Harvey Weinstein, culpable de violación y delito sexual

0
9

Harvey Weinstein ha sido hallado culpable este lunes de dos de los cinco cargos de los que era acusado: delito sexual en primer grado (sexo oral forzado) a la ayudante de producción Mimi Haleyi y violación en tercer grado a la actriz Jessica Mann. La decisión del jurado del primer y único proceso penal desde el origen del movimiento Me Too exculpa al productor de cine de los cargos de agresión sexual «depredadora», un término legal que se utiliza para explicar que el crimen forma parte de la conducta natural del acusado. Estos últimos eran los más graves y arriesgaba cadena perpetua por ellos. Por orden del juez James Burke, el excapataz de Hollywood fue esposado y trasladado a prisión apenas se conoció el veredicto. Arriesga hasta 25 años tras las rejas y tiene pendiente un próximo juicio en Los Ángeles.

Las pocas veces que el productor ha roto el silencio para referirse a las acusaciones ha defendido su inocencia. En este juicio, en el que no testificó, se declaró no culpable de los cinco cargos en su contra, alegando que las relaciones sexuales fueron consentidas. El otrora aclamado personaje de la industria del cine era acusado de violar a Mann en 2014 y de practicarle sexo oral a la fuerza a Haleyi en 2006. Los cargos que enfrentaba Weinstein eran: uno por delito sexual en primer grado; dos de violación, en primer y tercer grado; y dos de agresión sexual «depredadora». La audiencia de la sentencia está prevista para el 11 de marzo.

Durante los casi dos meses que duró el juicio, Weinstein, de 67 años, llegó al tribunal penal del Estado de Nueva York encorvado, apoyado de un andador por un accidente de coche que sufrió en agosto del año pasado. Sus críticos lo acusaban de querer dar lástima. «A pesar de lo que sus ojos ven, no es un anciano inofensivo”, advirtió al jurado en una sesión la fiscal asistente Meghan Hast. “Es un depredador y violador sexual», agregó. El juez Burke dijo que solicitará que Weinstein sea retenido en la enfermería de la cárcel después de que sus abogados reclamaron atención médica para su cliente por su cirugía de espalda.

La defensa siempre intentó apelar a la relación amistosa que Weinstein mantuvo con las víctimas después de los hechos denunciados, alegando que si su cliente hubiese sido culpable, no hubieran seguido en contacto. «La ironía de este juicio es que las actrices han escrito un guion. En su universo paralelo, las mujeres no son responsables de las fiestas a las que asisten, de los hombres con que coquetean, ni de las habitaciones de hoteles a las que entran», sostuvo en los argumentos finales la abogada Donna Rotunno, especialista en representar a hombres acusados de abuso sexual. Reconocida por ganarlos casi todos.

Además de las dos víctimas que llevaron sus casos a juicio, cuatro otras mujeres declararon haber sido abusadas por Weinstein y una veintena de testigos las respaldaron. Las que se subieron al estrado narraron la estrategia del otrora dueño de la ciudad de las estrellas para conseguir tener sexo con ellas. El patrón de conducta era agendar una reunión en su hotel con la excusa de estar considerándolas para un posible trabajo. Para ellas, era el hombre de los mil premios Oscar. Una vez que estaban a puerta cerrada, por la fuerza, las violaba, manoseaba o les practicaba sexo oral. «Así es como funciona la industria», le dijo a una de ellas mientras lo rechazaba.