Dale Dale – Des “vía” veracruzana

Des “vía” veracruzana
Entre las listas de los últimos traidores que salen a la luz, ya de manera “oficial” para el PRI, está el ex dirigente estatal de este partido en la pasada elección a gobernador, Amadeo Flores, con su dizque asociación “Vía Veracruzana”, que nunca le aportó votos al PRI, pero que le servía para salir a la luz, buscar amarrar un hueso, así como de paso pedir un dinero para sus comidas y sus agremiados, que usaba a discreción de él y su familia. Se recuerda el señalamiento de los recursos que des”vía”ron Amadeo y sus cercanos en la campaña de Héctor Yunes a gobernador, a quien engañaron, quedándose con lo de la movilización y la “estructura electoral” de la elección del 2016.
Y luego de que por años hubieran recibido múltiples beneficios del PRI, ahora resulta que se reunieron en el Hotel Fiesta Inn de Boca para levantarle la mano al hijo del gobernador que es candidato del PAN, en donde los Amadeos Flores, papá e hijo, junto con Mario Tejeda y unos cuantos más que sirvieron de relleno para el acto protocolario de campaña, en donde olvidaron las chambas y millones de pesos que el PRI les dejó, no sólo para Amadeo papá, sino para su hijo también, a quien no sólo le dieron durante el gobierno de Fidel Herrera, a Amadeo Flores Jr. entre múltiples beneficios: una notaría, que ni trabaja, porque la tiene con un adscrito, ya que todavía Javier Duarte lo hizo magistrado, cargo que todavía ocupa y cobra.
Así que son de los que no se cansan de vivir del erario público a costa de lo que sea, incluso de ser chaqueteros.
“Cuesta abajo”
La que acabó muy molesta, llorando como en un viejo y clásico tango, fue la ex alcaldesa de Veracruz, Carolina Gudiño, al no haber sido incluida para ocupar un lugar en la lista para diputadas locales plurinominales, cuando por años ha recibido cargos para ella y su familia: el esposo, el papá, el hermano y hasta su comadre Ángela Perera fueron beneficiarios de múltiples chambas y jugosos sueldos más sus extra$$$. Ahora que les toca poner esfuerzo sin retribución, salen llorando.
Otra que se enojó, pero que se mesuró de no mostrarlo públicamente o en redes sociales, fue la ex alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales, quien sigue de delegada del ISSSTE. Ni modo, ya pasó su “turno al bat”.
Y no es cuestión de capacidad política ni de trayectoria, sigue siendo más un tema de relaciones y “dedazos”, si no que le pregunten a Anilú Ingram, a quien le regalaron una diputación federal plurinominal, por puros méritos????