• Dom. Feb 28th, 2021

ABJURA LA ASF

PorAz Diario

Feb 23, 2021

SE ARRUGA EL AUDITOR DE LA FEDERACIÓN

Será difícil de creer en la autenticidad de la sorpresiva rectificación que anunció anoche la Auditoria Superior de la Federación (ASF) respecto de su cálculo al costo de cancelación del Aeropuerto de Texcoco. En principio por la inmediatez y causalidad con se produce, apenas horas después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador, descalificó sus cuentas por exageradas e incorrectas, alegó como siempre tener “otros datos” y le recriminó que daba argumentos a la oposición. “ Yo espero que aclaren”, remató AMLO.

El informe del sobre costo de la decisión presidencial de cancelar el avanzado proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Mexico(NAICM)al estilo de los faraones, para edificar el suyo en el campo militar Santa Lucía, estimaba un monto escandaloso: casi 332 mil millones de pesos, mas otros gastos que se acumularían-, una cifra superior en 232 mil millones de pesos al monto establecido por el gobierno federal, de 100 mil millones de pesos, que cabe decir, ya era un derroche dado que no ese gasto no tiene nunca utilidad para la Nación.

La ASF no se tardó mucho en complacer al Presidente. En el comunicado, obviamente suscrito por el titular David Colmenares, reconocen inconsistencias en su cálculo del costo de la cancelación del aeropuerto “ya que dicho monto es menor a lo estimado inicialmente por una deficiencia metodológica”.

Sin revelar el nuevo monto, expone una presunta explicación financiera, un malabarismo de flujos de efectivo, lineas de tiempo, valores y etc, apuntando además que “ las auditorías que presenta no son vinculantes”.

Considerando que su revisión metodológica es aun preliminar, avisa la ASF que dará a conocer el resultado final, una vez que la auditoría cuente con mayores elementos. ¿ en cuanto se lo irá a dejar ?

Tendrá que justificar Colmenares su repentina retractación. Deberá hacerlo ante la cámara de diputados de la que depende y a la que entregó el sábado pasado los informes remanentes de la auditoría al gasto público de 2019, el primero que realiza a la administración de AMLO. También tendrá que comparecer ante la opinión pública, para intentar convencer de que su retractación es honesta y fundada.

Pero le pesará la carga de la sospecha. Una revisión técnica y financiera como la que se realizó sobre las consecuencias de la cancelación requiere de un trabajo especializado y complejo; su metodología de calculo financiero no pudo haberse improvisado, debió planearse, esto es, les tomó el tiempo suficiente y por lo tanto, la discusión metodológica y sus conclusiones debieron sopesarlas con rigor. Se suponía un trabajo sólido y confiable como para que se replegaran tan pronto los descalificó AMLO en la mañanera.

Los que llevan el seguimiento de las aseveraciones del presidente AMLO, registran un alto porcentaje de falsedades, medias verdades y afirmaciones sin fundamento en los hechos. Ahora resulta que tenía razón en sus “otros datos” sobre la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Ya bastante había concedido la ASF al presidente al no determinar como daño patrimonial, la cancelación unilateral del proyecto y los pagos efectuados por compras de valores y rescisiones contractuales injustificadas, sin haber demostrado la corrupción que señaló. Admitir a destiempo errores metodológicos, inmediatos al rechazo presidencial tendrá un costo en la confianza a la ASF.

Por la autonomía de la fiscalización, como instancia de rendición de cuentas, es deseable que la rectificación de sus cálculos haya sido ( ¿ como haiga sido?) motivada por honestidad profesional y no por intimidación de haber contrariado al “ señor presidente” .

No es papel fácil convertirse en enemigo del presidente AMLO quien ha restaurado la centralización personal del poder y la intolerancia y dispone de poderosos instrumentos de presión, que ya se han visto en acción en contra de adversarios focalizados, la inteligencia financiera, la Fiscalía de la República, el SAT, Hacienda y para que más.

En todo momento pero mas en el actual que encabeza la lucha electoral, López Obrador delimita los campos de su maniqueismo; coloca en el bando enemigo en “ la oposición”, a todo aquel que no le tiene fe ciega a su personaje y movimiento, como el líder político de la religión laica de la 4T, sentenció que “quien no está conmigo está en mi contra”.

Colmenares por lo pronto, se formó para la bendición. No esperamos siquiera un “ Y sin embargo se mueve”, su historia parece mas la de aquel al que le hicieron “ una oferta que no pudo resistir” .

Y LO DEMÁS DEL INFORME ?

¿Tendremos que esperar a que marque la linea de interpretación correcta el presidente AMLO sobre los demás temas críticos de su administración reportados en la auditorías de la ASF?

¿Que se puede examinar de sus informes con durabilidad, antes de que abjure la ASF y en mea culpa enmiende los datos?

¿Se sostendrá en las observaciones de la dudosa viabilidad del Proyecto para construir la refinería Dos Bocas? ¿ El tren Maya y el ecocidio, el fracaso de las universidades Benito Juarez, los programas de dádiva sin controles, donde pasan por jóvenes los adultos mayores y cobran los difuntos ?

¿ como queda el informe de la caótica y obscura adquisición de los 612 auto tanques o pipas para la emergencia para combatir el huachicoleo, en el que se gastaron 103 millones de dólares, sin comprobar la transparencia en las adjudicaciones directas de compra, además de que no contribuyeron a la distribución del combustible, como lo habían previsto?

QUE LE HAGA EL PARO AMLO A CUI

Vista la disposición a corregir a la voz presidencial, serviría a Cuitláhuac García una recomendación con la ASF, que lo acorrala y reclama 2 mil 685.9 millones de pesos por el gasto federalizado que ejerció en 2019. Podría funcionar que AMLO lo ponga de nuevo como modelo de honestidad, y que le diga a Colmenares- en una mañanera- que que el tiene otros datos de Veracruz, a lo mejor lo libra de tener que comprobar el monto que determinó la ASF al gobierno del estado por daño patrimonial y operaciones por aclarar.

Saldría de apuros Cuitláhuac de los 2 mil 300 millones no comprobados por la Secretaria de Salud en el programa de Seguro Popular y medicinas, señalados desde el año pasado por la ASF y que aún aparecen como pendientes de solventar. De paso taparle los nuevos hallazgos de irregularidades, los casi 70 millones que no pudo acreditar en la SEV Zenyasen Escobar ( entre el Fondo para nómina y gasto operativo y Espacios Educativos) y los 196.6 millones de pesos de la revisión al uso de participaciones federales, por cierto que el mayor faltante de esta cifra corresponde al Congreso del estado, que ejerció 118 millones de pesos como transferencias y de lo cual simplemente “no presentaron documentación justificativa y comprobatoria del gasto”, así se las gasta “ la soberanía de Javier Gómez Cazarín y sus secuaces.

Los restantes 78.4 millones son de la UV, tampoco comprobaron la recepción de una compra de medicinas. Esto adicional al faltante de 394.4 millones de la UV que se le señalan en su Auditoría individual. Échenle mano a Sarita, que es cooperativa y transfiere su ampliación de presupuesto por 1 mil 685 millones al SAT para la causa de la 4T.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *