Asuntos Públicos – El negocio de las despensas del DIF estatal

Eduardo Coronel Chiu

El negocio de las despensas del DIF estatal

Son dos las empresas foráneas beneficiadas por el DIF estatal en 2017 con las truculentas adjudicaciones directas de contratos para la compra de despensas por un monto total de 125.5 millones de pesos.
Ahora que se les han sacado las cuentas –tan solo con la información que puede encontrarse en su página de transparencia en internet–, bajo el mismo esquema para eludir la obligada licitación pública, el DIF estatal repartió el pastel sólo entre dos. A la comercializadora Productos Serel SA de CV –la primera identificada a propósito del escándalo de la leche descompuesta y el sobreprecio en todos los productos–, no solo le adjudicaron directamente, sin ninguna urgencia ni necesidad extrema, el primer contrato para 296 mil 200 despensas el 22 de marzo con un valor de 40 millones 375 mil pesos, sino que un mes después le otorgaron, igualmente sin concurso, un pedido adicional por casi 8 millones de pesos más. Igualmente sin justificar la urgencia ni alguno de los supuestos de excepción que permite la Ley de Adquisiciones aplicar la modalidad de adjudicación directa; en el mes de diciembre pasado se arreglaron con la empresa Abastos y Distribuciones Institucionales SA de CV. El 6 de diciembre le concedieron dos contratos por un total de 18 millones 120 mil pesos, pero remataron el 18 de diciembre con un contrato mayor, éste por casi 60 millones de pesos para el suministro de 433 mil 871 despensas. Así, entre los 48.4 millones de pesos que le dieron a Serel más los 77.1 millones a Abastos, se integran los 125.5 millones de pesos adjudicados directamente, una cantidad injustificada tanto por los precios inflados como por la forma de simular una urgencia y seleccionar al proveedor de su complicidad.
Doble lucro; clientelismo y comisiones
La evidente manipulación de la ley hecha por los funcionarios del DIF –principalmente el director administrativo Javier Marín Atristáin y la Subdirectora de Recursos Materiales, Patricia Grajales Jácome, con el aval de la directora María Laura García– para celebrar estos contratos, obligaría a que se les realizaran auditorías a estas operaciones abiertamente violatorias de la Ley de Adquisiciones.
Con estas evidencias se funda la presunción de que el gobierno de Miguel Ángel Yunes no sólo lucra políticamente con el clientelismo en el reparto de despensas, sino que también, a través de sus operadores en áreas administrativas, le hincan el diente a la asignación amañada de contratos, ya se sabe, correspondidos por los proveedores asociados.
Desa-yúnese con Abastos
Por cierto que la empresa Abastos y Distribuciones Institucionales recibió del DIF estatal además un contrato verdaderamente extraordinario, aunque resultó de una licitación pública, su vinculación es bastante sospechosa. En el mes de mayo de 2017 le otorgaron un contrato abierto para la compra de desayunos escolares, fríos y calientes, cocinas comunitarias y para menores de 5 años no escolarizados por una cantidad mínima obligatoria de 235 millones 139 mil pesos, autorizado hasta un máximo de ¡580.4 millones de pesos!
No habrá sido casual que a esta licitación otra de las empresas participantes haya sido Productos Serel SA de CV, sólo que en esa ocasión acudió de comparsa de Abastos y Distribuciones Institucionales. ¿Y los proveedores veracruzanos?
La administración del DIF se ve como una caja chica, no tan chica.
Fin de precampañas electorales
Este domingo terminan en el país las llamadas precampañas. Los aspirantes a los cargos de elección tanto federales como del estado entrarán en receso de mítines, deberán suspender mensajes y transmisión de spots en radio y TV. Salvo el acto formal de sus partidos donde serán nombrados “candidatos”, no les quedará mucho por hacer en un buen rato.
Ya arrancaron y se posicionaron; en las elecciones de más interés, para la Presidencia de la República, el ranking de preferencias del voto está muy claro; nadie duda en que Andrés Manuel López Obrador de Morena va adelante, sobrado en este momento de la carrera; en todas las encuestas y sus promedios, colocado a partir del 35% de la intención de voto tendría alrededor de 10 puntos de ventaja; en el segundo y tercer lugar las distancias son más cortas, el segundo lugar, Ricardo Anaya del PAN-PRD-MC y el tercero José Antonio Meade del PRI-PVEM-PANAL, compiten con diferencias entre 2 y 5 puntos, hacia el rango superior de 27%. Y los independientes, Margarita Zavala, El Bronco y El Jaguar juegan en otra liga, en el rango inferior a los 7 puntos.
En la elección para gobernador del estado escasean las encuestas confiables, aunque hay la percepción de que va adelante Cuitláhuac García de Morena, a pesar de él mismo, jalado por la popularidad hasta ahora de López Obrador; que Pepe Yunes Zorrilla, del PRI, todavía lleva el lastre del descrédito priista –el pasado– y la anquilosada clase política local –el presente–; aunque ha transitado hacia posiciones más críticas al gobernador del estado, le faltó en esta etapa desplegar un discurso más directo para atraer a segmentos no priistas, para lo cual no era una limitante la precampaña; El otro candidato, el hijo del gobernador Yunes, del PAN-PRD-MC, tuvo una precampaña insignificante, de poca visibilidad en medios –compartiendo la antipatía ganada por su padre–; como palero de Anaya cuando éste vino, y con el costo de la mala imagen de sus nuevos aliados políticos. Chiquito se le vio, a la sombra, eclipsado por el protagonismo de su papá, el jefe de la campaña, apuestan a ganar con el aparato del estado.
El periodo que sigue, la intercampaña, estará muy frío por la prohibición legal de proselitismo. La campaña electoral para la Presidencia de la República empezará hasta el 30 de marzo, son 90 días –y la de gobernador, de 60 días, hasta el 29 de abril–. Las votaciones, como es sabido, serán el primero de julio. A ver qué hacen los candidatos para no quedar fuera de escena durante la larga intercampaña.