Asuntos Públicos – Feminicidios, ¿ajuste de datos?

0
72

Eduardo Coronel Chiu

Las mujeres de Veracruz como del país y otras partes del mundo se manifestaron ayer en concentraciones, marchas y performances urbanas con motivo del Día Internacional Contra la Violencia que padece su género.
Recurrieron a algunos excesos, daños más simbólicos como pintas y grafiteadas (en algunas partes hubo fogatas y vidrios rotos) para conseguir hacer visible su enojo y miedo; mostrarse desprotegidas por las autoridades y en parte por la indiferencia social, en su condición vulnerable de ser víctimas de agresión predominantemente masculina en distintos entornos familiares, laborales etc., y grados, desde el acoso sexual y otros abusos, hasta su asesinato o desaparición.
No es casual la protesta en Veracruz, donde la violencia contra las mujeres en la modalidad de feminicidio ocupa el primer lugar en el país.
Hace tiempo que la agresión contra mujeres rebasó las esferas donde se ocultaban estos hechos, y la combinación de denuncias con activismo de género comenzó a generar datos y normas y con ello presiones a la autoridad para que se siguieran protocolos de prevención, investigación y sanción.
Obviamente que el agravio social y el duelo de los deudos de víctimas por delitos no puede reducirse a una cifra, pero el dato es un indicador del tamaño de problema, referente para evaluar si las acciones son eficaces o no para atender un problema social.
Tendencia a la alza
Como lo denuncian organizaciones de activistas en el estado de Veracruz, pese a las denuncias y a las varias alertas de género decretadas en 11 municipios del estado, no paran los asesinatos de mujeres. Declarada por primera vez la alerta por violencia feminicida en noviembre de 2016, en ese lapso han ocurrido 348 homicidios con elemento de género. Reprochan el desinterés en tres administraciones, la indolencia de Duarte, de Yunes y ahora de Cuitláhuac García, solo declaraciones y la foto.
Es preocupante el incremento de los casos de feminicidio en el estado, conforme a los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2016 se denunciaron 58 casos, en 2017 se elevó a 79, en 2018 fueron 113 y en lo que va de 2019, al mes de octubre, se contabilizan 147 feminicidios. El incremento anualizado a octubre es de 60%.
Junto con el secuestro, el feminicidio es de los delitos que más aumentaron en el periodo del actual Gobierno del Estado.
Maquillaje o retoque
Ante esta tendencia a la alza progresiva del homicidio de mujeres con motivo de género, llama la atención el cambio de pauta en el registro del pasado mes de octubre. Repentinamente la cifra cae a solo 7 casos denunciados, el mes anterior habían sido 15 y algunos meses, como marzo por ejemplo, sumaron hasta 25 denuncias por feminicidios.
Cuestionada sobre la protesta de mujeres y los resultados de las alertas de género, la “encargada de la Fiscalía del Estado”, Verónica Hernández, se declaró desinformada de donde se manifestaban, aunque pidió un voto de confianza y aseguró que dará resultados para disminuir los índices.
El ajuste observado a los feminicidios en mes de octubre podría ser su fórmula para “disminuir los índices”. El sub registro o su reclasificación como homicidio general. Habrá que ver cómo lo tomarán las activistas.
Sefiplan: reestructura fantástica
Si la reestructura o refinanciamiento de la deuda pública del estado es tan bondadosa como presumen el gobernador Cuitláhuac García y su secretario de Finanzas, José Luis Lima Franco, sus beneficios deberían reflejarse en el presupuesto para 2020.
Sin un informe detallado ni soportes cuantitativos o cálculos correspondientes como deberían de presentar al Congreso que les autorizó la operación de sustitución de créditos hasta por más de 42 mil millones de pesos, ni aún en su página de transparencia, lo que hay es propaganda. Comenzaron a difundir en general magníficos resultados, ahorros en pagos globales de varios miles de millones, que presuntamente aplicarían para obras y otros proyectos, y hasta dejarían algo a la siguiente administración ‘??’ (aparte del supuesto ahorro en comisiones).
A reserva de conocer las operaciones celebradas en esta reestructura, esperaríamos ver cifras más tangibles y concretas, por ejemplo en la partida destinada a deuda pública, que para 2020 consideraron una asignación de 7 mil 638.3 millones de pesos, un incremento de 61.13%, dado que el año en curso cuesta 4 mil 740 millones. ¿A cuánto consiguieron rebajar intereses y amortización de la deuda, comenzando con el año próximo? Mandarán la modificación en el presupuesto 2020?, ¿o para cuándo y dónde se verán los milagros?
Edel, Walking dead
En el Poder Judicial le cuentan los días que le faltan a Edel Álvarez Peña para dejar el cargo de presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura. Atento a la cuenta regresiva ya sacó sus cosas de oficina, y movilizó a los que fueron sus auxiliares a otras áreas, de donde tardarán un poco más en echarlos.
Será el próximo miércoles 4 de diciembre cuando se reúna el pleno del Tribunal, los presidentes de las 8 salas que lo integran para celebrar la sesión electoral que nombrará al relevo para los tres años siguientes.
Por el momento quedó en plan B la renovación del Pleno, ya que consideran rendido a Edel y a sus piezas, maleables. Se dice que para no hacer oleajes innecesarios, pasarán lista a los actuales presidentes de sala, los nombrados por Edel, para indicarles la línea correspondiente. Y solo en caso de que alguno se atreva a rechazar la oferta que les harán –lo cual se duda, porque se les conoce muy bien– habría presión desde la sala y reemplazo de representante en el pleno.
Mientras tanto Edel, como walking dead, anda en sus funerales anticipados de cuerpo presente.