Asuntos Públicos – En precampaña electoral, la oposición toma la iniciativa

Eduardo Coronel Chiu

En precampaña electoral, la oposición toma la iniciativa

El grupo en el poder del estado a la defensiva. Al inicio de las precampañas para gobernador del estado las fuerzas de oposición, tanto Andrés Manuel López Obrador, del Partido Morena, que remolca al candidato Cuitláhuac García, como Pepe Yunes, candidato del PRI-PVEM, están definiendo la agenda del debate público, mientras que el grupo en el poder PAN-PRD, que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares, quien pretende heredar el cargo a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, se han tenido que enfrascar en excusas y respuestas rijosas.
Las acciones y mensajes de los “ precandidatos” inevitablemente desbordan a las audiencias primarias, los militantes –y por efecto calculado de la difusión mediática alcanzan a la opinión pública–, donde el primer tema dominante de coincidencia en la oposición ha sido la crítica a los malos resultados del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, además de los incidentes de opulencia, como el “escondido” reloj Richard Mille de 6 millones de pesos del gobernador y los señalamientos de nepotismo.
Congruentes con su lugar en la escena, los candidatos de oposición se están presentando ante la sociedad como alternativas a las incapacidades de los que han tenido la responsabilidad de gobernar y no han cumplido.
Pepe Yunes cuestiona el “cambio”
No es casual esta selectividad de los problemas existentes no resueltos por el grupo gobernante, como son la gravísima inseguridad que se vive en Veracruz, la recesión económica y el desempleo, como lo señaló ayer Pepe Yunes en un acto de la CNOP, “en violencia, economía y empleo, Veracruz después de un año está peor”, en su discurso Pepe Yunes puntualizó que la violencia está fuera de control en el estado, en niveles nunca antes vistos, que en materia económica hay recesión y desempleo, más pobreza y tensión social.
AMLO saca de sus casillas al gobernador
Por otro lado, López Obrador, en su semana de gira puebleando por Veracruz consiguió sacar de sus casillas al gobernador Yunes; lo hizo subir al video ring con el tema del lujoso reloj –como Karime Macías, Yunes también merece abundancia–, provocó que mostrase su lenguaje burdo, plagado de calificativos –que emitiera una letanía de loco a n potencia–, jalara su trillado sketch de acusar –sin pruebas– que AMLO recibió dinero de Duarte y que lo retara a debatir en el callejón más próximo. Se llevó los rendimientos AMLO, él si es candidato a la Presidencia de la República, mientras que Yunes Linares es el gobernador, el candidato del Frente es su achicado hijo, quien no ha podido arrancar, tapado por la agenda impuesta por la oposición.
Yunes márquez, desdibujado, entre osos y excusas
Carente de discurso propio y atenido a la estructura del gobierno de su papá, Yunes Márquez anda la defensiva y a la deriva. No se puede quitar la sombra, consume sus intervenciones en repetir como eco la voz paterna, AMLO es un loco, en excusar el desbordamiento delictivo que todos perciben y además lo registran los indicadores oficiales de incidencia de delitos (no es tan grave, dice, además agrega que es de ingenuos creer que su padre iba a reducir la delincuencia en seis meses como lo ofreció en campaña electoral), otro de sus temas ha sido negar que exista nepotismo o pretensión monárquica en el proyecto de heredarle el cargo de gobernador, y ni cómo pueda convencer que hoy Veracruz está mejor (sólo para su camarilla) y por eso debe seguir su familia gobernando.
La cereza la puso su respaldo hace un par de días a Eduardo Sánchez Macías, un empresario de medios impresos emparentado con Tony Macías, el suegro de Javier Duarte, padre de Karime Abundancia, a la candidatura del Frente (PAN-PRD-MC) para diputado federal por el distrito de Martínez de la Torre. Se lo comieron los medios de comunicación y redes sociales, contrastaron las declaraciones del gobernador, su padre, al inicio del gobierno, cuando anunció investigarían a las empresas ligadas a la familia de Duarte, entre estas las de Sánchez Macías, con el trato de aliado político que le dio el junior a su candidato a diputado federal considerándolo “entre los mejores hombres”. Ayer, Sánchez Macías se ocupó de negar el parentesco que presumió el sexenio pasado, y Yunes Márquez en sostener que “no tenía el gusto de conocerlo” y que además juró que no era primo de Karime. Como sea, el Principito al arranque de precampañas está desdibujado.
Américo Zúñiga, al PRI estatal
Este sábado el ex alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, asumirá la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI, posición a la que se incorpora obviamente con el respaldo del candidato a gobernador Pepe Yunes Zorrilla. No se ve fácil la recuperación del PRI estatal después de dos derrotas consecutivas –la de gobernador y Congreso en 2016 y las municipales de 2017–, pero se juegan la sobrevivencia, están obligados a recuperarse ahora, aprovechando las debilidades y desgaste del grupo gobernante y la oportunidad de la elección concurrente para presidente de la República, en la que el grupo central del PRI debe apoyar con todo, además del capital político que representa la candidatura de Pepe Yunes. Cuesta arriba, no hay mañana para el PRI de Veracruz.