Asuntos Públicos – Embisten Yunes y Edel para tomar el Poder Judicial

Eduardo Coronel Chiu

Embisten Yunes y Edel para tomar el Poder Judicial

El asalto al Poder Judicial, en grado de tentativa. Todo indica que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en los estertores de su gobierno, persiste en mantener el control del Poder Judicial del Estado en combinación con su agente político y de negocios en esa institución, el magistrado Edel Álvarez Peña, y que ya está en marcha la operación madruguete para nombrar 12 nuevos magistrados, agradecidos e incondicionales como garantes de la prórroga de su influencia en la administración de justicia en Veracruz durante los próximos 10 años.
El apremio es que en breve perderán el poder. Como se anticipaba, la careta del Yunes demócrata que ofreció una transición del poder respetuosa al gobernador electo Cuitláhuac García se cayó una vez que afloraron los intereses en el Poder Judicial; el mismo Edel enseñó el juego obvio al requerir al gobernador que propusiera 12 magistrados (de las 23 plazas que ha desalojado desde que asumió la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia), por ser una situación “apremiante”. Este apremio es evidente no tiene que ver con la calidad del servicio judicial que han desmantelado, sino con la urgencia de consumar la conquista antes de que concluya el gobierno de Yunes (1 de diciembre), pero sobre todo hacerlo ahora con legislatura saliente (4 de noviembre), subordinada al Ejecutivo bajo la mayoría de los diputados del PAN y su aliado PRD.
La propuesta negociada
Trascendió ayer que la propuesta de los 12 magistrados ya la envió el gobernador a su dócil Congreso, y por lo que se ve ya la tienen planchada. Aunque los nombramientos requieren ser aprobados por una mayoría calificada (34 votos de 50), la composición actual de las bancadas del PAN (21), PRD (5) y las cooptaciones, si les llegan al precio como parece ser el caso, excepto los 10 diputados de Morena, les asegura la votación que necesitan. En ese sentido no es casual que el diputado del PRI, Carlos Morales, haya salido ayer a defender la necesidad de procesar los nombramientos de magistrados al agrado de Miguel Ángel Yunes, dejando abierto que también se podrían comer antes de irse el resto del paquete de nombramientos pendientes.
El diputado Carlos Morales, por cierto de Perote, donde intentó reelegirse y perdió, es del equipo del también perdedor candidato a gobernador Pepe Yunes, de su línea, lo que pinta el arreglo de la bancada del PRI, 8 diputados para complacer a Yunes Linares. El plan de blindaje, como la lucha, sigue.
Hoy tratarán el asunto de los nombramientos en la sesión previa de la Junta de Coordinación Política y su inclusión en la orden del día de la sesión del Congreso de este jueves.
Morena rechaza madruguete
Tanto el dirigente estatal de Morena, Manuel Huerta, como el diputado local por Coatzacoalcos, Amado Cruz Malpica, reelecto para el cargo, han rechazado la pretensión del gobernador de nombrar magistrados afines y demás cargos vacantes en organismos autónomos y del sistema anticorrupción, aprovechándose de la mayoría de su partido en el Congreso saliente. El contrapeso de Morena en la actual legislatura, aunque invariablemente se mantuvo como oposición a Yunes, es insuficiente; su bloque de 10 diputados, como ocurrió con todas las decisiones, no impide el mayoriteo –le usurparon, como se recuerda, la presidencia de la Junta de Coordinación Política del congreso, que por ley les correspondía–. La cooptación del PRI hace aún la diferencia: los exhortos de Huerta a los diputados para que no acepten los sobornos del yunismo, vía Sergio El Bailador, son llamadas a misa.
El agandalle de Yunes (en este caso con Edel) y sus bancadas mayoritarias del Congreso provocará el conflicto en la transición. Por cierto que el gobernador electo Cuitláhuac García no se moría de ganas de que Yunes lo reconociera como gobernador electo –basta el resultado de la votación y las constancias de las autoridades electorales– y sobre la invitación que aquel le hizo a dialogar, sólo dijo que le llamaría para ponerse de acuerdo, pero siguió su agenda sin hacer el contacto. Como ya sacó la uñas Yunes, a ver qué hace Cuitláhuac.
La lista del clan
los 12 agraciados propuestos para magistrados son en su mayoría una mezcla de juristas vinculados al PAN, al gobernador Yunes, jueces del clan de Edel, algunos con servicios directos prestados en la campaña de procesos penales contra duartistas. Todos incondicionales, garantizan de entrada la reelección de Edel como presidente de Tribunal Superior de Justicia y los privilegios asociados, el negocio y la impunidad. Entre los panistas se identifica a Lauro López Zumaya, representante de ese partido en órganos electorales, Ángel Ramírez Bretón, actual director jurídico del Congreso al servicio de Yunes y Sergio El Bailador, y Rosalba Rodríguez Rodríguez, candidata a diputada del PAN-PRD por Acayucan en 2016; de los jueces operadores de las causas penales contra los duartistas, la juez Alma Aleida Sosa y Marco Antonio Rodríguez Lobato, obvio pago de servicios, otros jueces, vinculados a Edel, han recibido señalamientos de corrupción en casos controvertidos, como Ludivina García Robles, Claudia Resendiz, un notario amigo del sur, Javier Castellanos Chargoy, y hasta el consejero jurídico del gobernador Miguel Ángel Yunes, Rafael Moreno Azamar, entre otros. Todos incondicionales, garantizan el año entrante la reelección de Edel como presidente de Tribunal Superior de Justicia y los privilegios asociados, el negocio y la impunidad.
Ya veremos si logran imponerlos y a qué costo para la transición de gobierno y la estabilidad. Sin duda el asalto fraguado por Yunes y Edel al Poder Judicial (y el resto de nombramientos para blindaje) es una provocación al grupo político de Morena.