Arrancan las fiestas en honor a María Magdalena

Redacción AZ
Con la recepción de los habitantes que acudieron por la flor de cucharita para la elaboración del arco floral, dieron inicio las fiestas patronales en honor a María Magdalena, que llegarán a su punto culminante del 18 al 23 de julio.
De hecho fue a las cuatro de la mañana que se realizó la ceremonia de despedida de los floreros, y a la una de la tarde de este domingo tuvo lugar la recepción de la flor, que se celebró con un colorido desfile por la calle principal de la cuadrilla de payasos Xicochimalco.
El tradicional tapete de aserrín se realizará el próximo 19 de julio, el arco floral se colocará en la parroquia del lugar el próximo 20 de julio, el 22 de julio a las doce horas, contra viento y marea, se realizará la capea de toros de lidia y a las 16:30 horas la gran corrida de toros.
Cabe destacar que desde el 30 de junio se lleva a cabo la velada del vestido que portará la patrona el día 1 de julio, ya que cada día del mes de julio la Patrona de los xiqueños luce una prenda diferente donada por alguna familia xiqueña como agradecimiento por algún favor recibido.
Son tantas las personas que desean obsequiar un atuendo, que en promedio hay que esperar hasta tres años para tener la gracia de hacer este regalo.
Se calcula que esta fiesta patronal tiene más de 200 años y uno de sus puntos culminantes es la construcción del arco floral que adornará la entrada de la iglesia del pueblo, en la que algunos pobladores han participado durante poco más de 70 años.
La estructura de la ofrenda floral consta aproximadamente de dos largueros de quince metros de alto y cinco de ancho, forjados con madera, bejuco de uva y coyuyo, adornada con flor de cucharita.
Es a mediados de junio de cada año cuando más de 150 personas levantarán la ofrenda, acompañadas de unas cinco mil más que acompañan el recorrido desde el sitio donde fue elaborada hasta el atrio de la iglesia donde se colocará finalmente.
Cada dibujo en la ofrenda floral tiene un significado. En la parte alta estará la cruz, que simboliza la fe, sigue la aureola o diadema de María Magdalena, que depositan los xiqueños como una ofrenda artesanal.
Abajo está Dios Padre, que reina en todo el universo; después se encuentra el ornamento dedicado a Jesús. Más cerca del arco está la paloma, que representa al Espíritu Santo, que otorgó del don de las lenguas a los apóstoles.
Le sigue la Puerta de la Fe que reúne a todos y representa a la iglesia de Jesucristo. En este punto el arco estará adornado por 25 flores, que forman el ornamento del pórtico del templo.