Cuatro fiscales del ‘caso Stone’ dejan el proceso por presiones de Trump

0
3

¿Se está politizando? ¿Está el Departamento de Justicia cediendo a las presiones de Donald Trump? Estas preguntas han llevado a plantear si el presidente de EE UU estaría violando el principio básico de la separación de poderes después de una intervención del Departamento de Justicia para reducir la pena de cárcel requerida contra Roger Stone, amigo íntimo del mandatario y declarado culpable de obstruir y mentir en la investigación del Congreso sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016. Los fiscales pedían entre siete y nueve años de condena para el exasesor de campaña de Trump.

La posible interferencia política se producía cuando en la madrugada del martes el presidente Trump criticaba en su cuenta de Twitter la condena sugerida para Stone. «Es una situación horrible. Los verdaderos crímenes estuvieron al otro lado. No se puede permitir este fallo judicial», escribió Trump en un tuit que contenía un enlace a la noticia sobre la pena.

Tras las críticas y el anuncio del Departamento de Defensa de que reconsideraría la pena para rebajarla, los cuatro fiscales que llevaban el caso contra Stone anunciaron este martes su renuncia. Uno de ellos comunicó que dimitía y planeaba dejar el Gobierno, mientras que los otros tres implicados en el caso pidieron permiso a un juez para retirarse del proceso contra Stone, declarado culpable de siete cargos en 2019. Los cuatro fiscales son Aaron Zelinsky, Jonathan Kravis, Adam Jed y Michael Marando.

Al mismo tiempo, Trump ha decidido este martes revocar la nominación para un alto cargo en el Departamento de Estado para el antiguo fiscal del Distrito de Columbia, quien había supervisado el caso Stone cuando fue a juicio.

El presidente se ha defendido de lo que la oposición demócrata ha calificado de un posible abuso de poder por ser sospechoso de haber presionado a los fiscales. Trump ha negado rotundamente cualquier intervención. «No les hablé, no he estado involucrado en absoluto”, dijo. Pero en su opinión y, como dejó claro, las recomendaciones de sentencia de los fiscales fueron «ridículas», «vergonzosas» y «un insulto a nuestro país».

Por su parte, el Departamento de Justicia afirmó a varios medios que la decisión de cambiar su recomendación se tomó el lunes por la tarde, horas antes de que Trump publicara su tuit, ya que a muchos miembros de la judicatura les sorprendió la petición de siete a nueve años que habían hecho los fiscales del caso. «El Departamento consideró que esa recomendación era extrema y excesiva, gravemente desproporcionada con relación a los delitos cometidos por Stone», afirmó a los periodistas una fuente del Departamento, que pidió el anonimato.

Recién concluido el impeachment del que ha sido exonerado el presidente, el demócrata Adam Schiff, quien dirigió el equipo acusador durante el juicio político a Trump en el Senado, hizo unas declaraciones muy duras. “El Departamento de Justicia y el fiscal general Bill Barr están listos para ignorar el consejo de los fiscales de carrera después de un tuit de medianoche del presidente atacando la sentencia propuesta», dijo Schiff.

La defensa de Stone ha pedido entre 15 y 21 meses de prisión para su cliente, cuya sentencia está prevista para el próximo 20 de febrero y al que se imputan, entre otros, los delitos de mentir al Congreso y obstruir un testimonio. Stone es parte de los seis integrantes del entorno más cercano al mandatario que han sido inculpados o condenados en el marco de la investigación rusa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here