• Mié. May 25th, 2022

VERACRUZ ATRAPADO EN LA GUERRA DE FACCIONES DE MORENA.

PorAsuntos Públicos

Ene 17, 2022

ENTRE LA PRESUNCIÓN DE NARCO ESTADO Y LA CERTEZA DE SER UN GOBIERNO AUTORITARIO Y REPRESOR.

EDUARDO CORONEL CHIU 

Pese a la fingida normalidad que pretende el gobernador Cuitláhuac García, no se ha superado aún la crisis desatada en Veracruz por la explosiva combinación de una oleada de violencia criminal-( la vinculación en narco mensaje al secretario de gobierno Eric Cisneros con grupos de delincuencia organizada en una de las masacres)- y la exhibición del acumulado de los abusos de poder y violaciones al Estado de Derecho. Entre la presunción de narco estado y la certeza de ser un gobierno autoritario y represor.

Sin embargo, esta crisis de seguridad pública, de procuración e impartición de justicia que deviene política y de gobernabilidad democrática por la que atraviesa Veracruz, ha quedado enmarañada en una guerra de facciones al interior del partido hegemónico en el poder, Morena.

Se entremezclan e involucran en el conflicto ,actores nacionales, por un lado el Presidente López Obrador y sus “ radicales”, a los que han alineado a Cuitláhuac García, y por el otro, la facción que encabeza el senador Ricardo Monreal, líder aún del grupo de Morena en el senado, una lucha que busca posicionamientos hacia la sucesión de 2024, adelantada y conducida por el propio Presidente de la República.

La sumisión incondicional de Cuitláhuac García a la estrategia del Presidente, que hasta ahora lleva como favorita en la sucesión a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum le otorga en contraprestación el respaldo absoluto del gobierno federal, lo que no impide con todo, el deterioro y descrédito del gobierno de Veracruz.

La polarización, el sectarismo y los ataques a los definidos como “ enemigos “, la exclusión de “ los otros”, el acotamiento de la oposición, así como el acoso o asalto a otros poderes institucionales y a organismos autónomos que caracterizan la Política del Presidente López Obrador, se reproducen en Veracruz.

Aparte de las excusas y justificaciones a los fracasos en la seguridad pública, mas allá del maquillaje de los datos delictivos, el abuso de poder y la persecución a adversarios políticos, la penalización de la protesta social y la indefensión de ciudadanos a los excesos de la Fiscalía del estado y los jueces del Poder Judicial no son un invento del senador Ricardo Monreal ni del ex gobernador, Dante Delgado, senador y dirigente del partido Movimiento Ciudadano(MC).

ARMAN APARATO PERSECUTORIO 

En el curso del primer año de gobierno, el Ejecutivo y la mayoría legislativa de Morena, prepararon el terreno para terminar de concentrar el poder del que después han abusado.

Luego de que consiguieron desalojar al Fiscal Jorge Winkler, heredado por el anterior gobernador Miguel Angel Yunes, el grupo de Morena controló la Fiscalía del Estado, colocó al frente a Verónica Hernández Giadans una subordinada incondicional del secretario de gobierno Eric Cisneros y ocuparon las numerosas vacantes de magistrados y la Presidencia del Poder judicial, esta pieza no sin cierta fricción que les llevó a destituir a su primera titular Sofía Martínez Huerta y reemplazar con la dócil magistrada actual Isabel Inés Romero. Armaron la maquinaria- Fiscalía- Poder Judicial, que les permite usar el aparato de justicia a sus fines de dominación.

NO ES UN SECRETO EL ABUSO DE PODER EN VERACRUZ

En los medios de comunicación se han registrado numerosos casos de abusos policiacos y de encarcelamiento de actores políticos, ex funcionarios públicos de grupos rivales, o personajes objetivo para asuntos de interés del grupo en el poder.

Si bien es cierto que hubo un despunte en la imputación del delito de ultrajes a la autoridad- posterior a su reforma- no ha sido éste el único delito al que han recurrido para mantener en prisión preventiva justificada u oficiosa a los seleccionados, entre estos, el incumplimiento del deber legal, peculado, posesión de droga, armas y hasta homicidio.

La clave es el contubernio de la Fiscalía con el Juez de control, la fórmula simple, una acusa de lo que sea, la otra, legaliza la detención, vincula a proceso y concede la prisión preventiva como medida cautelar, atornillados en el penal, aun sin que hayan sido sentenciados.

La lentitud de la justicia federal y las numerosas chicanas legaloides permiten a las autoridades del estado, reponer y alargar los juicios de amparo, mientras mantienen a los reos objetivo en las prisiones del estado

Está devaluada la libertad de las personas en Veracruz.

VISIBILIDAD, AL FIN

Sin resultados en la modificación de las actitudes represoras del estado hemos visto protestas de partidos políticos, familiares y simpatizantes, declaraciones de abogados, etc.

No son invención de los senadores Monreal y Dante Delgado, si bien se debe reconocer su injerencia e interés en el tema de los abusos de autoridad y su extendida práctica en Veracruz, provocó una mayor visibilidad.

Como se recuerda, Monreal expuso públicamente el caso de los jóvenes encarcelados e imputados por el delito de ultrajes a la autoridad, el cual derivó en la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos CNDH) y su probable derogación si Cuitláhuac cumple.

Además, colmó el plato, la detención e imputación de José Manuel del Rio Virgen, secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado, por el homicidio de Rene Tovar, el candidato del partido Movimiento Ciudadano (MC) a la alcaldía de Cazones, levantado por un comando y ejecutado en la víspera de la elección de junio del año pasado.

La debilidad de las pruebas en su contra- su intervención como delegado del partido en la sustitución del candidato- y su captura unos días después de que Monreal exhibió públicamente la perversión de justicia de Veracruz, y el contexto del enfrentamiento entre las facciones nacionales de Morena, apuntan a un caso de venganza política y golpeteo contra Monreal y Dante Delgado.

La reactiva creación de una Comisión Especial en el senado para documentar los casos de abusos de autoridad y violaciones al estado de derecho en Veracruz elevó de nivel el tema, abrió la ventana para mostrar que no son casos aislados e inconexos, sino una Política represiva de Estado contra la libertad y la democracia.

La jerarquía de Monreal como líder del senado y además militante de Morena, consiguió presionar y llamar atención sobre el problema, logró lo que no pudo la débil oposición, el PRD y el PAN que tienen varios de sus militantes en la cárcel, Rogelio Franco del primero y Tito Delfín del segundo, entre los mas conocidos.

En la línea del dictador Daniel Ortega de Nicaragua, Cuitláhuac encierra a los opositores.

CIERRAN FILAS Y MIDEN FUERZAS

La exposición de los abusos de poder del gobierno de Cuitláhuac al enmarcarse en la guerra de facciones en el partido Morena quedó determinado por las fuerzas en combate. No es casual ni novedoso el espaldarazo de López Obrador y de los “ radicales”, el desfile de apoyos siguiendo la línea de Líder, enmascarando las acciones en un supuesto respeto a la autonomía de los estados, el seudo federalismo, como el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López o con respaldos tácitos, como la Delfina, Claudia Sheinbaum, firmante para la foto de un convenio blablabla con Cuitláhuac; hasta los que rompen lanzas directo contra Monreal, como un grupo de senadores que han deslegitimado la creación de la comisión especial para investigar los abusos de autoridad en Veracruz.

Del otro lado, también hacen su juego, la Comisión de senadores sigue exhibiendo los casos, igualmente se filtran a medios de comunicación de la ciudad de Mexico, e incluso dosifican escenificaciones locales, como la de Alejandro Rojas líder de un grupo político de Morena vinculado a Monreal ,que el fin de semana en conferencia de prensa denunció el caso de Jose Manuel Del Rio Virgen como preso político y pidió la renuncia del secretario de Gobierno Eric Cisneros y la Fiscal Verónica Hernández Giadans.

Las estrategias de propaganda de ambos bloques en pugna seguirán. Habrá que esperar a que el senado reanude su periodo de sesiones, en febrero para observar los nuevos movimientos y si alteran la relación de fuerzas. El punto critico es la permanencia o no de Ricardo Monreal como Líder del grupo parlamentario de Morena. La Comisión Especial debe ser aprobada por el pleno, la oposición no esta lejos de la mayoría, si cuenta con una fracción de Morena. Pero, los “ radicales”- si los instruye su líder López O, podrían intentar remover a Monreal de la jefatura del senado. Veremos qué pasa.

Mientras tanto aquí Cuitláhuac volvió a darle al machete y a la jardinería y Eric Cisneros, a la podadora, aparentando que no tiene nada que ver con la masacre de 9 personas en Isla y la guerra entre cárteles de la droga en el Papaloapan.

Por cierto que el empresario Bryan Lebaron, miembro de una familia masacrada en Sonora en 2019, los acusó con el presidente de USA Joe Biden para que los investiguen por posibles nexos con la delincuencia organizada, al igual que a Cuauhtémoc Blanco gobernador de Morelos. Apela Lebaron al marco de la cooperación por la seguridad binacional ya que “ Como de costumbre no hay señales de que se esté llevando a cabo una investigación seria por parte de las autoridades estatales o federales “