• Sáb. Jun 19th, 2021

ACOTAR AL PRESIDENTE EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS

PorAz Diario

Jun 10, 2021

Asentado en lo general el panorama del nuevo mapa del poder político resultante de las elecciones del pasado domingo, queda claro que aunque Morena el partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador, (y sus aliados), tuvo importantes avances en su expansión territorial- ganaría 11 de 15 gubernaturas- al igual que en congresos estatales y municipios- los partidos de oposición consiguieron acotarlo en la cámara de diputados del congreso de la unión, así como en las alcaldías de la ciudad de México.

El balance para las fuerzas políticas que compitieron es ambivalente, lo que ganan en un lado, lo pierden en otro. Sin embargo para el ejercicio del poder en los próximos tres años tiene pesos diferenciados el reacomodo de posiciones.

Desde la óptica nacional el mas relevante es la modificación de la cámara de diputados, donde el partido del presidente pierde la mayoría calificada aun sumando a sus aliados; reduce su número de diputados,( tendrá aprox 55 diputados menos) y por sí mismo con cerca de 200 diputados no alcanza la mayoría absoluta ( 251 ) por lo tanto sería dependiente de los votos de sus aliados el PT y el PVEM, que sumarían unos 279 votos, quedando lejos de la mayoría calificada 2/3 del total. Aun con sus aliados, les faltarían unos 55 votos mas, lograrlos de sus adversarios no es tarea fácil.

En términos prácticos significa que el presidente podrá continuar teniendo de su lado la cámara de diputados en las decisiones de mayoría absoluta- siempre y cuando conserve la lealtad de sus aliados- que le saldrán mas caros, podrá lograr la aprobación de leyes secundarias, el presupuesto de egresos, ley de ingresos, etc, pero no podrá realizar reformas a la Constitución Política. Salvo que consiga votos de los diputados de los partidos de oposición, los de la coalición PAN- PRI- PRD y del partido MC, que participó en solitario.

En apariencia poco relevante que no pueda realizar el presidente López Obrador a sus anchas cambios constitucionales, no es tema menor, visto el desmantelamiento
realizado en los dos años y medio de poder presidencial sin contrapesos; y lo mas importante por las reformas sin concretar, como la desaparición y subordinación de órganos autónomos, como el INE, y los reguladores de competencia económica y las paralizadas por impugnaciones de constitucionalidad, como las de la industria eléctrica e Hidrocarburos, para las que ya había anunciado que si se declaraban inconstitucionales, reformaría la constitución. Obviamente, la reelección presidencial o prórroga de mandato, como la ensayada con el presidente de la Suprema Corte de Justicia, se desvanece sin mayoría calificada incondicional.

DEL FELIZ FELIZ FELIZ, AL QUIZÁ QUIZÁ QUIZÁ

Como jefe de partido y facción política el presidente Andrés Manuel López Obrador lleva tres días festejando su triunfo electoral; como propagandista en campaña permanente que es, cacarea sus avances y casi canta que está feliz, feliz, feliz, minimizando en público sus derrotas; en la ciudad de México perdió por la campaña negra y de la cámara de diputados quiere envolver con que no tenía mayoría calificada- que no sabe que es mayoría absoluta- y no le gusta el vocablo- que siempre negociaron acuerdos, sin admitir que en la elección nacional su partido tuvo una caída cercana a los 13 o 14 millones de votos, y que en las cifras absolutas y porcentuales de votación la oposición en conjunto supera a su partido Morena y aliados. Como se ha mencionado, reflejan la polarización del país, 20 millones votaron a favor de Morena y sus aliados y 22 millones lo hicieron a favor de otra opción, es decir, en contra. No hay consenso nacional con López Obrador.

En la misma escenificación, López Obrador presume que en la cámara de diputados ” ganó” por qué podrá aprobar el presupuesto de egresos ” que le querían arrebatar” y de la reformas constitucionales dice que ” le faltarían muy pocas”, como la zorra con las uvas, al fin ni quería, están verdes, y coquetea con el ¡ PRI ! lo buscaría para negociar si se requiere alguna reforma constitucional, con guiños al dirigente nacional Alejandro Moreno ” alito”, alguna vez apodado Amlito, por una observada inclinación a López Obrador.

Alito, bajo presión por las derrotas en los estados- el PRI pierde 8 gubernaturas- hay quienes piden su renuncia, a la primera insinuación respondió que quien pretenda dividir a la oposición es porque no quiere al país, y a la segunda que ” quizá” si hay una propuesta conveniente al país. A ver con qué sale a la tercera vez que se las pidan.

DE LA COALICIÓN ELECTORAL A LA LEGISLATIVA

Por otro lado, del mismo PRI, la ex dirigente Dulce María Sauri, atajó la especulación, alegando que en el PRI ” no somos judas de la ciudadanía”, ¿no han caído tan bajo? respondiendo a López Obrador de que se equivoca en creer que irían con Morena en una alianza para una reforma constitucional, y aludió al léxico beisbolero que gusta al presidente, diciendo que había lanzado una bola ” ensalivada”,

Del PAN también respondieron refiriendo que el presidente buscaba confundir. El senador veracruzano, Julen Rementeria, coordinador del grupo parlamentario, recordó que la alianza fue electoral y ahora es legislativa, agregando que “hay un documento firmado con una agenda legislativa que no tiene la intención de destruir instituciones que le son contrapeso”…no queremos un país de un solo hombre “.

Los partidos de la coalición deberán hacer el balance objetivo de los resultados y definir las estrategias para el próximo escenario político, mantener y honrar la coalición legislativa es una responsabilidad ante el electorado que votó por ellos, además de una apuesta de supervivencia. A partir del acotamiento logrado al presidencialismo expansivo, construir las alternativas para el retorno del pluralismo y la preservación de la vida democrática en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *