Realiza JazzUV taller intensivo de percusiones

0
6

Xalapa

El Centro de Estudios de Jazz de la Universidad Veracruzana (Jazzuv) realizó un taller intensivo impartido por el percusionista cubano Marvin Diz Aballí, quien se describe como un luchador por la evolución musical en su país, conservando los rasgos intrínsecos y tradicionales.
El taller se desarrolló en días pasados y asistieron estudiantes del Jazzuv, de la Facultad de Música, del Instituto Superior de Música del Estado de Veracruz, así como académicos y percusionistas residentes en esta ciudad capital, quienes trabajaron para perfeccionar tanto la percusión de mano (tumba, bongó y batá) como la de baqueta (batería y timbal).
Marvin Diz es considerado en el mundo como un percusionista destacado, particularmente en Nueva York, donde reside. Ha trabajado con músicos como Brian Lynch, Jojo Mayer, Bobby Carcases, Armando Manzanero y Mark Weinstein. Además, en su primer disco como solista, Habla el tambor (2018), participaron “una estelar lista de músicos”, tal es el caso de Giovanni Hidalgo, Brian Lynch, Osmany Paredes, Miguel Valdés y Pedrito Martínez.
Marvin Diz compartió cómo se inició en la música y los desafíos que ha enfrentado en su andar por el mundo del arte. Comenta lo que significó su salid de Cuba, en 1999:
-Significó mucho, porque era un momento difícil por el cual estaba pasando Cuba y era un momento que significaba decidir muchas cosas, como lo fue el aspecto educacional pues tuve que parar para irme. Era la única alternativa para tener una vida mejor, ayudar a mi mamá, a mi familia, visualizar sueños. Significó mucho.
-¿Qué sueños visualizaste?
-La oportunidad de dar un paso hacia adelante, porque a pesar de que Cuba es un país que te brinda muchas oportunidades, sobre todo en la música, te limita por el contexto político. Es una energía que indiscutiblemente, de una manera u otra, te frena. Es algo interesante, porque a veces sales de tu país pensando que encontrarás otra cosa y te das cuenta de que realmente no vas hacia adelante, sino hacia atrás. A veces hay más límites dentro de otros contextos culturales, que dentro de los de uno mismo; pero para mí aquel momento fue una oportunidad única de salir y uno piensa que saliendo te encontrarás con lo que soñabas, pero no.
-¿Cómo te iniciaste en la música?
-Mi proceso en la música fue bien interesante. Vengo de una familia donde había músicos, mi tío Armando Aballí, que fue fundador de Danza Nacional de Cuba, y mi tío Agustín Aballí, un rumbero excepcional; ellos le dieron el contexto musical a la familia. Yo no quería estudiar música porque al gustarme la percusión tenía la presión de que me iban a comparar con mi hermano (Miguel Valdés). Fue interesante, porque en la secundaria yo me enfoqué en prepararme para entrar a la escuela militar de Cuba (Escuelas Militares “Camilo Cienfuegos” y les dicen “Los Camelitos”).
”Los Camelitos estaba enfocada a un proceso militar, por el cual pasabas tu preuniversitario y a partir de ahí escogías una carrera militar y demás. Yo entré y solamente duré tres semanas. El salir fue como un encuentro conmigo mismo, porque me pregunté “qué realmente quiero hacer”, eso fue a los 16 años. Fue una decisión fuerte porque un día me levanté y le dije al Coronel Director de la escuela “me voy”.
-En el taller citaste mucho la palabra “folclor”, ¿qué significa para ti?
-Para mí el folclor es todo. Si hablamos dentro de un contexto cultural, es lo que identifica a un país, es lo que le da vida, nombre, cultura, armonía, sentimiento.
-¿Ves que los jóvenes, como en Cuba, trabajan por estar encima de sus raíces musicales, de su folklor?
-Eso está pasando con el folclor de todos los países latinoamericanos. Es una gran lucha la que hay que hacer para mantener eso activo y vivo, porque se está perdiendo y cada vez se pierde más. Son muchos los contextos que influyen en eso. El contexto educativo, en el cual siempre ha estado el folclor, porque generalmente es la parte cultural que está más arraigada a una clase social más baja; entonces, nadie que está en un proceso académico quiere toparse con esa clase social baja, y es ahí donde comienzan a perderse los valores de un contexto cultural”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here