Proyectan son jarocho Natalia Lafourcade y Los Cojolites

Redacción AZ / Xalapa
Natalia Lafourcade cerró el XXIV en días pasados el Festival de Son Jarocho Jáltipan 2017 junto a Los Cojolites, en un evento que congregó a miles en la ciudad del sureste veracruzano, a donde arribaron de todas las latitudes, proyectando a Veracruz a planos internacionales.
La laureada cantante y Ricardo Perry, director musical de Los Cojolites , dieron a conocer que será en este mes de febrero cuando inicie la reconstrucción del Centro de Documentación del Son Jarocho, que sin apoyo oficial han logrado rescatar la cultura indígena y negra de la región. En este 2018, si todo marcha conforme al plan de trabajo apoyado y financiado por Natalia Lafourcade, estarían estrenando los cimientos de un fortalecido proyecto cultural, operado por una Asociación Civil nacional, en su 25 aniversario donde se prevé un magno programar artístico musical y artesanal.
Fuel año pasado, en septiembre, que Perry solicitó el apoyo de las autoridades gubernamentales y municipales para rescatar el deteriorado bien inmueble, afectado por los sismos, sin obtener respuesta. Fue la sociedad civil que ayudó al desalojo de los documentos que han atesorado durante años, cuando la cantante le externó su apoyo al organizar un concierto masivo, con cantantes de talla internacional que se sumaron a la convocatoria de Lafourcade en Estados Unidos para obtener fondos, logrando que se agotarán los boletos y cuya ganancia se destinará a la reconstrucción en Jáltipan.
En un ambiente familiar y de tradición del sotavento, el fin de año, familias y jóvenes disfrutaron del resultado de años de esfuerzo del Centro de Documentación del Son Jarocho, dedicado al rescate de la belleza y los valores de la cultura veracruzana y la expresión musical propia de la fiesta tradicional llamada fandango jarocho, donde se combina la música, el baile o zapateado y la poesía cantada.
La fiesta siguió iluminada por la luna subió su intensidad al arribo de la multipremiada cantante en los premios Grammy, Natalia Lafourcade, ataviada con el traje de herencia milenaria de los pueblos nahuas y popolucas del sur de Veracruz, hecho especialmente para ella por la artesana premio nacional 2016, Tía Cayita, también fundadora del Centro de Documentación del Son Jarocha.
La cantautora, que formó parte activa de la comunidad que disfrutaba el espectáculo, arrancó gritos y muestras de cariño de sus seguidores. Natalia bailó con la contagiosa música de los niños de la Marimba Infantil Chogostera que se distinguieron por su profesionalismo al deleitar a la asistencia con melodías como Veracruz, de Agustín Lara y el danzón Juárez, entre otras.
Entre versadas, redobles, mudanzas y tangueos la fiesta dio inicio un día antes, con la partición en los dos días de festival de 20 agrupaciones de son jarocho, diferentes estilos de tocar nuestra música tradicional como Patricio Hidalgo y Afrojarocho, Tirso López, Nicomedes Pacheco y Familia, Sol de Amanecer, Café Café, Sonex, Ampersam, entre otros. En el segundo día el Centro de Documentación del Son Jarocho presentó los trabajos musicales producto de la enseñanza como Lluvia de Oro, La Marimba Infantil y también en los que trabaja esta institución en la producción escénica como JarochoBarrio, Flor de Uvero y Los Cojolites, estos últimos acompañados de Natalia Lafourcade con quienes canto Nada es Verdad, la nueva composición del grupo y que es parte de su nueva producción llamada «Rema Rema», además de «Un derecho de Nacimiento», «Mi tierra Veracruzana» y «Sembrando Flores», que fue coreada por los miles de asistentes.
El Festival del Son Jarocho en Jáltipan Veracruz se consolida como un evento cultural de gran alcance luego de que más de 5 mil personas se concentraron durante los dos días para atestiguar la participación de grandes soneros de México, la presencia de la artista de renombre internacional Natalia Lafourcade.
El festival arrancó con una muestra gastronómica que lidera Doña Anita Guillén y un grupo de mujeres oriundas de la región y de la comunidad de Aguacatepec, de la isla de Tacamichapan, que fue inaugurada por Natalia Lafourcade dónde se rescató la degustación de platillos representativos de la región como Tochowahui, totopos de frijol, tostones de plátanos fritos, mole vaquero, tortuga en moxtle, tamales de elote y chanchamitos, la bebida tradicional popo (cacao), guajolote horneado, entre otros platos que fueron la delicia de los asistentes, incluyendo los postres que hizo Nora Lara y el taller Dulce Son, dirigido a niños y adolescentes de la localidad.
En lo artesanal se contó con la presencia de artesanos de Veracruz, principalmente con artesanías producida en las comunidades indígenas y este año contando con la participación de las tejedoras de Juchitán y la región ístmica, a través de la organización El Baúl de Victoria, en apoyo a la reconstrucción en el istmo. También las producidas por Leocadia Cruz, Tia Cayita, fundadora también del Centro de Documentación del Son Jarocho.