más revanchismo político que determinación por hacer justicia y menos aún por recuperar los botines multimillonarios que se llevaron del erario público.
No hay transparencia ni información suficiente sobre la recuperación del dinero, dejando un fuerte olor a “vomito negro”.
Después de acusar de robo y abuso de decenas de miles de millones de pesos, parece de burla que solo se recuperen cantidades mínimas.
Yunes Linares espera vivir políticamente del combate al duartismo, también espera que siga siendo el tema que le permita reelegirse en el gobierno estatal por medio de su hijo.

Acoso y veto al periodismo crítico
Los Yunes panistas también han aprovechado su primer y penúltimo año de gobierno estatal para acosar a quienes les critican y para vetar la información que no les favorece, aunque sea información real y veraz. Yunes Linares nunca ha aceptado que le critiquen y le heredó a sus hijos la misma intolerancia.
También han sufrido varios periodistas veracruzanos ataques mortales sin que se les haya proporcionado alguna protección.