Ágora Fiscal – Las razones del dólar

Omar Contreras Borbón

Cuidado, la disminución del precio del dólar no es necesariamente una señal de fortaleza de la economía mexicana. En las últimas semanas hemos visto que el dólar interbancario se mantiene a niveles de 18.75 pesos por dólar, en casas de cambio en la región fronteriza pudiera comprarse en 17.80 pesos; niveles que son comparables a octubre de 2016, días antes de la elección de Trump. ¿Qué mantiene el valor del dólar en estos niveles?
Hay que recordar que el precio del dólar se fija por las reglas del mercado, a mayor oferta de dólares en la economía el precio del mismo tenderá a bajar; al país en los últimas semanas están ingresando una gran cantidad de dólares debido a razones endógenas y exógenas.
Primero, en el Paquete Económico para 2018 se aprobó un endeudamiento de más de 700 mil millones de pesos, incluida una deuda externa de 12 mil 47.5 millones de dólares para el sector central, Pemex y Comisión Federal de Electricidad. Esta deuda que está contrayendo México representa el ingreso de dólares que permiten tener estabilidad en el tipo de cambio, pero deberemos pagar con intereses en los próximos años.
Segundo, en enero del 2017 el precio del barril de petróleo oscilaba en los 44 dólares manteniéndose estable todo el año, hoy el precio de la mezcla mexicana alcanza ya los 55 dólares, lo que por un lado permite mayor oferta de dólares en el mercado nacional pero que ha elevado el precio de los combustibles hasta en un 10% durante enero en detrimento de los hogares de los mexicanos debido a la liberación del precio de la gasolina establecido en la Reforma Fiscal.
En cuanto a los motivos externos, hay que señalar que 18 estados de la Unión Americana elevaron los salarios mínimos para 2018, incluidos California y Nueva York a 11 y 11.75 dólares la hora, respectivamente, ello permitirá mayor circulación de dólares entre los trabajadores y con ello mayor oferta del billete en el mercado internacional.
Otro factor corresponde al envío de remesas de mexicanos en Estados Unidos, que se incrementó un 6.6% en 2017 en comparación a 2016, alcanzando una cifra record de 28 mil 771 millones de dólares.
Por último, las negociaciones del Tratado de Libre Comercio aún no llegan a su fin, mientras esto no ocurra el mercado puede estar tranquilo con lo que ocurra con el precio del dólar. En su reciente aparición en el Foro Económico Mundial en Davos, Wilbur Ross, Secretario de Comercio estadounidense, aseguró que no hay urgencia en renegociar el Tratado y que las negociaciones podrían reiniciarse hasta agosto, una vez pasadas las elecciones en México; por su parte, el Secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, señaló que lo conveniente es concluir las negociaciones antes de abril, paradójico, los papeles se invirtieron, hoy el gobierno de México parece tener urgencia.
En poco tiempo nos hemos acostumbrado a las constantes amenazas de Donald Trump, cada vez impactan menos a los mercados financieros y de valores sus estridentes declaraciones, así el peso mexicano es la moneda que más ha logrado recuperarse; pero esta aparente fortaleza y estabilidad de la moneda mexicana podría llegar a su fin si cualquiera de las condiciones que hemos señalado cambiaran. La economía nacional parece inundarse con dólares estadounidenses; solo si todas estas condiciones permanecen constantes, ceteris paribus, el peso mantendrá su nivel en el tipo de cambio.
México tendrá elecciones generales en julio próximo, ante la incertidumbre de quien llegará a la Presidencia y bajo que condiciones de gobernabilidad, los mercados podrían reaccionar en los próximos meses, pero regresará a su nivel real en el tipo de cambio meses después de la elección; se entienden las largas filas para cruzar a Estados Unidos en las ciudades fronterizas aprovechando el tipo de cambio momentáneo, pero no es recomendable adquirir créditos en dólares, pues las condiciones de volatilidad regresarán en cualquier momento.