• Vie. Dic 4th, 2020

SEGUNDO INFORME DE UN GOBERNADOR «CHIQUITO»

Por Eduardo Coronel Chiu

Al momento de rendir su informe por el segundo año de gestión es notorio que a Cuitláhuac García Jimenez le ha quedado grande la investidura de gobernador del estado.

No hace falta compararlo ni buscar el parámetro idealizado de algún prócer, además de que otros gobernadores en el pasado tampoco lo hicieron bien; para dimensionarlo basta ponerlo ante su responsabilidad, frente a las situaciones que le compete resolver; no hay tardanza en advertir su pequeñez como político y administrador del estado.

Y es que no es lo mismo un gobierno » mínimo» como lo definía aquel enfoque del neoliberalismo para acotar los ámbitos de intervención del estado, que un gobierno que por incapacidad de sus funcionarios se queda corto-» chiquito»- de respuestas ante el tamaño de los retos y problemas. Es diferente un gobierno mínimo eficaz, de un gobierno chiquito e ineficaz. El de Cuitláhuac de tan chiquito, cabe holgado en esta última categoría.

Si al primer año de gobierno, tuvo Cuitláhuac García como debutante la consideración del público y gozó del bono democrático suponiendo que aún estaba en la » curva de aprendizaje» y luchaba por descifrar y afrontar la problemática heredada, los negativos resultados del segundo año, no se justifican ni echándole la culpa a la » pandemia». Menos cabe tratar de excusarse a estas alturas en la » corrupción» de los anteriores gobiernos.

Es cierto que la emergencia sanitaria causada por el Covid-19 o coronavirus, provocó en este año una situación inédita en el mundo, el país y Veracruz, obligó al confinamiento y restricción de actividades a partir del mes de marzo pasado, pero las respuestas de los gobiernos, entre ellos, el del estado, son parte de la evaluación de sus capacidades. Otro elemento para considerar son las tendencias ya observadas antes de la pandemia.

BORRADO POR LAS CRISIS

A lo largo del año en el estado se combinaron -al menos- los efectos de una triple crisis, de salud pública, de economía y finanzas y de seguridad pública, recientemente adicionada con otra más de orden político, las presiones a alcaldes para someterlos a la disciplina con objetivos politico- electorales del grupo en el poder, y las reacciones de éstos

Frente a estas contingencias el gobernador empequeñeció aun mas. Sin formación ni personalidad o liderazgo político propio, Cuitláhuac permaneció atrapado en la estructura que le otorgó acceso al poder, rodeado de colaboradores de bajo perfil o francamente nefastos, impuestos por cuotas político partidistas, se acentúo su papel como marioneta y sombra del presidente de la república y líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Ni qué decir del nivel de precariedad en la comprensión de la situación política, tan penoso como su deshilachado y chambón discurso con el que intenta una balbuceante comunicación pública, nutrida ideológicamente por la imitación y citas de las frases hechas de su líder.

Atenido en su mayor parte a la cobertura de las políticas centrales en materia de salud, subsidios en programas sociales y nulos apoyos a los sectores económicos golpeados por la pandemia, y pasivo a los recortes en los ingresos públicos federales por participaciones y aportaciones, Cuitláhuac no tuvo la capacidad de implementar una política propia anti cíclica; ni para conectarse con los veracruzanos afectados por la crisis.

Encerrado en su esfera de confort, con una pequeña salida en redes sociales y alguna pagina de internet, su presencia pública se hizo irrelevante; se difuminó en la escena política local.

ECONOMIA Y FINANZAS

La crisis económica es sin duda una de las más graves situaciones que impacta a la mayor parte de la población, en ingresos, empleo y condiciones de vida, sobre todo a los de mayor pobreza, que son alrededor de la mitad o mas de los veracruzanos.

El estado se fue en caída libre, ante la mirada impasible del gobierno del estado.

La economía de Veracruz se desplomó ( el último indicador de actividad económica coyuntura de INEGI, al segundo trimestre reportaba para Veracruz una caída de -17.5%- ) el empleo formal se contrajo con la oleada de cierres de empresas- ( al tercer trimestre había una perdida de mas de 40 mil empleos, según el IMSS) y probablemente mucho mas en el empleo informal, aunque este menos medible.

La respuesta del gobierno del estado para apoyar a las empresas y al empleo fue ridícula. No hubo incentivos fiscales, menos condonación de impuestos, y el apoyo crediticio, fue de un monto de 10 mil pesos, limitado a solo 10 mil créditos, ( a quienes se los dieron? tampoco se sabe).

Mucho mas raquíticos los apoyos dispuestos para grupos sociales como taxistas, entre otros, a los que se distribuyó menos de mil pesos por persona, erogando 25 millones de pesos.

Pese a haber ofrecido a algunos empresarios saldar adeudos de otras administraciones, a la fecha se siguen quejando de incumplimiento de esa promesa.

La lenta recuperación reciente de la economía local es únicamente sobre el periodo anterior, de nivel aplanado, el anualizado por la profundidad de la caída, será negativo.

Las finanzas públicas quedaron debajo de lo esperado y se redujeron en términos reales en -5.7% sobre lo recibido el año pasado. Al mes de septiembre según sus propios datos en el informe trimestral de finanzas públicas, habían recaudado 7% menos de lo que presupuestaron.

Aparte de la supuesta austeridad y ahorros, tendrán que endeudarse en casi 2 mil millones de pesos mas, para cerrar el año.

SALUD

En materia de salud, las cifras tampoco son muy buenas. La política espejo del estado, también se retrasó intentando negar la pandemia.
Se recuerda que aún a mediados de marzo cuando en otros sitios se había declarado el confinamiento, Cuitláhuac, emulando a su líder, todavía se empecinaba en celebrar el Festival Tajín, que al final se clausuró por la falta de público. Aquí igual se repitió la omisión de pruebas de contagio y ha habido apresuramiento en la apertura de sitios públicos- no las escuelas- pero sí los antros, que eso si deja a los inspectores de comercio y salud.

Veracruz ha padecido un exceso de mortalidad de 13 mil 731 fallecidos al mes de septiembre, según informes oficiales del sector salud, ( por todas las causas, pero la variable es covid 19) Hace unos días ya había rebasado los 38 mil contagios y mas de 5 mil muertes confirmadas por Covid, es Veracruz el tercer estado con mas defunciones por este concepto en el país, después del estado de México y la ciudad de México.

SEGURIDAD.

Uno de los rubros menos adecuados para presumir es del seguridad pública. Vista la violencia criminal desde hace ya varios años como uno de los puntos críticos en Veracruz, el gobierno de Cuitláhuac intenta una ilusión de mejoría y » eficacia», pero sus cifras de baja delictiva son muy cuestionables y dudosas. La fuente de los datos es la misma Fiscalía General del estado, (FGE) una fuente cuestionada por el maquillaje o manipulación de
cifras. Ponen en duda su confiabilidad, diversas investigaciones sociales, (como las de impunidad cero) así como organizaciones, como Alto al Secuestro, Colectivos de búsqueda de desaparecidos, o mujeres activistas, estas por ejemplo, señalan el artificio para disminuir feminicidios solo con una reclasificación del delito. Abona a la falta de confiabilidad de los datos oficiales, el hecho de la cifra negra, los delitos no denunciados, así como la alta percepción de inseguridad, ambos registrados por el INEGI. Pero sobre todo, contrasta ese triunfalismo vano con las noticias en medios de comunicación y redes sociales de ejecuciones, levantones, desaparecidos y secuestros, Ademas de las casos de abusos policiacos en detenciones y violencia como el reciente asesinato de la presidenta municipal de Jamapa, Florisel Ríos Delfín.

RENDICIÓN DE CUENTAS

Inició el espectáculo anual de la rendición de cuentas del gobierno del estado. No se espera mucho rating, dados los pobres resultados, la baja aprobación del gobernador en las encuestas ( dos recientes, Mitofsky y massive caller muestran que lo reprueban mas del 60%) y por el escenario poco atractivo al público.

Por su composición, con mayoría de Morena, y débil oposición, el congreso del estado no es el mejor espacio para evaluar el bajo nivel e incompetencia del gobierno actual.

Al contrario, el poder legislativo es un instrumento del mismo grupo, recuérdese por solo citar algunos casos, la intromisión y disputa de diputados por el botín en el poder judicial del estado, el asalto a los órganos » autónomos», la merma presupuestal al OPLE y el recorte financiero a partidos políticos.

Mas allá de la indigerible propaganda oficial de sus » resultados » a pesar de la pandemia, lo que hay es ( además de lo antes mencionado) mínima obra pública ( otra vez, » chiquita»), programas sociales reducidos, ( al fin que el grueso del pago llega directo de la federación) combate » chiquito » a la corrupción; en el olvido dejaron el extendido nepotismo que involucra al mismo gobernador y su parentela, y seguro se harán de la vista gorda de las cuantiosas observaciones de presunto daño patrimonial por 2 mil 400 millones de pesos, sobre todo en los programas de salud, referidas al gobierno de Cuitláhuac García en el último informe de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) al gasto de 2019, pero no solventadas en el año actual, » por culpa de la pandemia»

La Educación Pública se rezagó, entorpecida por el confinamiento pero también por la falta de preparación para la la educación a distancia.

La barrera protectora que significa la bancada legislativa mayoritaria, y los formatos repelentes al debate, convierten el segundo informe, comparecencias y glosa, en meros ritos sin mayor relevancia.

Más interesante sería conocer qué alternativas de política podrían presentar para rescatar a Veracruz de su segundo año consecutivo de hundimiento. Desde la óptica ciudadana urgen generar esas opciones; cómo se ve muy cuesta arriba el resto del sexenio- aquí y allá- solo podría haber correctivos o contención con un congreso local ( y federal) que hiciera contrapeso al centralismo y a la torpeza e indolencia local. La prueba no está tan lejos, el año próximo habrá elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *