El abuso fortaleció a Ely Guerra

CIUDAD DE MÉXICO
Ahora que mujeres del medio artístico han levantado la voz contra el abuso, la cantante Ely Guerra ahondó que si bien el tipo de abuso que ella sufrió no fue sexual, sí lo fueron los comentarios que en su momento quisieron herirla.
“(Fue) En lo típico, en la misoginia. ‘Estás guapona, entonces creo que puedo conducirme de manera sexual contigo, que puedo minimizar tu inteligencia, creo que puedo creer que no cantas, que no tocas y ese tipo de cosas…’ Hice una mención de cuando me pelé a rape, el presidente de donde yo estaba me dijo: ‘¡Ay, te confundí con Aleks Syntek’. Me parecen comentarios totalmente fabricados para herirte y para hacerte sentir menos”, explicó en entrevista.
Admitió que fueron precisamente ese tipo de conductas lo que la ayudó a hacerle honor a su apellido y darle forma a su carácter.
“Todo eso me construyó, me hizo fuerte y me explicó quién era yo y que no quería formar parte de ciertos sectores. Yo prefiero ser un espíritu libre y a pesar de que soy muy guerrera y muy entrona, yo también sé cuándo no quiero estar en guerra y luchar por cosas que no hay necesidad de luchar. El camino independiente, que no ha sido nada sencillo, ha sido muy agradable, me hizo libre”.
La intérprete de “Quiéreme mucho”, cerrará su gira “El Origen” de la mano del músico Nicolás Santella el próximo 22 de marzo en el Teatro Metropólitan, y agradeció que sus fans sigan haciendo su música parte del soundtrack de sus vidas. “Se siente increíble, yo creo que es el mejor regalo porque finalmente nuestra música toca emociones y convive de una manera real, que es poesía que se transmite de boca en boca y que dejó de ser mía para ser tuya. Tú la integras a tu realidad y eso es un regalo maravilloso”, enfatizó.
Guerra se prepara también para lanzar un nuevo disco este año en donde el uso de su voz así como la composición de las letras, la llevarán a explorar una nueva faceta, que espera sea bien recibida.
“No supe cómo he encontrado los elementos para armarlo, ha sido muy misterioso todo pero también un regalo de Dios porque ha sido todo muy de instrucción. Yo no estudié, yo no sé escribir en partituras, yo no tengo idea del músico clásico en su origen, yo soy músico popular. Fue un reto desde mi ignorancia, ha sido despojar miedo tras miedo y ha sido entender que yo tengo un instrumento poderoso”.
Sobre la posibilidad de volver a cantar con otras exponentes de la música que han adquirido popularidad, explicó que no es algo que busque por el momento, pero agradece cada vez que ha tenido la oportunidad de trabajar con cada una de ellas.
“La realidad es que nunca tengo esta ansiedad. Somos una comunidad súper unida y yo he cantado con las grandes de las grandes, creo que con todas he cantado (Natalia Lafourcade, Carla Morrison) a excepción de Mon Laferte, a quien ya tuve la oportunidad de decirle en un tuit “Te quiero”; pero he cantado con Eugenia, con Tania, con la Zabaleta, con Regina, con Julieta en giras y con mujeres maravillosas que han impulsado cada uno de los átomos de mi ser para ayudarme a ser quien soy, que además de todo, nos hemos mezclado con agrado para ser quienes somos en conjunto”, indicó.