El horror de sentir un atentado en “Más fuerte que el destino”

Toronto
Una de las películas que cimbraron a los espectadores en el pasado Festival Internacional de Cine de Toronto debido a su temática y actualidad fue “Más fuerte que el destino”, del director David Gordon Green y protagonizada por Jake Gyllenhaal.
La cinta que actualmente se encuentra en cartelera en México se basa en la vida de Jeff Bauman, el joven que sufrió la explosión de una bomba en la meta del maratón de Boston en 2013 y sus esfuerzos para recuperar su vida después de perder las dos piernas en el brutal atentado.
EL UNIVERSAL tuvo oportunidad de hablar con el actor californiano y el propio Jeff Bauman en el Hotel Intercontinental de Toronto.
Bauman, quien colaboró en la escritura del guion y en el proceso de la película desde su nacimiento hasta el final, no dudó en expresar su gratitud por ser parte de este proyecto.
Para Jeff, recrear las escenas del atentado y verlas en la pantalla fue uno de los momentos más difíciles. Ese fatal día él estaba en la meta del maratón esperando a su novia.
Tras la explosión, perdió ambas piernas y fue trasladado al hospital pero pronto se convirtió en un símbolo de fortaleza y heroísmo de la ciudad de Boston pues, a pesar de la confusión y el dolor, logró describir perfectamente al terrorista al que vio meterse entre la multitud con una mochila que minutos más tarde explotó. Gracias a ese testimonio la policía pudo detenerlo.
Jake Gyllenhaal, visiblemente conmovido por la historia de Jeff, aseguró que para él había un antes y un después de haber hecho este filme pero, sobre todo, de conocer a Bauman. “Jeff es toda la película. No creo que lo podría haber hecho sin pasar tiempo con él, verlo y entenderlo como ser humano fuera de la investigación que hice, lo que leí o escuché sobre él. Esta película muestra lo que sucede después de que todos los periodistas se van lejos. Cuando las puertas se cierran y te quedas sólo con las personas a las que amas. Cómo te vuelves fuerte realmente. Así que para mí conocerlo y estar cerca de él y poder hacerle preguntas lo ha sido todo”, contó el actor que en repetidas ocasiones ha reconocido lo mucho que le sorprendió la buena actitud que pese a las dificultades, tiene Bauman.
“Cuando leí el guion por primera vez me reí muchísimo más de lo que pensé porque Jeff tiene un gran sentido del humor, inteligente y crudo que brilla hasta afuera del guion. Así que me encontré a mí mismo riendo y llorando. Estaba muy conmovido por la historia. Creo que él es un personaje de lo más original como ser humano y por eso lo amas tanto, porque es un chico increíble. Tenerlo en una página es oro para un actor”.
Respecto a esta capacidad de seguir riendo pese a todo, Jeff explicó:
“Al final somos quienes somos sin importar lo que nos suceda. Pero al mismo tiempo es algo difícil. Sobre todo cuando vuelas en pedazos. Empiezas a cuestionarte quién eres de verdad, qué tanto has cambiado. Lo hago todo el tiempo. Me cuestiono si estoy enojado, preocupado. Me pregunto constantemente si ahora también soy esa persona. Al final, en la noche, cuando termina otro día y te vas a la cama te das cuenta de que esta vida es difícil y estás sufriendo pero que también tienes que intentar ser la mejor persona que puedas ser. Es ahí donde trato de mantener mis esfuerzos enfocados”.
Gyllenhaal aseguró que es una de las mejores cosas que ha aprendido después de hacer este proyecto “es poder de la simplicidad y que las cosas no tienen que estar bajo los reflectores para ser importantes”, finalizó el actor que tiene seis proyectos en puerta, en dos de ellos dirigido por su colega y ahora también director Paul Dano de quien es amigo.