Asuntos Públicos – Reformismo AMLO

Eduardo Coronel Chiu

Reformismo AMLO

En las primeras propuestas de reformas legales, destacan gobierno austero, reorganización administrativa y combate a la corrupción. Sin necesidad de hacer un pacto con la oposición, al menos para impulsar las reformas legales que no requieran modificar la Constitución Política del país, ayer el virtual Presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador, reunido con los legisladores electos de su coalición Morena-PES-PT, que serán mayoría absoluta en el Congreso de la Unión a partir del 1 de septiembre, enlistó su primer paquete de iniciativas para convertir sus ofertas electorales en medidas de gobierno.
La austeridad va en serio
Buscando de inmediato contrastarse con la opulencia de los altos servidores públicos que tanto ha criticado, AMLO, quien ya había anunciado bajará su sueldo como presidente a la mitad de lo que hoy gana Enrique Peña Nieto, quien percibe 142 mil pesos netos, es decir AMLO ganaría ¡71 mil pesos netos al mes!, consternó a los escuchas. Propuso elaborar una ley de sueldos máximos para aplicar en los tres poderes, situación que ya debe haber creado gran preocupación no solo entre los servidores públicos que van a ingresar, sino entre los que ocupan cargos de elevada remuneración en los otros poderes y en órganos autónomos. Aunque ya existe en la Constitución (artículo 127) que en la nación ningún servidor público podrá recibir una remuneración mayor a la establecida para el Presidente de la República en el presupuesto no se aplica, poniendo como barrera que no hay una ley reglamentaria. Así que con esta ley reglamentaria propuesta ayer por AMLO les va a doler el bolsillo, austeridad a fuerza.
En la misma línea de la austeridad planeó AMLO una reforma para ajustar la estructura administrativa y ahorrar en el gasto público; lo que implica fusionar áreas, eliminar subsecretarías, direcciones y organismos, sin afectar al personal sindicalizado, enfocada a los niveles más altos de la administración. Incluyó la desaparición de las delegaciones federales, su reconversión en coordinaciones generales del Gobierno Federal. Estas medidas típicas de una reforma administrativa tendrán que aterrizarse y ver cómo queda el enorme y costoso aparato burocrático, su viabilidad funcional en nuevo diseño orgánico y los ahorros presupuestarios reales que representan. Por ahora, AMLO, que prescindirá del avión presidencial y no vivirá en Los Pinos, persiste en ese tema de campaña.
Combate a la corrupción, endeble
No obstante que el tema ha sido uno de los favoritos de AMLO, su propuesta fue muy limitada. Se centró en las reformas la ley penal para considerar delitos graves, sin derecho a fianza, la corrupción, el robo de combustibles y el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades. Faltó un diagnóstico elaborado de la corrupción, causas, áreas y debilidades –el discurso de que todos roban es insuficiente para un programa–, igual que una evaluación crítica del sistema anticorrupción existente y las medidas para su combate eficaz. La prédica con el ejemplo, si el “presidente es honesto y no roba, los de abajo tampoco lo harán”, no basta para contener la corrupción sistémica. Tendrán que trabajar más este programa, porque en el esquema AMLO, los ahorros de la corrupción junto con la austeridad son los pilares del financiamiento para otros de sus programas prioritarios que hoy carecen de sustento presupuestal.
Otras propuestas
Como parte de la agenda legislativa inicial, AMLO también propuso a sus futuros congresistas la creación de una Secretaría de Seguridad Pública, sacar esa área de la Secretaría de Gobernación y restaurarla al rango que tuvo en los gobiernos de Fox y Calderón. Se limitó a este solo aspecto, sin abordar la nueva estrategia de seguridad pública, prioritaria para bajar los niveles de violencia criminal en el país. Enlistó además el traslado del estado mayor presidencial a la Secretaría de la Defensa, la derogación del fuero –cambio que requiere de reforma a la Constitución–; establecer la consulta para revocación de mandato y reforzar los mecanismos de democracia directa. En cuanto a la educación, insistió en la modificación o revocación de la reforma educativa y garantizar la educación superior como pública y gratuita. Igualmente buscará revocar el reciente decreto de privatización del agua. Se refirió al paquete económico –Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos para 2019, el cual todavía formulará el gobierno de Peña pero aprobará el congreso de los Morenos. Este Presupuesto de Egresos, según lo que acordó AMLO con Peña, incluirá los aumentos en las pensiones para adultos mayores y becas para jóvenes; pero no llevará partida para las pensiones de ex Presidentes de la República. La república amlorosa va.
AMLO-Yunes en la Conago
Hoy que AMLO, reconocido Presidente de la República electo, se entreviste con los gobernadores del país agrupados en la Conago, si Yunes acude, tendrán ambos que tragar sapos, representar su papel de actores políticos civilizados, aparentar que han quedado atrás los agravios mutuos, la guerra en que se enfrentaron por el poder político de Veracruz. Para el perdedor, la “lucha sigue”, aunque sus bases de poder se desvanecen con el agotamiento de su periodo constitucional, para fortuna de los veracruzanos, sus dos años fenecen el 30 de noviembre próximo. Para AMLO, en el vertiginoso ascenso de su ciclo político, es el hombre del momento en México, y eso que asumirá la Presidencia de la República hasta el 1 de diciembre. En su campaña, AMLO señaló reiteradamente la corrupción de Yunes Linares, y aunque dijo que él no es rencoroso, que lo suyo no es la venganza, tampoco es un buen inicio para un gobierno darle amnistía a los políticos corruptos; la reconciliación de país, tras el combate electoral, mal se verá, si de entrada concede impunidades. No se trata de venganza, sino de rendición de cuentas. Por lo pronto, se verá si AMLO al acercarse Yunes se cuida la cartera.
Huerta, súper delegado
Le tocó premio gordo a Manuel Huerta Ladrón de Guevara. De la tómbola de AMLO para los operadores políticos de Morena que contribuyeron a su arrollador triunfo en los estados de la república, Huerta se sacó la súper delegación federal de Veracruz. Lo nombró Coordinador General de Programas de Desarrollo en el Estado, el nuevo órgano que integrará las funciones de todas las delegaciones federales que van a desaparecer con la reorganización administrativa con fines de austeridad. Aunque todavía no se conoce el plan de simplificación y la forma en que buscarán meter en un solo saco funciones federales delegadas de muy diversas materias, desde relaciones exteriores, trabajo, economía, educación, desarrollo social, migración, etc., AMLO comenzó a recompensar a su tropa. La talacha de Huerta recibe reconocimiento. Ni modo que nombraran a los del PAN o del PRD o del PRI.