• Lun. Abr 19th, 2021

DESAFUERO DE GOBERNADOR, REVIVE ANTIGUA PRACTICA

PorAz Diario

Feb 24, 2021

No puede verse ajena al proceso político nacional y a la reconfiguración de la presidencia de la república, la solicitud de desafuero o declaración de procedencia en contra de Francisco Cabeza de Vaca, el gobernador de Tamaulipas, presentada anoche por la Fiscalía General de la República (FGR)en la Cámara de Diputados.

Entre el show anticorrupción, la estrategia para recentralizar el poder político en el presidente de la república y el mensaje al bloque de gobernadores de oposición, Andrés Manuel López Obrador estaría reviviendo una práctica del viejo régimen, extensamente utilizada en diversos periodos por sus ancestros priistas y sin eficacia,uno de los panistas: remover a los jefes políticos de las entidades federativas, de acuerdo a las conveniencias del Presidente de la República o como respuesta de éste a situaciones locales conflictivas. Este caso, sería bajo el primer supuesto. Del segundo en la historia mas reciente, contamos a los gobernadores de Michoacán y Guerrero, uno por el desborde de la delincuencia y el otro por el caso de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa.

Aunque en la solicitud de la FGR se expone que Francisco Cabeza de Vaca sería probablemente responsable de los delitos de delincuencia organizada,operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal equiparada, según lo divulgó el diputado de Morena Ignacio Mier, presidente de la junta de coordinación política, el fondo político, sea o no culpable, no puede soslayarse en la comprensión de la operación puesta en marcha.

Al parecer a Cabeza de Vaca se le intenta vincular con los sobornos a Senadores para la aprobación de la reforma energética en tiempos de Peña Nieto, operados por el ex director de Pemex Emilio Lozoya, hoy testigo protegido de AMLO, cuyas revelaciones por las que goza de impunidad, pese a estar confeso de haber sido el eje de la recepción y distribución de sobornos, originaron la causa penal que por lo que se ve, le llegó el momento de la puesta en escena. Otra versión es que existe una denuncia de particulares en su contra por enriquecimiento ilícito investigada por la unidad de inteligencia financiera y la FGR que lo conecta con presuntas empresas fantasmas.

Senador en la fecha de los presuntos sobornos, Cabeza de Vaca es un antiguo militante del PAN, ligado a los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, fue electo gobernador para el periodo 2016-2022 y desde su ascenso al ejecutivo, Tamaulipas se pintó de azul desplazando al Pri del control político de la entidad. En las elecciones de 2018, en las que el partido Morena se expandió en el país, en Tamaulipas no ganó ni una curul de mayoría.

Tampoco puede pasarse por alto que el gobernador de Tamaulipas junto con otros 9 mandatarios estatales de los partidos PAN, PRI, MC y el independiente, integraron un frente político, la Alianza Federalista; una oposición contestataria al presidente López Obrador, con una agenda creciente, desde temas sobre la pandemia hasta la renegociación del pacto fiscal y su eventual ruptura.

La mezcla de presunciones penales con el perfil político del acusado, confunde los motivos. No se conocen los elementos de prueba que hubiera aportado Lozoya para vincular a Cabeza de Vaca, tampoco las evidencias o detalles de la otra versión de las empresas fachada, pero su posición política confrontada con el presidente López Obrador y su vocación centralizadora unipersonal del poder confiere al caso una connotación mas política que de combate a la corrupción y a la impunidad. Resta imparcialidad al asunto que la decisión de intentar retirarle la inmunidad penal para destituirlo del cargo de elección y someterlo a la acción de la justicia, se encauce por los instrumentos del presidente, un Fiscal Carnal, como lo es Alejandro Gertz Manero, la Unidad de Inteligencia financiera de Santiago Nieto y el SAT de Raquel Buenrostro. Difícilmente convencen de que se trata solo de aplicar la ley para sancionar la corrupción.

No importa mucho lo que vaya a decir AMLO del caso, obviamente negará todo involucramiento, un evasivo discurso, no impide la lectura de los hechos.

DECLARACIÓN DE PROCEDENCIA GARANTIZADA

El control mayoritario que tiene el Partido Morena en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión asegura que habrá una decisión de procedencia. Tendrán que seguir el Procedimiento Constitucional previsto, pasar por la Comisión Instructora, garantizar el derecho de audiencia del gobernador y llevar el dictamen a la votación del pleno; como solo necesitan mayoría absoluta, 251 votos, los rebasa con exceso Morena y sus aliados. Es esta etapa no tendrán problemas para cumplirle al jefe, y seguro se echan rápido, en los próximos meses, antes de que se renueve la cámara de diputados;no vaya a ser que pierdan la mayoría que hoy disfrutan.

CONDICIONADO AL CONGRESO ESTATAL

Escapa por ahora del dominio presidencial, el escenario siguiente. La previsión constitucional para el desafuero o procedencia de funcionarios de Entidades Federativas difiere en sus efectos de la que rige a los funcionarios de la Federación. A diferencia de éstos, la Declaratoria de Procedencia no concluye con la separación del cargo y la accesibilidad inmediata de la acción penal en su contra. Para funcionarios estatales la declaratoria es para el efecto de comunicársela a las legislaturas locales, para que “en ejercicio de sus atribuciones procedan como corresponda”. Ahí será el punto critico. Actualmente el PAN, el partido del gobernador Cabeza de Vaca es el mayoritario, así que ahí podría frenarse el desafuero, provocando una crisis política institucional. Tamaulipas renovará su congreso este año, en las elecciones de junio próximo; su resultado dará elementos para visualizar los posibles desenlaces.

DE VÍCTIMA A ¿ VICTIMARIO?

El presidente Andrés López Obrador, se recuerda su historia, padeció su desafuero por un evidente móvil político. En 2005, como jefe de gobierno de la ciudad de Mexico, en un caso armado por consigna( un desacato respecto de un predio) el presidente Vicente Fox lanzó a su procurador por el desafuero y los removieron los diputados del PAN y PRI, principalmente. El objetivo claro era impedir que participara como candidato a la presidencia de la república en 2006. La movilización masiva de sus simpatizantes forzó a Fox a echar marcha atrás, desistiéndose de ejercer en su contra la acción penal; así pudo participar en la elección presidencial, la que perdió ( le robaron diría el) que ganó Felipe Calderón, haiga sido como haiga sido. Ahora AMLO está del otro lado del mostrador, restaurando el poder político unipersonal, centralizado y sin contrapesos; el viejo régimen autoritario de antaño, vino viejo en odres nuevos, viejo Pri como 4T; llamado de variadas formas, Presidencia Imperial,Hiperpresidencialismo, Populismo, Caudillismo, Dictadura, Autocracia, el país de un solo hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *