• Lun. Nov 30th, 2020

ASUNTOS PUBLICOS EDUARDO CORONEL CHIU

PorAz Diario

Nov 20, 2020

PODER JUDICIAL, CON LA 4T EN SU PEOR NIVEL

Al primer año de que el grupo político de MORENA tomó el control directo del poder judicial del estado, la institución encargada de la impartición de justicia en la entidad cayó en un estado de desastre político- administrativo, nunca visto en la historia contemporánea de Veracruz. ¡ Qué ya es decir !

Iniciaron dejando en la presidencia del poder judicial al Yunista Edel Álvarez Peña, quien aceptó plegarse a los nuevos jefes de Morena con expectativas de reelegirse- negoció con el grupo de Rocío Nahle y se dice compartió los beneficios-, pero al término de su periodo, lo hicieron a un lado; cubrieron con los suyos las 12 plazas de magistrados que estaban vacantes desde la reforma para el retiro forzado de los que cumplieran 70 años de edad.

Con el abordaje del primer paquete de magistrados de Morena, la mayoría de bajo perfil, escasa experiencia y sin capacidades directivas del nivel requerido, a partir de diciembre pasado, el poder judicial quedó bajo la entera responsabilidad del nuevo grupo gobernante.

Los 18 nuevos magistrados- se sumaron 6 mas hace unos meses, fueron propuestos por el gobernador Cuitláhuac García y nombrados por el congreso del estado con la mayoría de Morena. También es del mismo grupo, el representante del congreso en el consejo de la judicatura, solo nombrado por la legislatura.

Es cierto que el combate interno formaron alianzas con algunos magistrados antiguos, que se subordinaron a los objetivos y estrategia de los miembros del grupo de Morena.

Ni para que busquen echar culpas atrás o atribuyan el desorden a la pandemia. Los protagonistas principales de la mala conducción del poder judicial y del enfrentamiento por el mando y los recursos, proceden del grupo en el poder del estado, son del partido Morena.

No es extraña la injerencia del poder ejecutivo en el poder judicial, visto en su trayectoria histórica, pero la subordinación antigua transitó en las últimas décadas a espacios de relativa autonomía sin dejar de ser preponderante el ejecutivo. Hasta que asaltó Morena el poder judicial. La intrusión ha sido no solo brutal, sino a lo bruto.

JUSTICIA PARALIZADA Y GUERRA FRATICIDA

El rezago en el trámite de asuntos que ayer reportó en frías estadísticas la nueva presidenta del Tribunal superior de Justicia magistrada Isabel Inés Romero Cruz – nombrada apenas el mes pasado, luego de que destituyeron a Sofia Martinez en un procedimiento fuera de legalidad, es solo la punta del desorden administrativo.

La impartición de justicia en Veracruz se paralizó, de marzo a septiembre, sin que implementarán medidas adecuadas para desahogar asuntos, como un sistema de justicia digital de atención y tramite por internet.

Con excepción de casos urgentes, la materia penal, y precarias guardias en juzgados familiares, todos los demás se fueron al archivo. Mientras afuera los justiciables y sus abogados, esperaban la reactivación de sus asuntos, adentro se desgarraban dos bandos, ambos del mismo tronco que se partió por motivos políticos y patrimoniales.

CUMPLIDORES… CON LAS CONSIGNAS

Eso sí en el año, el poder judicial cumplió con las consignas políticas, validaron la persecución y encarcelamiento de los enemigos del régimen; encauzados por delitos menores, el poder judicial justificó la prisión preventiva para la ex comisionada del IVAI Yoli García y para el diputado desaforado Eric Iván Aguilar, así como el proceso para intimidar al alcalde suplente de Actopan José Alfredo López Carreto, de que desistiera de asumir el cargo de presidente municipal.

EL BOTÍN Y LA COMPETENCIA PARTIDISTA.

La improvisación, presunta corrupción y falta de capacidad del mando elegido inicialmente, que recayó en la magistrada Sofía Martínez, se combinó con una pugna de poder y por el botín entre facciones de Morena, agravada por la pandemia y las medidas de aislamiento y suspensión de actividades jurisdiccionales por varios meses.

El declive de Sofía Martínez Huerta y el descubrimiento de su corrupción e incapacidad, se conecta con la competencia exterior por dirigencia estatal de Morena. Sofía era recomendada de Guadalupe Arguelles, secretaria del trabajo removida hace unos meses, quien es esposa de Gonzalo Vicencio Flores, secretario general de Morena en el estado, en funciones de dirigente; en arena de lucha partidista a escala nacional y local, Vicencio Flores está confrontado con el grupo local, el del ejecutivo, cuyas cabezas son el secretario de gobierno Eric Cisneros y el líder de la bancada legislativa de Morena, el diputado Javier Gómez Cazarin. A ellos responde, Humberto Oliverio Hernández Rudecindo incrustado como representante del congreso en el consejo de la judicatura, operador golpista legaloide que armó las alianzas con magistrados antiguos resentidos o cooptados por conveniencia para deshacerse de manera desaseada de Sofía Martínez. Como se recuerda, Sofía Martínez, destituida el mes pasado en una sesión del pleno del tribunal, tildada de ilegal, fuera de normatividad, fue echada de facto, con auxilio de seguridad hasta desalojaron su oficina y cambiaron de chapa; Tras el golpe, además de anunciar que impugnaría legalmente, Sofía acusó al secretario de gobierno Eric Cisneros, de haberle exigido con amenazas su renuncia a la presidencia del poder judicial; no accedió y le soltaron los perros; Rudecindo, a de ser por rudo. La remoción de Sofía, aunque tendría responsabilidad en acciones para favorecer a familiares y sus afectos cercanos, no puede verse como combate a la corrupción, no corrige un error, sino ajusta cuentas y el grupo vencedor de Morena toma todo, asalta al poder judicial.

CORRE EL PLAZO

A ver qué hace con el paquete la magistrada Isabel Romero, cercada por Rudecindo y sus dos amos, Eric Cisneros y Javier Gómez Cazarín. Con un mes en el cargo, libra de momento la responsabilidad personal, echan la viga a Sofía, pero los problemas de rezago, sumados a los que ya había en el poder judicial de carencias y corrupción, ahí siguen.

Habrá que ver su desempeño y el manejo que harán de los recursos presupuestales, dada la visión de botín que dirige muchas de las acciones de los que dicen » no saben robar».

REAPERTURA DE NEGOCIO 

No es buena señal que ayer haya anunciado que el próximo año reanudarán la construcción de 4 ciudades judiciales, ya se sabe que ahí hay negocio con el grupo empresarial que tiene como ejes a ACCSA y la constructora Malibrán, Familias Nachón y Ruiz, al que le adjudicaron los contratos por mas de 5 mil millones en 21 ciudades conforme al esquema de asociación público- privado; aunque este negocio se armó en el periodo de Yunes y Edel, en el gobierno de Cuitláhuac se ha visto la inclinación por que se prorrogue la cuota, el modelo de construcción y financiamiento es desventajosos para la institución, pero jugoso para los que toman de ahí su tajada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *