Empresa – Viene arancel al tomate en EU

0
14

Alberto Barranco

Fracasado, el viernes pasado, el último intento conciliatorio de México para frenar la negativa de Estados Unidos de renovar un acuerdo que suspende la aplicación de impuestos compensatorios a nuestras exportaciones de tomate rojo o jitomate, parece misión imposible ya detener la guillotina.
Comunicada al gobierno la decisión del Departamento de Comercio del país vecino el 8 de febrero, el plazo para pactar una eventual reversa vence el 9 de mayo.
El arancel para el ingreso de la hortaliza sería de 17.56%, por más que la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos tendría hasta noviembre para ratificar el castigo… o aumentarlo.
La decisión de cancelar el acuerdo cuyo origen se remonta a 1996, cuando se abrió una investigación por supuesto dumping o precio inferior al del mercado de origen, y que se ha renovado en cuatro ocasiones, llegó la presión de 50 legisladores, encabezados por Marco Rubio.
La exposición de motivos hablaba de un crecimiento del flujo del producto a su mercado, saltando de 32% a 54%, en tanto que las importaciones de productores locales a nuestro país habían decrecido de 65% a 40%.
El 90% del tomate rojo que el país del norte adquiere del exterior proviene de México.
En el caso de Canadá, este porcentaje alcanza 63.31%.
Para frenar el proceso que se ubicaba en su fase final, México aceptó que a partir de la vigencia del acuerdo el tomate se vendiera a un precio mínimo de referencia.
De aplicarse, el golpe sería traumático para los productores nacionales, en un escenario: en que la cosecha promedio es de 2 millones de toneladas cuya siembra se produce en 70 mil hectáreas.
Concentrada la exportación en Estados Unidos y Canadá, los mercados en que se concurre reciben apenas porcentajes simbólicos. A Holanda, por ejemplo, llega 3% de las ventas internacionales, y a España apenas un punto porcentual.
La producción más socorrida es la del tomate tipo saladette, aunque en la variedad están el bola, el cherry, el mimí y el campari.
La última renovación del acuerdo de suspensión había llegado en 2013.
En la bitácora de esfuerzos por frenar la guillotina se anota una conversación de la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, con el secretario de Comercio de EU, Wilbur Ross.
Hace tres años el país logró frenar, por la misma vía, un procedimiento contra el azúcar, aceptándose condiciones humillantes como el que las exportaciones fueran de azúcar sin refinar, para que empresas estadounidenses las comercializaran, completado el proceso, con sus propias etiquetas.
El golpe que viene.
Balance general
Lanzado un grito al cielo por la Coparmex, alegando que se estaba vulnerando la libertad de mercado, lo cierto es que la amenaza del presidente Andrés Manuel López Obrador, de colocarles tienda de enfrente a las gasolineras, obedece a la voracidad con que han incrementado sus ganancias.
Colocado como muro de contención, el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios, cuando baja la tasa de éste los intermediarios no la repercuten en el costo al público.
De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, la utilidad se incrementó 52% en enero; 84% en febrero y 36% en marzo.
En algunos casos la ganancia llega a 3.50 pesos por litro.
Aún el libre mercado debe tener contrapesos contra el abuso.
Salvaguarda
Como lo habíamos anticipado, la Secretaría de Economía extendió finalmente por otro periodo de seis meses la protección a los sectores textil y del calzado contra la competencia desleal del exterior.
El mecanismo está previsto por la Organización Mundial del Comercio cuando se coloca en peligro una rama de la producción de un país.
La medida implica aranceles extraordinarios para textiles y confección provenientes de países sin acuerdos mercantiles, en una banda de 10% a 25%, aplicable en 90 fracciones arancelarias. Para el calzado se afectan 34 fracciones, con aranceles en las mismas proporciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here