• Mié. May 25th, 2022

MIDEN FUERZAS EN EL SENADO POR ABUSOS DE CUITLÁHUAC

PorAsuntos Públicos

Ene 25, 2022

REBELIÓN DE FACCIÓN DE MORENA CONTRA MONREAL

EDUARDO CORONEL CHIU 

La guerra de facciones que corroe al partido Morena en el marco de la sucesión presidencial adelantada por el propio Andrés Manuel López Obrador, se agudiza en el Senado, precipitada por el conflicto del aún líder de los senadores de Morena Ricardo Monreal con el gobernador Cuitláhuac García, a causa de la exposición de los abusos de poder y las violaciones al Estado de Derecho en Veracruz.

No ha sorprendido el contraataque de la facción de los radicales o duros, alineados con el Presidente López Obrador  y su Delfina Claudia, del que forma parte Cuitláhuac García como peón en el tablero, para desestabilizar el liderazgo de Ricardo Monreal; forzarlo a que se repliegue y abandone el apoyo a la Comisión Especial para determinar los abusos de autoridad en Veracruz. Y en la pelea, redefinir la relación de fuerzas al interior de Morena en el senado. Acotar a Monreal, un aspirante a la candidatura presidencial, no grato al líder máximo.

Es ésta comisión el momentáneo punto de choque. Como es sabido, fue creada por la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) que preside Ricardo Monreal como respuesta al encarcelamiento e imputación por homicidio que hizo la FIscalía de Veracruz a José Manuel Del Río Virgen, cercano colaborador suyo y del ex gobernador y senador de Movimiento Ciudadano (MC) Dante Delgado, cuyo partido es visto como plataforma alternativa para Monreal en una eventual ruptura de éste con Morena.

Esta comisión cuya Presidencia le confirieron al senador Dante Delgado quien llegó a plantear la desaparición de poderes en Veracruz por violaciones al pacto federal, rebasó el caso del funcionario del senado; abrió la puerta a la opinión pública sobre la generalización de los abusos de autoridad y la persecución a adversarios políticos y a ciudadanos en Veracruz; en su agenda, se incluyeron los casos de militantes del PRD, del PAN y ex funcionarios, entre otros, además de abrir un sitio en internet para documentar expedientes de víctimas de abusos de poder y violaciones a los procesos judiciales.

Dado que encarcelamiento de Del Río Virgen tiene la traza del golpe político para Monreal y Dante, usando a la Fiscalía de Cuitláhuac García como instrumento, se esperaba la secuela de movimientos de fuerza de los bandos en pugna.

 LA FRACTURA DE MORENA

Los radicales, encabezados por senadores afines al grupo político de la Delfina Claudia Sheinbaum no son mayoría, aunque están cerca de serlo. 29 de 61 que constituyen el grupo parlamentario suscribieron-al margen de su líder Ricardo Monreal- una convocatoria para reunirse el próximo viernes para tratar como tema central “ la comisión sobre Veracruz, que no se discutió ni acordó al interior del grupo parlamentario”..

Este evidente desafío a Monreal lleva a un escenario de definiciones en el corto plazo en el senado que se reflejaran en un estado resultante de fuerzas, tanto en el partido Morena como en los demás grupos parlamentarios, estas definiciones de actores políticos tienen que ver no solo con el liderazgo en Morena sino también con el procesamiento de la agenda legislativa ordinaria y las Reformas Constitucionales que impulsa el presidente López Obrador.

Al final habrá que contar los votos y agrupamientos de senadores. Hasta ahora los radicales, al cerrar filas ostentaron su composición y cantidad. Se verá cuantos suman el próximo viernes, si logran atraer a otros de su partido, rebasan la mayoría y si se plantean la destitución de Monreal como líder del grupo. Del otro lado, hay que ver cuántos tiene a su favor Monreal y si mantiene 32, incluido él, si está dispuesto a ceder en el punto de la Comisión o no es negociable.

En la última semana de enero, el grupo de Morena tendrá una reunión plenaria para ver los temas de la agenda para el periodo de sesiones que inicia en febrero; para entonces se sabrá cómo quedan.

 CONSECUENCIAS DE UNA RUPTURA

Aunque Monreal se ha cuidado de no romper con López Obrador, se sabe distanciado, desde que le responsabilizan de la debacle electoral de Delfina Sheinbaum en la ciudad de Mexico, estira la cuerda, pero los radicales, de ser ésta la línea de su jefe pueden removerlo del liderazgo, lo que podría acelerar su salida de Morena.

En ese escenario se vería cuántos senadores se irían con él y hacia dónde. Los 29 senadores radicales de Morena, no garantizan la gobernabilidad del senado, compuesto por 128 senadores. La oposición, PAN, PRD, MC e independientes, minoritaria frente al bloque unido de Morena, alcanza a sumar 51 senadores, no están lejos de ser mayoría, si hubiera un desprendimiento de una porción del partido Morena. Tan solo con que Monreal pudiera constituir un bloque de 14 senadores desertores de Morena, la oposición tendría el control de las decisiones mayoritarias en el senado.

La agenda legislativa del Presidente, estaría en riesgo. De por sí complicadas de aprobarse, sobre todo las constitucionales- las reformas eléctrica, electoral y de la guardia nacional – sin unidad en el grupo de Morena y sin consensos de la oposición no tendrían ninguna viabilidad.

Las consecuencias de solapar los abusos de poder del gobernador Cuitláhuac García, así sean instruidos por el bando radical, como parte de una estrategia para dominar la sucesión presidencial, no saldrían baratos al partido en el poder. Es el senado escenario de otro episodio de la guerra de facciones al interior de Morena. Ya veremos el desenlace.