Asuntos Públicos – Entrega-recepción: farsa en vez de civilidad

0
58

Eduardo Coronel Chiu

Entrega-recepción: farsa en vez de civilidad

A falta de civilidad y todavía negación de lo inevitable, que deberá entregar el Poder Ejecutivo a Cuitláhuac García, un gobernador emanado del partido Morena, con el que está enemistado, el gobernador saliente, Miguel Ángel Yunes Linares, optó por un simulacro de transparencia y rendición de cuentas; se inventó un “comité ciudadano de vigilancia y seguimiento del proceso de entrega-recepción de las dependencias y entidades de la administración pública 2016-2018”.
Este grupo de 7 ciudadanos, ingenuos o comparsas, que ayer se instalaron con un montaje de propaganda oficial, integran un comité carente de legitimidad y de atribuciones para la entrega-recepción del gobierno. Su actuación, que será “honorífica” –debajo del agua algo les darán–, no tiene ningún efecto legal ni importancia política; obviamente no sustituyen a la autoridad electa; fueron designados por el gobernador Yunes con base en un decreto por el mismo emitido recientemente; dicho comité de vacilada será coordinado por el contralor del estado, es decir, sujetos a la información que quieran proporcionarles. Además, obligados a guardar reserva y confidencialidad, como si fueran a enterarse de algo ¡no vaya a ser!
Los del comité ciudadano no llegan ni a mirones de palo; solo verán informes maquillados, son una pantalla del gobernador, un espacio de su propaganda, “avales a modo”, sin credibilidad, vanos intentos para cubrir el vacío de la transición. Es de todos sabido que no hay comunicación con el gobernador electo Cuitláhuac García, como tampoco se pueden ocultar las tirantes relaciones con los líderes de Morena en el estado, quienes acusan al gobierno de Yunes, si no de ser responsable directo de las agresiones recibidas, incluido un reciente homicidio doble en Coatzacoalcos, sí de omisión para garantizarles seguridad.
La entrega-recepción legal
Si bien es cierto que el proceso de entrega-recepción de la administración pública previsto por la ley inicia a partir del 1 de noviembre próximo, nada impide que comience antes, ya que no se trata aún de la transmisión del poder, sino de que el gobierno que sale comparta información relevante con el gobernador electo; contrasta la actitud recelosa y evasiva del gobierno de Yunes a nivel del estado con la colaboración y civilidad mostrada por el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto respecto del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Aquí habrá que esperar hasta el 1 de noviembre para que, obligado por la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, el gobierno de Yunes cumpla con las disposiciones para la transmisión y continuidad de los asuntos de la administración pública.
Una de las principales reglas (artículo 58, fracción IV) dispone que el gobernador y titulares de dependencias “informarán al gobernador electo o a quienes éste designe, sobre el estado de los asuntos que tengan encomendados, realizando con ellos las juntas de trabajo que se requieran, de preferencia fuera de los horarios de labores”.
Pero la realidad del estado en que Yunes entregará la administración se conocerá cuando se inviertan las relaciones de poder. Sobra decir que la entrega-recepción no lo libera de responsabilidades a los salientes; su rendición de cuentas –no la farsa de ayer– apenas comenzará después del 1 de diciembre. La nueva edición de que los carniceros de hoy serán las reses del mañana.
Entre foros y exhortos se cae la Reforma Educativa
En el forismo de la transición, hay que llenar el tramo con escenificaciones y expectativas, la consulta por el acuerdo educativo llegó ayer a Veracruz. Pese a que es muy conocida la postura de López Obrador sobre la reforma educativa y de que sobran los diagnósticos y propuestas alternas de política, el próximo secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, desempeña el papel del maestro de ceremonias y recolector del diálogo con el sector magisterial y la sociedad en general. Nada nuevo, Moctezuma reconoció el rezago de Veracruz y ofreció que habrá apoyo prioritario para mejorar la educación; por su parte, el gobernador electo Cuitláhuac García repitió el aviso de inminente derogación de la reforma educativa promovida por el régimen saliente.
En otro espacio público del debate sobre la educación, en la Cámara federal de Diputados, la bancada mayoritaria de Morena, junto con el PT y el PES, la coalición que avasalla, aprobó ayer un punto de acuerdo en el que se exhorta a todas las autoridades educativas del país –federales y estatales– a suspender de manera inmediata e indefinida la evaluación educativa y los procesos de sanción asociados. Pretender que desde ahora se frenen las evaluaciones para el ingreso la promoción, el reconocimiento y la permanencia en los puestos, mientras no se revise y, en su caso, reforme el marco normativo aplicable. A ver qué responde el gobierno de Peña.