Asuntos Públicos – Morena y la obediencia anticipatoria

0
62

Eduardo Coronel Chiu

En su libro Sobre la tiranía. 20 lecciones qué aprender del siglo XX, el historiador norteamericano Timothy Snyder declara que la obediencia anticipatoria es una tragedia política, y refiere esta actitud al consentimiento sin reflexión de los ciudadanos a los actos iniciales fuera de ley de nuevos gobiernos, que permitieron el desbordamiento posterior de políticas autoritarias.
Para su lección primera: “No obedezcas anticipadamente”, “la mayor parte del poder del autoritarismo se le otorga libremente”, un ciudadano que se adapta de ese modo enseña al poder qué puede hacer, sus ejemplos del siglo XX son la Alemania nazi en 1938 cuando Adolfo Hitler se anexó al vecino país de Austria y la victoria electoral del partido comunista en Checoeslovaquia en 1946 y el posterior golpe de estado dos años después.
La obediencia anticipatoria, esta adaptación ciudadana a la nueva situación, enseñó a los líderes que era posible usar medios ajenos a las reglas existentes, nazis y comunistas se dieron cuenta de que podían moverse más rápidamente a un radical cambio de régimen, no más democrático sino autoritario.
El recuento en los estados
Sale a colación la obediencia anticipatoria por una tendencia autoritaria que ya se observa en los nuevos grupos gobernantes en el país, concretamente en la actuación del partido Morena en las legislaturas donde son mayoría.
No es un caso aislado Veracruz y la cuestionada “suspensión temporal al Fiscal del Estado”, y el nombramiento de una empleada del Secretario de Gobierno como encargada del despacho, hecho el martes pasado por la Diputación Permanente, sin facultades constitucionales para realizarlo. El diario Reforma publicó el pasado viernes un recuento de 7 ejemplos en entidades federativas que muestran una línea política autoritaria de actuación. Además del citado caso de Veracruz, que es el más reciente, se menciona Baja California, donde el Congreso local, con mayoría de Morena, sostiene la ampliación ilegal del plazo para el mandato del próximo gobernador Jaime Bonilla (obvio, del partido Morena) de 2 a 5 años y para legitimar la decisión (del amañado congreso anterior), decidieron aplicar una consulta que no tiene fundamento legal en la legislación de ese estado. En Quintana Roo, el grupo legislativo de Morena se adjudicó la Mesa Directiva del Congreso aplicando una legislación derogada. En Chihuahua retrasaron actividades legislativas dado que no alcanzaron la votación necesaria para ocupar la mesa directiva; en Sinaloa decidieron dejar sin efecto una reforma para recortar el número de diputados, diferirla hasta 2024, y en Tabasco aprobaron la legislación conocida como “Ley garrote”, en la que establecieron pena de cárcel hasta por 13 años a quienes protesten o impidan el libre tránsito para la ejecución de obras, una ley especial para garantizar la construcción de la refinería Dos Bocas.
Acceso democratico, giro autoritario
El jefe político de Morena, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presume de democrático, pero se lava las manos de las ambiciones de poder en los estados. Cabe mencionar que los morenos se retractan, hasta ahora, cuando el costo político es mayor, como sucedió en la Cámara federal de Diputados, ya tenían la nueva ley para no soltar la mesa directiva pero ante las protestas se frenaron.
Sin embargo, donde no encuentran resistencia, hay pasividad o consentimiento, ocupan los espacios. No advertir la obediencia anticipatoria hoy podría salir costosa a la débil democracia mexicana. El ascenso del populismo en el mundo es el mayor reto a la permanencia de las democracias. Llegan por la vía electoral –así accedieron Hitler, Mussolini, Hugo Chávez y Nicolás Maduro–, luego acomodan las reformas en nombre del “pueblo”, aplastan a la oposición, a la crítica y a las instituciones de contrapeso y se eternizan en el poder. Hasta nuevo aviso.
Nuevo grupo al poder en el PAN
Mal y de malas el decadente grupo de los Yunes en el PAN. Según los resultados de la repetida elección interna para el Comité Directivo celebrada ayer, como se vaticinaba, se llevó el triunfo holgadamente el grupo que encabeza Joaquín Guzmán Avilés.
La derrota del grupo de Yunes, representado por la planilla a José Mancha, es otra palada a su hundimiento político; sin el control del partido, el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y sus hijos, Miguel y Fernando Yunes Márquez, se quedan sin plataforma para intentar resurgir en las elecciones locales y federales de 2021 y ni soñar en que los herederos aparezcan en la boleta de 2024 para gobernador, no por el PAN, partido al que sometieron por más de una década, pero que ayer se liberó de ellos.
Una vez que se confirmen y oficialicen los resultados, el primer cambio se verá en el grupo legislativo del PAN, a Sergio El Bailador Hernández le tocará sentarse, será el turno de bailar para Enrique Cambranis.
Por otro lado, no es suficiente para el PAN deshacerse de la influencia de los Yunes, tienen una tarea cuesta arriba para sostenerse como oposición, dado el estado de debilidad en que quedaron tras el arrastre de Morena en las elecciones para gobernador y diputados el año pasado. Y más difícil volver a plantearse como alternativa de gobierno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here