Refrescan riqueza y corrupción de Yunes

APRO
Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz, posee un departamento que no incluyó en su declaración 3de3 y por el cual pagó más de 5 millones de pesos; además omitió hacerse cargo de otras dos propiedades que compró y registró a nombre de una de las empresas de las que es socio, aunque no las asume como propias en el documento que presentó a Transparencia Mexicana y al Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).
En enero de 2016, cuando Yunes Linares era diputado federal, sólo incluyó en su 3de3 un departamento en el condominio The Mark On Brickell Condo, en Miami.
Éste -en un complejo a la orilla del mar y que tiene piscina y cancha de tenis- fue adquirido por Yunes en enero de 2001 y tuvo un costo de 382 mil 900 dólares.
Lo registró a nombre suyo y de su esposa, Leticia Márquez Mora.
La Ley 3de3 nació en México como una iniciativa del Imco para obligar a políticos y funcionarios a transparentar su patrimonio. Referida a las declaraciones de bienes, fiscales y de conflictos de interés, la información de los funcionarios públicos pasará a manos del Sistema Nacional Anticorrupción.
En su artículo 60, esa ley señala que incurre en “enriquecimiento oculto” el servidor público “que falte a la veracidad en la presentación de las declaraciones de situación patrimonial o de intereses, que tenga como fin ocultar el incremento en su patrimonio o el uso y disfrute de bienes o servicios que no sea explicable o justificable”.
La empresa con la que Yunes compró las dos propiedades que no aparecen en su declaración es Veracruzana de Bienes Inmuebles, SA de CV -de la mitad de la cual es dueño desde 1994-, registrada en la ciudad de Veracruz en marzo de 1981 con el objeto de construir, comprar, vender y arrendar toda clase de bienes inmuebles.
Las propiedadesUna de las propiedades que Yunes no declara como propia, aunque reconoce que disfruta del inmueble, es la casa donde vive. La residencia de playa fue inscrita en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Veracruz en abril del 2010, situada en el exclusivo Club de Golf La Villa Rica, a media hora del centro histórico del Puerto de Veracruz.
La tasación no está clara pero tiene tres niveles de construcción, grandes espacios de jardín en su interior, cochera para cuando menos siete vehículos, salón de recepción en jardín con palapa para eventos sociales, alberca con terraza y acceso con muelle para motos acuáticas y yates que navegan en El Estero, un afluente que con el Río Jamapa desemboca en el Golfo de México.
Desde que Yunes se convirtió en gobernador de Veracruz, la casa es vigilada por elementos del agrupamiento marítimo de la Fuerza Civil, un cuerpo élite de la Secretaría de Seguridad Pública estatal.
Otra propiedad bajo ese mismo mecanismo está en la ciudad de Boca del Río, en una zona de clase alta llamada Costa Verde. La última valuación es de enero de 2008 y la cotizaba en 2.300.000 pesos (177.000 USD de ese entonces).
Es un predio rústico de 500 metros cuadrados.
La propiedad que ni siquiera incluyó en su declaración “3 de 3” la compró en febrero del 2010. Es un departamento en el condominio Torre Vlu de un fraccionamiento de clase alta llamado Costa de Oro en la ciudad de Boca del Río.
Un documento notarial revela que la transacción fue por más de cinco millones de pesos (unos 400.000 USD). Fraccionamiento.
En los 14 meses al frente del Gobierno de Veracruz, distintos actores políticos mantienen cuestionamientos públicos por la opacidad del patrimonio de Yunes.
Lo que es seguro es que el político del PAN no declaró bienes que disfruta. Esa acción, según la ley “3 de 3”, constituye el delito de “enriquecimiento oculto”.
Denuncias por enriquecimiento ilícito
En contra de Miguel Ángel Yunes hay tres denuncias penales interpuestas ante la Procuraduría General de la República (PGR), todas previas al 1 de diciembre del 2016 cuando comenzó a gobernar Veracruz por una alianza del PAN y del Partido de la Revolución Democrática (PRD).
La primera la presentó el 16 de mayo del 2013 el expresidente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, por presunta comisión del delito de enriquecimiento ilícito.
En el documento, Espino Barrientos indica que entre 2003 y 2010 Yunes y su familia compraron propiedades inmobiliarias en las ciudades de Veracruz, Boca del Río, Alvarado y Ciudad de México, a través de empresas en las que es accionista.
A pesar de las exigencias del denunciante, tras cuatro años de presentada, la averiguación en la Procuraduría no avanzó.
La segunda denuncia fue presentada el 5 de agosto del 2016 por el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, detenido desde abril del 2017 por operaciones de lavado de dinero y delincuencia organizada.
Duarte lo acusó de comprar, a través de su familia y empresas, al menos 26 propiedades -de las cuales nueve serían de Veracruzana de Bienes Inmuebles SA de CV- por más de 400 millones de pesos.
La tercera es del 8 de agosto del 2016. La presentó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) por la presunta comisión de los delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.
La agrupación sostiene que Yunes utilizó las empresas Cobranza y Recuperación SA de CV, Corporate Linkage SA de CV e Intermediación Corporativa SA de CV para recibir comisiones irregulares de la compañía Consupago SA de CV, beneficiada por Yunes con un contrato de prestación de servicios financieros en sus cuatro años al frente del ISSSTE.
Ninguna de las tres avanzaron en la Justicia. ¿Por qué? La PGR no lo aclara: respondió a una solicitud de información que emitir pronunciamiento sobre el estado que guardan las denuncias penales en contra de Yunes “afectarían su intimidad, prestigio y buen nombre”.
Espino Barrientos cree que su denuncia no avanzó porque Yunes mantiene una “red de complicidades con priistas que fueron sus aliados en ese partido y, ahora, con la cúpula de Acción Nacional”.
Para Espino Barrientos, además, son “los hermanos Fernando y Miguel Ángel Yunes Márquez quienes procuran impunidad para su padre”.
Fernando fue senador de la República del PAN y ocupó hasta febrero del 2017 la presidencia de las comisiones de la Defensa Nacional y de Justicia, por las que mantuvo relaciones institucionales con la ex procuradora Arely Gómez.
El 31 de diciembre pasado asumió la alcaldía del Puerto de Veracruz.
Ese mismo día, Miguel Ángel Yunes Márquez concluyó su periodo de cuatro años como presidente municipal de Boca del Río, cargo que ocupó también del 2007 al 2010.
Fue diputado en el Congreso de Veracruz del 2004 al 2007 y ahora es precandidato del PAN a la gubernatura del estado que se disputará éste año, cuando se elegirá al sucesor de su padre.