• Mar. Sep 21st, 2021

CONTRATOS DEL GOBIERNO, POR LA LIBRE

PorAsuntos Públicos

Sep 9, 2021

ASUNTOS PÚBLICOS

EDUARDO CORONEL CHIU

El Censo Nacional de Gobiernos Estatales 2021, recién publicado por el INEGI, viene a confirmar la discrecionalidad facilitadora de corrupción, con que el gobierno de Cuitláhuac García ha venido asignando los contratos de Adquisiciones, Arrendamientos, Servicios y Obras Públicas.

Los datos recabados por el INEGI del propio gobierno del estado y que corresponden a 2020, aparecen en la Presentación de los Resultados Generales del citado censo;  el capítulo de Contrataciones Públicas, muestra la marcada preferencia del gobierno estatal por la adjudicación directa, la modalidad que selecciona al proveedor o contratista sin competencia alguna, es decir, por la libre.

Del total de 7 mil 363 contratos por un importe de 12 mil 141.6 millones de pesos, registrados por el INEGI, el 87% ( 6,399) se otorgaron en forma directa; su importe fue de 6 mil 676.9 millones de pesos, 55% del total ejercido.

Siguen en frecuencia, aunque muy por debajo, los contratos asignados por invitación a tres participantes; ésta fórmula también discrecional, donde el funcionario convoca a los proveedores o contratistas que quiere, excluyendo a la mayor parte de posibles ofertantes; representó el 8 % de las operaciones del gobierno de Veracruz; con una erogación de 1 mil 563.9 millones de pesos, 13% del monto ejercido.

En mucho menor medida, el gobierno del estado recurrió a la Licitación Pública Nacional; apenas el 2% de los contratos (174)se originaron en una licitación pública; en cuanto al monto, con 3 mil 192.3 millones de pesos erogados, representó el 26% total ejercido en las contrataciones de adquisiciones y obras públicas.

ECOS DE LA CONTRALORA AUSENTE

Los datos del INEGI refrescan las indiscretas pero parcas revelaciones de la Contralora General del Estado Mercedes Santoyo quien en su comparencia ante diputados locales en diciembre pasado, confesó que el gobierno del estado había contratado por adjudicación directa el 99.02% de las adquisiciones de bienes y servicios.

Por cierto, ¿ alguien sabe a qué se dedica? pues por lo visto, los operadores de contratos van por la libre.

ADJUDICACIONES DIRECTAS Y CORRUPCIÓN

A estas alturas de la gestiones gubernamentales- Federal y Estatal- ya no sorprende constatar que las viejas fórmulas de la corrupción en las contrataciones públicas, gozan de cabal salud.

El gobierno de López Obrador como el de Cuitláhuac, erradicaron la corrupción de lengua; mantienen vigentes las antiguas fórmulas de la administración para sacar raja de los recursos públicos.

Ambos gobiernos han hecho de la adjudicación directa su método favorito para contratar compras, servicios y obras públicas.

OTRO RECORD HISTÓRICO DE AMLO

Al gobierno federal le han sacado la cuenta entre otras organizaciones, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) , quienes con análisis de las bases de datos de compranet, consolidaron los contratos gubernamentales y determinado que el año pasado, el 80% de éstos se adjudicaron directamente, superando a las administraciones anteriores. Ese si es otro récord histórico que merece un ¡ tengan para que aprendan !

LAS TRAMPAS

La adjudicación directa permite al funcionario facultado para decidir, favorecer a determinadas empresas, proveedores y contratistas, eludir la competencia y entregarles sin vueltas el contrato que accede al dinero público. Las adjudicaciones directas, entrañan una extrema discrecionalidad, se le identifica como un foco de corrupción en las observaciones de sentido común y en todos los análisis de las buenas prácticas de Gobierno.

Pese a la normatividad- prevista en la Constitución de la República- que establece como regla general la Licitación Pública o concurso abierto a postores con sus ofertas técnicas y económicas, lo que permite evaluar y seleccionar la mejor opción de mercado- los funcionarios se las arreglan para eludirla, la burlan entre la manipulación de ” excepciones ” que se vuelven regla o de plano descaradamente.

En ocasiones se fraccionan los montos de los contratos y recurren a un concurso restringido, la invitación de cuando menos tres proveedores o contratistas, filtro controlado que ya les permite el arreglo del resultado, acomodan la selección de los tres participantes, que bien pueden ser pantallas y convenir alternarse en los fallos de asignación.

Incluso la licitación pública es posible amañarla, definiendo condiciones o requisitos dirigidas en las bases del concurso, eliminando a los no amigos o dictaminando a favor de los asociados, pero esto es mas elaborado.

La que no tiene pierde, ni de tiempo, ni de ganador es la adjudicación directa, el método favorito de la 4 T allá y acá.

APRENDIERON RÁPIDO ( LAS MAÑAS)

El gobierno de Cuitláhuac, se recuerda se estrenó en sus primeros meses, en 2019, con la adquisición de 160 patrullas para seguridad pública a un costo de 208 millones de pesos, un notorio sobreprecio, contratado por adjudicación directa. Y de ahí para adelante.

Y eso que no son iguales que los anteriores,¡ que si lo fueran!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *