Asuntos Públicos – Preparan “otros datos delictivos”

0
82

Eduardo Coronel Chiu

Los gobiernos autoritarios, mediante la propaganda y la manipulación de datos e información, pretenden ser los dueños de la visión autorizada de lo real, tienen sus “propios datos” y versiones.
No han gustado a los actuales gobernantes de Morena –desde el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus acólitos, entre ellos el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García– los datos de fuentes de información que no controlan.
Y es que como no coinciden con sus ideales de resultados que quisieran presentar, refutan sus pretensiones de distorsión de la realidad; frente a esos datos “incómodos” no pueden acreditar con una medición o evaluación objetiva que “ellos sí están cumpliendo sus promesas”.
“Yo tengo otros datos”, se ha vuelto una frase trillada de AMLO cuando en conferencias de prensa trata de escapar de las cifras que le desagradan, lo ha repetido sobre el crecimiento económico, producción de Pemex, y muy frecuentemente en la cifras delictivas, en este rubro, su secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, ha creído ver puntos de inflexión, atisbos de disminución en los delitos. Claro, no fijándose en las masacres y los episodios violentos de la delincuencia organizada.
En cambio el gobernador Cuitláhuac García –y sus colaboradores– han recurrido a una adaptación del rechazo a la realidad, inventando cifras y citando con más falsedad que error las fuentes de información. La reducción de delincuencia declarada por Cuitláhuac ya se ha examinado otras ocasiones, es mentira de acuerdo con los datos de incidencia delictiva del sistema nacional de seguridad pública.
Estos datos de la incidencia delictiva son de los que mayor disgusto provocan a AMLO. Sin embargo, pese a la cifra negra de los delitos no denunciados, se corresponden con la percepción de inseguridad de la población; como se ve la tendencia, este año pinta como uno de los más violentos en el país y en Veracruz. Pero al parecer ya tienen una vía de solución, y no sería con una mayor eficacia para garantizar la protección a las personas y someter a los delincuentes. El resultado se alcanzaría mediante trabajo de gabinete o más bien de salón de belleza y maquillaje de cifras.
Hacia una nueva metodología (guía de maquillaje)
La semana pasada AMLO –antes del show del golpe de estado que no pasará y el espectáculo de terror de la masacre de los Lebaron en Chihuahua que sí ocurrió– abrió el tema de la falta de confiabilidad de los datos sobre incidencia delictiva. Supuestamente su gobierno hizo una auditoría a los datos del sistema y encontró –eso dijo– que no se estaban reportando todos los delitos. Sin precisar cuándo entregaría los resultados de esa auditoría, adelantó que iba a llegar a acuerdos con los gobernadores para armar “el informe diario de delitos” y los que remiten las fiscalías estatales al Sistema Nacional de Seguridad Pública. Aunque con todo y lo que dice de que “ocultaron cifras”, la incidencia delictiva estaba a la alza, de corregirse esas omisiones, el número de delitos sería mayor. Ya veremos cómo se comportan las cifras en los meses que vienen y si tienen referente con la realidad y sobre todo con las evaluaciones y registros alternos en medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales que servirían de referencia ante la falta de confianza en los “nuevos datos” de incidencia delictiva, ahora que les van a echar no una mano sino una manipulada los burócratas de la 4T.
En Veracruz, ya empezaron
De inmediato la “encargada de la Fiscalía”, Verónica Hernández, subordinada evidente al Gobierno del Estado y su jefe real el secretario de Gobierno, Eric Cisneros, se apuntó a la revisión de datos convocada por AMLO. No se ve que haya contribuido a una mayor seguridad pública, pero una de sus aportaciones será en materia de cifras de la incidencia delictiva. En reciente encuentro con mujeres, en que fue acompañada de la titular del Instituto de la Mujer, María del Rocío Villafuerte, presumieron la baja en el delito de feminicidio.
Seguramente tienen “otros datos”, porque no están basados en los más recientes del Sistema Nacional de Seguridad. En la aún fuente oficial se puede corroborar que en los dos últimos años, y más en el actual, Veracruz es el estado con mayor índice de feminicidios. Al mes de septiembre el año previo se denunciaron 84 feminicidios, cifra que en el actual se elevó a 140, se incrementó en 66.6%. Tampoco bajó este delito en el mes de septiembre; de 11 denuncias en agosto subió a 15. ¿De dónde sacaron las oficiales que ya habían bajado?, quizá la respuesta la tengamos en el próximo reporte, ya con ajuste y maquillaje. El secuestro es otro de los delitos graves en Veracruz, este año llevaban al último registro oficial 246 casos denunciados, un incremento anual de 115.7%. Los homicidios dolosos rebasaban los mil casos, y entre agosto y septiembre disminuyeron solo en 17 denuncias, mínimo. En el mes que quieren presumir, el primero de la “encargada”, de agosto a septiembre, el total de delitos en el estado efectivamente sí se redujo; pero en número insignificante, al cambio de mes, hubo 4 denuncias menos.
Seguramente los próximos meses, ya con maquillaje por encargo, reportarán mejores cifras para ellos; el problema es que sus “otros datos” no tendrán credibilidad, menos si continúa la oleada de violencia criminal en Veracruz como hasta ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here