Asuntos Públicos – Aplazamiento

0
43

Eduardo Coronel Chiu

En su sesión de ayer, el Congreso del Estado, que controla la mayoría del partido Morena y sus aliados, finalmente no incluyeron en la orden del día iniciar la remoción del Fiscal General Jorge Winckler, como habían anticipado el presidente de la Mesa Directiva José Manuel Pozos, y varios diputados que dicen afilar la guillotina.
No se sabe si nos les corre prisa a la bancada de Morena para desahuciar a Winckler –aunque por declaraciones de funcionarios del ejecutivo pareciera una urgencia–, porque con frecuencia se les van los tiempos, o se les duerme el gallo; tanto se ha tardado los diputados en aprobar una reforma constitucional que no era necesaria, puesto que ya estaba la facultad para remover al fiscal del estado “por causas graves” –se hizo en una reforma previa que a 10 días de haber obtenido la declaratoria de cumplimiento de requisitos, votada por el congreso en mayoría calificada y por la mayoría de los cabildos de ayuntamientos–, se les volvió a dormir el gallo; resulta que la Secretaría de Gobierno, de quien depende la Editora del Estado, no ha publicado el decreto correspondiente en la Gaceta y por tanto, no ha entrado en vigor. Nadie se ocupó de que se publicara oportunamente, el agrónomo Patrocinio Cisneros, que ostenta el nombramiento de secretario de gobierno, anda todavía desencanchado y es un peligro para Cuitláhuac, prende cualquier mecha de conflictos como se vio en Chinameca.
Otra cuestión es si esta reforma servirá para echar Winckler, debido al principio de irretroactividad de la ley y por el alcance del juicio de amparo que promovió aquel para evitar su remoción, en el cual un juez de distrito le concedió la suspensión provisional contra los actos del Congreso. Pero si no, aun les queda la vía del juicio político, donde por cierto, la Comisión Instructora programó la audiencia de pruebas y alegatos para el miércoles de la próxima semana. Siguen aprendiendo, por ensayo y error, cómo sacar al Fiscal malquerido.
Recogen los Helicópteros
Lo que no les costó trabajo a los diputados fue quitarle a la Fiscalía los dos helicópteros donados al final del gobierno de Javier Duarte. Derogaron el decreto con el argumento de que no se perfeccionó la donación, ya que la Fiscalía no los recibió, supuestamente tienen comunicaciones de su oficialía mayor rehusando la donación por carecer de espacio y presupuesto para su mantenimiento. El acuerdo de ayer solo formalizó los hechos. Como los helicópteros estaban en el hangar del Gobierno del Estado en El Lencero, el área del gobernador ya los controlaba.
Comparecencia de organismos (no) autónomos
En las siguientes dos semanas, comparecerán ante comisiones del ramo los titulares de 5 organismos constitucionales autónomos. El miércoles próximo, acudirán, por separado, la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto, y el Auditor del Órgano de Fiscalización Superior, Lorenzo Antonio Portilla; a finales de mes la comisionada presidenta del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI), Yoli García, todos ya debidamente subordinados, con chaquetas de la 4T, bien dispuestos, como acostumbran para sobrevivir en la dorada burocracia, a la delación y el ataque a sus últimos jefes; fueron para su nombramiento duartistas, el pasado bienio, yunistas; ahora adoran (al hueso) con Cuitláhuac y se reportan dóciles con el coordinador que corresponda. Para el 30 de enero programaron la comparecencia del titular de la Fiscalía del Estado, si todavía anda por aquí, irá Jorge Winckler.
Los Refritos de Tarzan boy
Cuando menos en tres ocasiones el Secretario de Educación, el ex bailarín, presunto profesor y lic. en Comunicación (patito), Zenyazen Roberto Escobar, ha repetido el mismo discurso sobre las supuestas irregularidades en la entrega de plazas administrativas y docentes en la Secretaría ahora a su cargo, durante la pasada administración. Repite, como grabación, las adjudicaciones a familiares y otros beneficiarios, así como la plaza que se concedió el ex secretario Enrique Pérez y que al final canceló. Podría pensarse que hace play back, pero ayer dio un dato nuevo, para contener a los “aviadores” retuvo sueldos por 680 mil pesos quincenales o un millón 360 mil pesos al mes que se dejaron de pagar, ahorro que ya tiene dispuesto para ocuparlo en escuelas de localidades con necesidades, y como spot cursi y hueco recita “estaremos trabajando siempre por la niñez veracruzana”.
Lo que no dice es cuándo presentará en concreto alguna denuncia penal o realizará una determinación de responsabilidades administrativas para los ex servidores públicos que supuestamente incurrieron en abusos, ilícitos o faltas administrativas.
Tampoco dimensiona su rescate en el volumen de recursos que aplica la Secretaría de Educación de Veracruz. Si el Presupuesto de Egresos de esa dependencia el año anterior fue de 41 mil 897.4 millones de pesos, la cantidad que retiene por su “hallazgo” de aviadores no es relevante.