Asuntos Públicos – Presupuesto 2020: recortes para tapar hoyo de la deuda

0
72

Eduardo Coronel Chiu

No hay un buen augurio para la economía y las finanzas públicas para 2020. De acuerdo con la iniciativa de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado para 2020, enviada por el gobernador, a la que ayer dieron entrada en el Congreso del Estado, se reconoce el crítico escenario de estancamiento económico e incertidumbre financiera para el país y su repercusión en las finanzas del estado, dependientes en gran medida de la recaudación tributaria y las asignaciones federales que en términos reales se prevén disminuidas, por tanto, el equilibrio en el gasto, conservando en el mejor de los casos prioridades, intentarán alcanzarlo con fuertes recortes a la mayor parte de las dependencias. Como habrá menos ingresos y subirán algunos gastos ineludibles y hasta exorbitantes como la elevación en 61% del costo de la deuda pública; ahí les va la tijera selectiva y preferencial.
La cifra de ingresos totales previstos para 2020 es de 130 mil 63.2 millones de pesos, la cual, aunque aumenta nominalmente en 1 mil 701.3 millones de pesos, descontando la inflación proyectada de 3%, los ingresos del estado disminuyen en 1.7%, en términos reales.
En los cálculos locales los ingresos propios descenderán en 412 millones de pesos, caerán las participaciones y apenas se compensarán con las aportaciones federales, de donde resultará el aumento nominal, no real.
Sobre ese tope de ingresos con el escaso remanente sobre el actual presupuesto hicieron la nueva redistribución de 130 mil 63.2 millones de pesos y el balance del gasto público, sobre todo para pagar deuda pública. La principal operación es el recorte.
Tijera y cucharita
De las cifras generales de gasto con excepción del Poder Legislativo, que no tiene recorte, mantiene 776.1 millones de pesos, y los ayuntamientos que tienen aumentos nominales por ley, todos los demás grupos tienen reducciones. Recortan al Poder Ejecutivo cerca del 3 mil millones, aunque en el reparto interno algunas dependencias suben, por ejemplo, Seguridad Pública, Desarrollo Social, y la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas; el Poder Judicial tiene un recorte del 26.6%, de 2 mil 584.8 baja su asignación a 1 mil 895.4 millones, un moche de 689.4 millones de pesos; por su parte los organismos autónomos disminuyen en 1 mil 23.8 millones de pesos. Al interior de éstos hay dos excepciones, la Universidad Veracruzana (UV), que aumenta apenas 94.3 millones de pesos, tendría una asignación de 6 mil 294.1 millones de pesos, incluido el subsidio federal; la otra es la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que sube 7.2 millones, ejercería casi 60 millones de pesos el año próximo; en contraste experimentan la tijera los demás organismos autónomos. La principal tasajeada es la Fiscalía General del Estado con un ajuste del 47%, de 2 mil 45 millones asignados el año actual, baja a 1 mil 66.1; recibiría en 2020 978.9 millones de pesos menos, el OPLE baja 66.4 millones, el ORFIS 22.5 millones, así como los tribunales Electoral y de Justicia Administrativa.
A ver cómo sale la cuenta de la autonomía presupuestal de los organismos como la UV, el Poder judicial y la Fiscalía, que por ley deben recibir un porcentaje de los ingresos totales.
El costo de la deuda pública, perturbador
Un factor determinante de desequilibrio que obligó al malabarismo y a la tijera se deduce es el costo de la deuda pública. No se explica en la exposición, solo se consignan las cifras que calculan habrán de pagar para 2020. La asignación presupuestal del ejercicio 2019 de 4 mil 740.2 millones de pesos se dispara para 2020 a 7 mil 638.3 millones de pesos, la diferencia es de 2 mil 898.1 millones de pesos, un incremento del 61.13%. En los renglones que integran el pago de la deuda sobresale el monto de la amortización, que el año actual es de 375.9 millones, mientras que el siguiente será de poco más de tres mil millones, los intereses y gastos son equivalentes. El periodo de gracia lo gozó el que se fue y alcanzó un poco este año; pero el año próximo hay que comenzar a amortizar capital en serio. Comienzan a aflorar los explosivos financieros que les dejó la administración de Miguel Ángel Yunes.
Con esa carga ineludible y de largo plazo de no crecer los ingresos, como ahora y en la previsión para 2020, además de que no hay mucho margen para aumentar la recaudación, no podrán nivelar las finanzas más que con la tijera para el documento oficial y el subejercicio para que alcance la liquidez.
Ahora que los diputados examinen el presupuesto, deberán esclarecer sobre el tema de la deuda pública con la comparecencia de los funcionarios de finanzas, cómo está en la línea del tiempo la proyección de sus pagos, así como las alternativas de la nueva reestructura por más de 41 mil millones de pesos que gestiona el actual Gobierno del Estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here