“El desayuno muy apenitas”, dice Pedro Sola sobre visita a Los Pinos

0
5

CIUDAD DE MÉXICO
Luego de que el pasado 27 de noviembre el elenco de “Ventaneado” fueran invitados a Los Pinos para una visita social con la que fuera la primera dama, Angélica Rivera de Peña, el conductor Pedro Sola relevó en su canal de YouTube que en la casa le dieron de comer “muy poquito” aunque muy bueno.
Sola señala que aproximadamente tres semanas atrás del dicho suceso, la señora Pati Chapoy había recibido una llamada en la cual invitaban a los conductores a un desayuno en el complejo cultural.
Reveló que a su llegada, personal del Ejército los recibió y pidió dejar los celulares, lo cual, asegura, le pareció “una maravilla”.
Confesó que su entrada fue por la parte trasera y que la primera que los recibió fue una hermana de Angélica, sin decir en ningún momento de quién se trató, poco después llegó la ex primera dama para recibirlos.
Luego de una pequeña charla, Pedro contó que fueron llevados al comedor y él se sentó del lado derecho de Rivera y Pati del lado izquierdo. “Muy destartalados ya los Pinos y ya no había absolutamente nada”, así se expresó el conductor al revelar que la casona no estaba en óptimas condiciones.
“Hasta las cortinas de las salas estaban medio chuecas”, remató. “Tengo que confesar que el desayuno.. muy apenitas”, sostuvo Sola. Narró que frente a ellos había unas charolas pequeñas con dos mini panes.
El menú fueron chilaquiles con huevo, a lo que Pedro enunció “ay amigos, así”, haciendo con las manos un circulo diminuto para ilustrar la proporción del alimento.
“Pero ni modo, no íbamos por hambre”, añadió.
A lo largo del video, el comunicador aseveró que Rivera no la ha pasado muy bien durante el sexenio de su esposo, pues asegura “ha sido una mujer que ha vivido encerrada en su casa de Los Pinos”.
Aunque, también con efusión, agregó que la esposa de Peña es amiga de la reina Letizia de España, de la reina Margarita de Dinamarca y que con la esposa del presidente de China se lleva muy bien, finalizó diciendo que con esta última se lleva de “a cuartos”.
Finalmente, Pedro contó una anécdotas: Que a Angélica Rivera se le había antojado comer tacos y que se le dio aviso al personal de seguridad, pues ella no quería estar rodeada de guaruras durante su estancia en la taquería, por lo que pidió discreción pero se llevó una sorpresa al darse cuenta que el taquero que cortaba el trompo al pastor, el que lavaba los trastes, el que hacía los jugos, el mesero y demás personal eran empleados del Estado Mayor Presidencial. “Pero pues ni modo, ese es el precio por ser la primera dama del país”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here