Dale Dale – Los Pepes, cómodos y aferrados en el tercero

Los Pepes, cómodos y aferrados en el tercero
Cuando destaparon a José Antonio Meade como candidato dizque independiente a la Presidencia de México por el PRI, aquí en Veracruz muchos pensaron que la amistad y cercanía con su tocayo y ex compañero en el ITAM, candidato del mismo partido a gobernador, José Francisco Yunes Zorrilla, promovería una sinergia entre los dos candidatos que potenciaría las campañas de ambos, que el respaldo de Meade a Yunes Zorrilla compensaría la mala situación del PRI en Veracruz después del desastre duartista.
Pero ni de lejos resultó así, tampoco Pepe Yunes ha empujado hacia arriba a Pepe Meade en nuestro estado.
Los dos candidatos se ven muy lejos de la única meta y objetivo, ganar la elección el primero de julio.
Meade, con una carrera totalmente burocrática, pago durante la primera mitad de su campaña su inexperiencia, no supo cómo avanzar del tercer lugar en el que arrancó, muy lejos del puntero AMLO, más de 30 puntos abajo, ni siquiera se acercó al segundo lugar, Ricardo Anaya del PAN. Cabe reconocer que en este lapso de campaña, Meade mejoró su discurso y asumió una actitud más agresiva y combativa en contra de sus adversarios, sin embargo, el no desmarcarse del gobierno priista de Peña Nieto, del cual fue un miembro distinguido, resultó un lastre con el que no pudo y aunque ha relanzado dos veces su campaña, nomas no ha podido salir del tercer lugar.
Pepe de Perote también atrás
Pepe Yunes ha sido lo contrario a su tocayo y amigo Pepe Meade, toda su carrera es política y ha sido candidato durante más de 20 años, seis veces. Empezó de presidente municipal de su terruño, Perote, por donde también ha sido dos veces diputado federal y una local; y dos veces candidato a senador por nuestro estado, en el 2006 perdió. Con seis campañas propias y otras ajenas, de cuando fue presidente estatal del PRI, con su conocimiento de la geografía política de Veracruz, sus relaciones supuestamente al más alto nivel con el gobierno federal, esperábamos un candidato experto y con fuerte liderazgo. Ha sido decepcionante, aun considerando el handicap en su contra por el desastre duartista, simplemente Pepe Yunes se la lleva suave, no se moja ni se acalora y no se ve que vaya a remontar del tercero en la contienda.
Dentro de su equipo de campaña, Yunes Zorrilla trae un director técnico (de campaña) extranjero que no aporta nada sustancial, ni de estrategia ni de tácticas, tampoco se ve una actitud entusiasta en los operadores políticos locales que lo acompañan, se respira un ambiente de conformismo aletargante en sus actividades.
Una verdadera lástima, se le veía en el papel como el más experto y preparado.