• Mar. Ene 25th, 2022

INE DA REVÉS A EXSOME Y MORENA EN EL PUERTO

PorAsuntos Públicos

Dic 1, 2021

ASUNTOS PÚBLICOS 

EDUARDO CORONEL CHIU 

Se cayó ayer la mayor apuesta de Ricardo Exsome el candidato perdedor de la elección a la alcaldía de Veracruz y de su partido Morena para anular el triunfo de Patricia Lobeira Rodriguez- Juanita Yunes- de la coalición PAN- PRI y PRD, quien hasta hoy mantiene el estatus de presidenta municipal electa.

Forzado a acatar la sentencia de la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación(TEPJF) que les apremió a valorar si era o no un acto de campaña de Lobeira la mega marcha de los panistas portando máscaras con el rostro de su marido, el depuesto candidato Miguel Angel Yunes Márquez, con el lema de Todos somos Miguel, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) no pudo eludir mas el candente tema.

En una sesión polémica el INE con una votación dividida 6 – 5, resolvió que si bien dicho acto constituyó un acto de campaña electoral en beneficio de Patricia Lobeira, el costo infravalorado que determinó la Unidad Técnica de Fiscalización del INE, de 97 mil 676 pesos, desechó el alegato de Morena de que había rebasado el tope de gastos de campaña.

Aferrados al clavo ardiente de ganar en los tribunales, la diferencia de casi 3 mil votos con que perdieron la elección, Exsome y el aparato de estado de Morena, exhibieron mas de medio ciento de pruebas, una videoteca de la marcha aludida como pieza estelar, pretendiendo la cotizaran en casi 5 millones de pesos de gastos, entre miles de máscaras y puños de cartón, botes de agua y el acarreo de 20 mil o 30 mil personas, que dicen, muchos de ellos eran empleados municipales de Fernando Yunes Márquez.

Los Yunes, con su Juanita al frente, ganaron la batalla de ayer. Queda para Exsome y el poder del estado de la marca Morena, el largo mes para tratar de que el Tribunal Electoral Federal anule la elección. Si por sus fallos los conoceremos, la sala regional juega del lado de los locales. A ver qué resulta.

PAN, DOS CARAS ANTE LA DETENCIÓN DE TITO DELFÍN

Luego de la protesta unánime de los militantes del PAN respecto a la detención el pasado sábado de Tito Delfín, candidato del grupo de los Yunes a la dirigencia estatal del partido, hecha por la Fiscalía del Estado, pronto se desató la pugna entre los grupos locales.

Legalizada la detención de Tito Delfín por un juez de control que le dictó prisión preventiva justificada por 6 meses por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de deber legal y fraude, por hechos denunciados en 2017, cuando era presidente municipal de Tierra Blanca, las dos caras del panismo local se mostraron.

Los Yunistas mantuvieron la acusación al gobierno del estado del uso represor de la fiscalía y de injerencia en el proceso interno, y señalaron a Joaquín Guzmán el dirigente estatal del PAN con licencia que busca reelegirse, de promover la acción para eliminar a su adversario. Extendieron la implicación al senador Julen Rementería y a su hijo el diputado local Bingen Rementería, rivales de los Yunes y aliados de Joaquín Guzmán.

Sospechosamente Joaquín Guzmán y Bingen Rementería ( que se hizo el ofendido por la acusación ) cambiaron la actitud hacia el gobierno del estado. Asumieron la versión oficial de que era un asunto estrictamente legal y además pidieron se aclarara cuando y como se había integrado la carpeta de investigación, concediendo veracidad a que la autoría era del gobierno de Yunes, no de los actuales, que solo cumplen con su deber.

Ni Joaquin Guzmán ni Bingen son abogados, pero se supone que tampoco tontos, y tendrían capacidad para discernir que son dos cosas distintas, recibir una denuncia y ejercer la acción penal, abrir una investigación y pedir una orden de aprehensión a un juez y ejecutarla. Si la denuncia es de 2017, es obvio que una autoridad está obligada a recibirla, esa sería la parte correspondiente al gobierno anterior; pero reactivarla, aprehender a Delfín y darle prisión preventiva, en medio de la renovación interna de la dirigencia estatal es enteramente una decisión no penal sino política del actual gobierno. Compartir la increíble versión oficial, hace ver cómplices a Joaquín Guzmán y Rementería Jr.

Julen Rementería, por su parte, se mantuvo en la dura critica al gobierno del estado. Ayer nuevamente, como coordinador de los senadores del PAN, denunció el autoritarismo del gobierno de Cuitláhuac García, acusó la fabricación de delitos para Tito Delfín, exigió su liberación inmediata y reclamó al Gobierno del Estado la persecución de adversarios y su injerencia en la vida interna del partido de acción nacional. Reflejó Julen la posición de la dirigencia nacional del PAN, su acuerdo con Marko Cortés.

LA MUÑECA DEL JUEGO DEL CALAMAR

No se le ocurrió a Cuitláhuac García- el gobernador por cierto- otra imagen para compararse en su actitud vigilante de la corrupción en su administración: “ Estoy como la muñequita de la serie ( El juego del calamar) observando a todos lados, el que se mueve… sópatelas” .

En la biblioteca de imágenes de la cultura popular, Cuitláhuac se sintió más cómodo e identificado con la  muñequita. 

El Gabinete de Psicoanálisis reconoce el destape de su mecanismo de defensa, su “Yo Cuitláhuac “ se pudo expresar, más claro en su identidad, que con su media lengua verbal. Al menos salvó la dignidad de su investidura y no se le ocurrió identificarse con La Barbie.

CULTO A LA PERSONALIDAD , OTRO RITO MAS

Casi sin palabras nos deja la celebración del espectáculo del Padre de la Patria Morena, el Prócer Andrés Manuel López Obrador que hoy conmemora el tercer aniversario de su toma de posesión como Presidente de la República.

¿ Qué puede decir hoy López Obrador que no haya dicho hasta la saciedad y el aburrimiento ?

Repetirá el discurso del lugar común, la simplificación maniquea del mundo, los buenos- el líder- el- y el pueblo- y los malos- los que no están incondicionalmente a su favor; su versión de historia de bronce de libro de primaria, su realidad alterna, donde ya acabó con la corrupción y el pueblo es feliz, la letanía moralizante de profeta religioso, el odio a sus adversarios que polariza al país. La destrucción de las instituciones como triunfo, el festejo del avasallamiento del pluralismo, la centralización personal del poder y la ausencia de contrapresos como “ voluntad del pueblo”, la restauración del autoritarismo del viejo régimen, la vuelta al pasado como imaginaria visión de futuro.

La secta de su movimiento, tiene cita hoy con el narcisismo, egocentrismo y megalomanía del presidente. La transformación del país, hecha de verborrea interminable en dicción lenta, lenta, lenta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.