Desde la butaca – Zoe

0
3

Cinéfilo Irredento

Cole Ainsley (Ewan McGregor) y Zoe Navin (Léa Seydoux) trabajan para la Corporación Relationist, creando una nueva generación de humanos sintéticos que funcionarán como acompañantes de personas solitarias. Pero quizás no están preparados para los efectos psicológicos de su labor.
No podría decir que Zoe sea una buena película, pero me sorprendió encontrar un relato romántico que incorpora múltiples conceptos de ciencia ficción como auxiliares para explorar el futuro de las relaciones humanas en la sociedad sobre-tecnificada que nos espera en unos años.
De hecho, parte del problema de Zoe es que incluye DEMASIADOS conceptos, haciendo su argumento un poco difuso e incierto sobre los temas que quiere examinar. Sin embargo me gustó lo que tiene que decir, y me impresionó la calidad general de su producción, incorporando excelentes actores y tangentes dramáticas para distinguirse de otras cintas sobre robots en busca de humanidad.
La gran diferencia es que en Zoe los androides ya recibieron el don de la humanidad sin haberlo pedido, y ahora deben enfrentar las consecuencias emocionales, que desde luego llegarán más lejos de lo que pensaron sus creadores.
El primero de esos conceptos semi-fantásticos es un sistema algorítmico diseñado para calcular la compatibilidad de una pareja con sorprendente exactitud, lo cual (teóricamente) reducirá el número de divorcios y corazones rotos. Pero aún existe el problema de personas tímidas o solitarias que no encuentran pareja, de modo que Cole Ainsley (Ewan McGregor) y Zoe Nevin (Léa Seydoux) trabajan en la solución lógica: robots que no solo imitan perfectamente la apariencia humana, sino las emociones que “sienten”, haciéndolos acompañantes cariñosos y absolutamente leales que jamás abandonarán a sus “dueños”.
El director Drake Doremus dedica parte de la película al triángulo romántico entre Zoe, Cole, y Ash (Theo James), uno de los primeros robots que realmente pueden confundirse con un humano gracias a su apariencia y empatía. Sin embargo, un robot consciente de su origen sintético podría deprimirse por la falta de libertad, o sentir afecto por alguien que no debería.
Como he mencionado, generalmente no me interesa el cine romántico; pero en este contexto de ciencia ficción encontré fascinantes los conflictos y reflexiones propuestas por Doremus y el co-guionista Richard Greenberg. La cinta emplea el formato de un romance convencional… pero la simple adición de robots y sus ambiguas nociones de libre albedrío cambian por completo la premisa. Aunque vale decir que muchos de estos temas se exploraron con mayor ingenio (y humor) en Star Trek: The Next Generation y Futurama (entre muchas otras series de ciencia ficción).
Finalmente, el tercer acto añade (innecesariamente) otro concepto que, al igual que los anteriores, podría cambiar el mundo para bien o para mal. Se trata de medicamento cuyos efectos simulan la sensación del “primer amor”. Así, las parejas que se hayan distanciado con el tiempo podrán revivir la magia de aquel primer romance, y recordarán por qué se enamoraron.
Como aficionado a la ciencia ficción, preferí ignorar tantos vectores sentimentales y enfocarme en el astuto mensaje sobre “ciencia fuera de control”, el cual nos recuerda que las mejores intenciones de los científicos pueden terminar en catástrofe cuando menos lo esperamos.
Entonces, Zoe tropieza con demasiadas sub-tramas, múltiples cambios de perspectiva, y varios predecibles giros que no causan el impacto esperado. Pero aun así disfruté sus audaces ideas, así como las actuaciones de un ecléctico elenco que incluye a Ewan McGregor, Léa Seydoux, Rashida Jones, Theo James, Miranda Otto, y Christina Aguilera (como una “sexbot” llamada Jewels).
Obviamente me gustaron más Ex Machina y Morgan, pero Zoe ofrece un punto de vista nuevo y bastante relevante para nuestro futuro. Aunque, por otro lado, es posible que el romance del siglo veintiuno no sea robótico, sino reducido a simples “apps” e interacciones con asistentes virtuales. Como sea, seguiré prefiriendo la soltería.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here