Contaminación causa grave daño ecológico en la región de Alvarado

dav

Ejido Costa de San Juan
“Aquí el agua ya no sirve ni para bañarse”, es la queja de este pueblo de pescadores que ha visto agravarse la contaminación de las aguas del Río Blanco y la laguna de Alvarado que convergen a unos metros de su hogar.
Desde hace doce años la cantidad de vinaza (desechos de la zafra) que las empresas alcoholeras e ingenios tiran a los ríos se ha incrementado, y con ello la contaminación no solo ha afectado a la actividad pesquera, sino que las aguas del río no sirven ni para lo básico.
Para Venancio Fernández Sanjuan el daño ecológico causado a los ríos es tan grave que la actividad pesquera ha disminuido casi en 100 por ciento.
El pescador se quejó de que las empresas ahora quieran compensar el daño ofreciéndoles motores de lancha y otros insumos, pues dijo que no necesitan nada de eso, sino que dejen de dañar el río.
Explicó que las especies también se han visto significativamente reducidas porque desapareció el robalo, y en el mismo caso se encuentra la mojarra tilapia y el camarón cristal.
Relató que antes en un día pescaban hasta 100 kilos de mojarra tilapia y actualmente apenas logran pescar 15 kilos en un buen día.
Por eso muchos han decidido dejar esta actividad, porque tan solo en gasolina deben gastar 150 pesos para poder recorrer 10 kilómetros, y ganan apenas 200 pesos diarios por la venta de pescado y mariscos
“Antes nos ganábamos entre 300 y 400 pesos diarios, teníamos forma de vivir pero ahora ganas 200 pesos y echas 150 pesos de gasolina, con 50 pesos no come una familia”.
Para ellos, la alternativa ha sido cambiar su actividad a la silvicultura y aprovechar la producción de mangle, como una forma de ayudarse porque dijo que tampoco de eso se vive.
“Esto no es un negocio para nosotros, pero de todas formas nos ayudamos con algún apoyo, algún empleo temporal y lo poco que hacemos de ganado y pesca”.
Actualmente, la contaminación del río es tal que el agua no puede usarse ni para bañarse, por lo que los habitantes del ejido tienen que comprar garrafones de agua para tomar y cocinar y también para bañarse, especialmente a los niños.