• Lun. Abr 19th, 2021

GUÍA DIGITAL PARA TRABAJAR EN CASA

PorAz Diario

Dic 31, 2020

Desde el inicio de la pandemia, el trabajo desde casa (comúnmente denominado Home Office) se ha extendido en el mundo como una manera de continuar la cadena de producción, mantener en la medida de lo posible la plantilla laboral y conservar el empleo de millones de personas.

Al tener ahora la oficina (con el jefe y los compañeros de trabajo) en el mismo espacio en donde está la familia, la vida cotidiana entre estos dos escenarios ha desvanecido la frontera entre lo público y lo privado.

Es por ello que resulta muy importante contar con las herramientas digitales necesarias para desempeñar los oficios desde casa, sin que el ámbito laboral y familiar se vean perjudicados.

Cuántos de nosotros no hemos visto o leído, en redes o incluso en notas virales de periódicos que, por distracción o falta de cuidado de los trabajadores o los familiares, se presentan situaciones familiares bochornosas de las que son testigos los 10 compañeros de la oficina.

Y ni hablar del riesgo de los hackers cuando se trata de información delicada o de meros fisgones, hábiles para entrar a las computadoras por medio de las cámaras y espiar a las personas.

Para empezar, lo ideal en estos casos es contar en casa con un espacio definido para las labores vía remota a través de Internet en esta nueva normalidad.

 

Encapsúlate

Uno de los primeros aspectos que nadie desea que los extraños vean es el interior de sus casas.

Lo mejor en estos casos es cubrir lo que está a nuestras espaldas y a nuestro alrededor, ya sea con programas de videoconferencias que hacen borroso el fondo real de nuestras casas o bien con una suerte de cortina o pedazo de tela que nos “encapsule” y así evitar que nada pueda ser visto.

 

Engaña a los intrusos

Si bien al apagar nuestras cámaras luego de una jornada de trabajo debería de volverse una rutina (casi como colocar nuestro dedo en el checador digital de la oficina), en muchas ocasiones, al estar en casa y sentir una falsa seguridad de que nadie nos mira, dejamos en equipo a la deriva de spyware que entrarán a nuestras computadoras.

Para ello hay cubiertas para cámaras web que se pueden pegar al monitor y que cuentan con una puerta corrediza para abrir o cerrar la cámara.

 

Higiene digital, tan importante como la corporal

Si bien el confinamiento a que hemos tenido que recurrir ya no está a discusión, esto requiere un esfuerzo aún más grande cuando estamos en la Red.

Es importante, entonces, que se desactiven notificaciones en el momento de estar en horario “de oficina”, para así evitar distracciones.

Si bien las redes sociales se han vuelto una vía de comunicación inmediata con nuestros familiares y amigos, esto no quiere decir que todos deban enterarse de su vida privada… menos los compañeros de la oficina.

 

Cuentas separadas y “No tocar”

En nuestra oficina “real” es muy poco común que compartamos teléfonos celulares, equipo de cómputo y espacios en común de una manera tan cercana como ahora, irónicamente, se hace con el Home Office.

En casa sí es común que la computadora la pueda usar más de un miembro de la familia. Por ello se siguiere, al menos, tener diferentes “usuarios” y con eso evitar conflictos por uso del equipo para asuntos laborales, en lugar de como distracción u otros.

También se recomienda tener un librero o estante únicamente para los documentos, las usb o cualquier otro elemento de trabajo y que nadie se acerque a él. Un letrero de “No tocar” no es ninguna exageración.

 

Conversaciones o discusiones laborales… o familiares

Nos encontramos en una reunión de trabajo con los directivos de la empresa en la que se habla de temas de singular atención para todos los trabajadores. De pronto, nuestros pequeños comienzan a jugar y mamá o papá entran al espacio de trabajo y les llaman la atención y todos en la oficina se enteran.

Para estos embarazosos casos se puede usar audífonos que cancelen en ruido exterior y permiten que esas reuniones o procesos de trabajo puedan darse dándole privacidad, tanto a la empresa como a la familia.
La pandemia ha cambiado, si no para siempre, al menos sí en la década que sigue, los hábitos, desempeños y comportamientos de todos en el trabajo, ahora en la modalidad Home Office. Hagamos lo que podamos para que las labores de oficina y las de casa puedan desarrollarse sin interferir una con otra y así disfrutar ambas..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *